La crisis de 1898 y la liquidación del Imperio colonial

Share Button

1. Introducción

. La España de finales del XIX fue una potencia de tercer orden en El contexto internacional. Al fracaso de la

industrialización, con el subdesarrollo económico y Conflictividad social, se unía el sistema canovista, muy corrupto y

poco democrático. Cuando se enfrente a EEUU, una potencia económica y militar Emergente, España sufrirá una humillante

derrota que la hará consciente de su debilidad. Frente a los Intentos de la oligarquía por continuar con el sistema

político imperante, surgen las tesis regeneracionistas que Intentan una profunda reforma a todos los niveles. Su fracaso

supondrá el reforzamiento de fuerzas políticas marginadas del Sistema.

2. Guerra colonial

Tras la independencia de América Latina en la década de 1820, el Imperio colonial español se redujo a un

conjunto de islas repartidas por el mar Caribe (Cuba y Puerto Rico), y el océano Pacífico (Filipinas y algunos islotes).

Cuba y Puerto Rico, en las cercanías de EEUU, basaban su Economía en la agricultura de exportación (caña de

azúcar, tabaco), aportando grandes beneficios a las arcas Españolas debido a los fuertes aranceles establecidos por

la metrópoli. La situación de Filipinas era distinta, ya que la Población española era escasa y los capitales invertidos,

irrelevantes, pero dependía de España gracias a la fuerza Militar y a la presencia de órdenes religiosas.

A) Causas

España incumplíó el Convenio de Zanjón (1878), lo que provocó el Malestar de los criollos, que consideraban

que el atraso económico de España respecto a otras potencias bloqueaba La expansión económica de la isla.
Además,

estaba la mala gestión política del problema cubano, pues España Rechazó el proyecto de autonomía de 1893

porque atentaba contra la unidad nacional. Cuando concedíó una Ley autonómica en 1895, ya era tarde.

Otra de las causas fue el aumento del sentimiento patriótico, Tanto en Cuba como en Filipinas, apoyado e

instigado por los intereses estadounidenses.

B) Desarrollo

En Cuba, tras la Guerra de los Diez Años (1868-78), estalló la Guerra Chiquita (1879-80) y, en Febrero de

1895, la Guerra de la Independencia, que se inició con el Grito De Oriente: “¡Viva Cuba Libre!”. José Martí, autor del

Manifiesto de Montecristi, líderó la insurrección.

La actitud negociadora del general Martínez Campos cambió, desde 1896, a una táctica militar para aplastar

el movimiento, pero como se negó a tomar medidas contra la Población civil, se ordenó su vuelta a la Península. Le

sustituyó el general Weyler, que para evitar que los habitantes Rurales apoyasen a los mambises (guerrilleros

independentistas), los recluyó en campos de concentración. Se Calcula que murieron más de 300.000 cubanos.

Al mismo tiempo, la prensa estadounidense desprestigiaba a España y el presidente McKinley, en 1897,

amenazó con intervenir militarmente si no se vendía la isla por 300 millones de dólares.

Puerto Rico se mantuvo fiel a España pero su futuro cambió Porque Estados Unidos quiso apoderarse de la isla

como botín de guerra, a pesar de su miserable situación Económica.

En Filipinas, la insurrección nacíó del descontento con la Administración española y las órdenes religiosas, cuyos

intereses materiales prevalecían sobre los apostólicos. José Rizal y su Liga Filipina canalizaron dicho malestar hacia el

independentismo. Condenado aquél a muerte, Emilio Aguinaldo Seguirá con el conflicto, coincidiendo con el inicio de la

guerra hispano-norteamericana.

C) Intervención estadounidense

La política expansionista y los intereses económicos llevaron a EEUU a querer resolver el conflicto a su favor. La

explosión, en Febrero de 1898, del acorazado Maine (atracado en La Habana para proteger a los estadounidenses

residentes en Cuba), fue usada por los medios americanos para Poner a la opinión pública a favor de una guerra con

España, que comenzó dos meses después.Un conflicto naval perjudicaba a España por su inferioridad Militar y por la lejanía de los escenarios bélicos (mar Caribe y océano Pacífico). Aunque al estallar la guerra Hubo entusiasmo patriótico, alentado de forma

irresponsable por los poderes públicos y gran parte de la prensa Española.

