Bienio reformista reforma religiosa

Share Button


14.3.- LA SEGUNDA REPÚBLICA: LA CONSTITUCIÓN DE 1931 Y EL BIENIO REFORMISTA

La Constitución republicana de 1931


La Constitución, de carácter democrático y avanzado,  fue aprobada el 9 de Diciembre de 1931 y se inició con una definición de la soberanía popular: “España es una República democrática de trabajadores de toda clase”. Principales contenidos.
a) Amplísima declaración de derechos de los ciudadanos.
b) El Estado era único, pero admitía posibles autonomías regionales.
c) La propiedad privada de los medios de producción quedaba subordinada a los intereses de la economía nacional.
d) Las Cortes tenían un gran poder, tanto legislativo como de control sobre el Gobierno, y constaban de una sola cámara elegida por sufragio universal (masculino y femenino).
e) El Gobierno era responsable ante las Cortes.
f) El Estado se declaraba laico, pero se reconocía la libertad de conciencia y la práctica de cualquier religión.
g) La cultura aparecía como una función primordial del Estado. Se formó el primer Gobierno constitucional, presidido por Manuel Azaña e integrado por republicanos de izquierdas y socialistas. En un gesto conciliador, se cedíó la presidencia de la República al conservador Alcalá Zamora, que había sido hasta entonces presidente del Gobierno provisional. El nuevo Gobierno se propuso transformar profundamente la realidad española:

Política religiosa


La República tomo varias medidas contra la Iglesia: eliminó el presupuesto del clero y culto en el plazo de dos años, disolvíó la Compañía de Jesús y confiscó sus bienes inmuebles, prohibíó a las órdenes religiosas ejercer la enseñanza y reconocíó el matrimonio civil y el divorcio.

Política educativa y cultural

El objetivo era acabar con la hegemonía ejercida por la iglesia en la enseñanza y establecer una educación primaria gratuita, laica y obligatoria. Pero las realizaciones quedaron por debajo de las previsiones. También establecieron en la escuela la libertad religiosa, se crearon las Misiones Pedagógicas para llevar la educación y la cultura al mundo rural y se creó el grupo de teatro universitario La Barraca, dirigido por García Lorca que representaba obras del teatro clásico español.

Política autonómica: el Estatuto de Cataluña


Reconocidas las autonomías por la Constitución, solo se formalizó durante este bienio el Estatuto de Cataluña, que creó un Gobierno autónomo, la Generalitat.
Sus competencias se limitaban a cultura, obras públicas y orden público. En las primeras elecciones triunfó el partido Esquerra Republicana, que llevó a Macià a la presidencia de la Generalitat y a Companys a la del Parlamento.


Reforma del ejército


Manuel Azaña se encargó de la reforma del ejército. Sus objetivos fueron ganarse la fidelidad del Ejército para la República y aumentar su eficacia. Colocó al frente de las principales capitánías generales a militares de confianza política y publicó un decreto que permitía a todos los oficiales pasarse voluntariamente a la reserva sin disminución de sueldo para así disminuir el excesivo número de oficiales. También se suprimieron organismos innecesarios; se redujeron efectivos; se abolieron algunas leyes e instituciones: Tribunales de Honor, Consejo Supremo de Justicia Militar; y se creó la Guardia de Asalto encargado del orden público.

Reforma agraria


España seguía siendo un país eminentemente agrario y los campesinos representaban casi la mitad de la población activa. Se adoptaron medidas para proteger a los arrendatarios y jornaleros: Se obligó a los propietarios de tierras que las tuvieran en arrendamiento, se extendíó la jornada de ocho horas a los jornaleros y se obligó a contratar a los jornaleros del municipio al que pertenecían. Para acabar con la grande propiedad latifundista de bajo rendimiento se creó el Instituto de Reforma Agraria (IRA)
que elaboró la ley de Reforma Agraria y se aprobó en Septiembre de 1932, con escasos e insatisfactorios resultados pues se expropiaron y repartieron muy pocas tierras.

Las fuerzas políticas de la oposición


Los anarquistas, un sector del ejército, la Iglesia y la derecha contribuyeron a obstaculizar la labor del Gobierno.

Los anarquistas

Formados por la clase obrera, se declararon enemigos de la República y formaron la Federación Anarquista Ibérica (FAI).
Los campesinos se sublevaron y atacaron a la Guardia civil en la localidad gaditana de Casas Viejas.
El gobierno perdíó credibilidad por los sucesos ocurridos en Casas Viejas.

El ejército

Las conspiraciones militares fueron continuas, destacando la sublevación del monárquico general Sanjurjo, director general de la Guardia Civil, en 1932.

La Iglesia

El cardenal Segura manifestó públicamente su adhesión al régimen monárquico, lo que, unido a otros incidentes, provocó su expulsión de España. La derecha: La derecha estaba dividida en varios partidos:
a) La derecha posibilista:
Pretendía convertir la República de izquierdas en una República conservadora El partido más importante era la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA)

b) La derecha monárquica y antirrepublicana:
Pretendía acabar con la República mediante la conspiración militar. Estaba representada por el Partido Carlista o Tradicionalista de Fal Conde;
Y Renovación Española de Calvo Sotelo.

c) La extrema derecha:
Representada por la Falange Española, fundada por José Antonio Primo de Rivera (hijo del general dictador) que utilizó el terrorismo como estrategia.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.