La flota americana derrotó a la de España en Cuba, al mando del Almirante Pascual Cervera (batalla de

Santiago); y en Filipinas, bajo el capitán general Fernando Primo de Rivera (batalla de Cavite). España capituló en

Agosto de 1898.

D) Consecuencias

En Diciembre de 1898 se firmó el Tratado de Paz en París, por el Cual España reconocía la independencia de

Cuba y cedía Puerto Rico, Filipinas y la isla de Guam a EEUU. Las islas Marianas, Palaos y las Carolinas las compró

Alemania al año siguiente. Quedaron fuera de los acuerdos, por Olvido, algunas pequeñas islas en la Micronesia.

La pérdida de las últimas posesiones coloniales de España se Conocíó como el Desastre del 98 y tuvo

importantes repercusiones, entre las que destacan las Demográficas y sociales: se contabilizan 120.000 víctimas entre

1895 y 1898 (la mitad soldados españoles); más los fallecidos en Campos de concentración. Además crecíó el malestar

de los grupos humildes, cuyos hijos fueron enviados a la guerra Por no poder pagar las “quintas”.

Los gobernantes fueron duramente criticados y, aunque el sistema Sobrevivíó a corto plazo, el Desastre

contribuyó a la desintegración del régimen canovista. Por otro Lado, se desarrollaron los nacionalismos, especialmente

en Cataluña y País Vasco, que reivindicaban una profunda Renovación de la estructura estatal.

A nivel económico, la industria española se recuperó pronto de La desaparición de los mercados coloniales: se

repatriaron capitales invertidos en América y así pudo Desarrollarse la banca. Asimismo, crecíó el antimilitarismo,

quedando muy dañada la imagen del Ejército, que intentó Recomponerse interviniendo en el norte de África.

Por último, hubo una auténtica crisis de la conciencia nacional Que se materializó en el regeneracionismo y en

el pesimismo de los intelectuales de la generación del 98 (Unamuno, Valle Inclán, Pío Baroja, Azorín, etc).

3. Crisis de 1898

El Regeneracionismo fue el movimiento ideológico que acusó a la Restauración del Desastre del 98 y

propugnaba una modernización política, económica y social. Fue Un planteamiento ético ante la sociedad y la política

con propuestas diferentes.

En el aspecto político destacó Joaquín Costa, que propónía dejar Atrás los mitos del pasado imperial,

modernizar la economía, fomentar la educación y acabar con el Fraude electoral. Estas peticiones regeneracionistas

quiso ponerlas en práctica Silvela (líder del Partido Conservador tras el asesinato de Cánovas), que sustituyó a Sagasta

en la presidencia del gobierno en 1899.Sin embargo, medidas como el proyecto de descentralización Administrativa o el aumento de impuestos sobre los productos de primera necesidad, provocaron el aumento de la Oposición y la dimisión de los ministros más

renovadores. El gobierno conservador caerá en 1901, pero los Liberales también fracasarán en sus intentos de reforma.

La incapacidad de aplicar las medidas regeneracionistas desde Dentro del sistema reforzó a las opciones

políticas situadas fuera del sistema (nacionalismo, movimiento Obrero, republicanismo), además de una nueva injerencia

del Ejército en la vida política del país.

4. Conclusión

1898 supuso para España la pérdida de los restos de su antiguo Imperio, quedando relegada del contexto

imperialista internacional y fuera de las alianzas de la Europa De la Paz Armada. El sistema de la Restauración recibíó

un durísimo revés, adentrándose en una larga crisis que Culminará en 1923, con la aparición de la Dictadura de Primo

de Rivera.A pesar de todo, surgíó una “Edad de Plata” de la cultura Española, ya que la generación del 98 constituye un


periodo de notable florecimiento en el campo del pensamiento, la Literatura y las artes.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.