La federación de trabajadores de la región española y la mano negra

Share Button

Anarquistas



significaba la separación del mundo obrero de la política oficial, lo que contribuyó a empujar al obrerismo a un odio contra el Estado y a la desconfianza en todo tipo de acción política reformista.
En 1874 la comisión federal anarquista preparó su vida en la clandestinidad y para ello incluyó la posibilidad de organizar una inminente acción revolucionaria para liquidar el Estado. Este fue su planteamiento dominante hasta 1881, cuando Sagasta hizo que el anarquismo retornara a la legalidad. Las nuevas circunstancias trajeron la creación de la Federación de Trabajadores de la Regíón Española y la incorporación en masa de nuevos afiliados que ya podían inscribirse en una organización legal.Los componentes de la comisión nacional de esta Federación, optaron por organizar una resistencia pacífica, por lo que inmediatamente se vieron enfrentados al sector andaluz, partidario de la violencia como única vía eficaz de cambio. La eficacia de la huelga general, defendida por Barcelona y Madrid, resultaba ineficaz en el campo andaluz.
Por todo ello, los anarquistas andaluces se agruparon en sociedades secretas y decidieron actuar como grupos subversivos. Así surgíó la Mano Negra, una especie de organización secreta, acusada de asesinatos.Esta campaña general contra la “mano negra” permitíó atribuir al anarquismo andaluz toda clase de críMenes y ampliar la culpa a los componentes de la Federación de Trabajadores de la Regíón Española. A finales de Siglo XIX el movimiento obrero anarquista se encontraba sin salida y limitado.Se iba a producir el –

Anarcosindicalismo

Por la que se dejaba de lado la acción revolucionaria para aceptar una acción colectiva.

Socialistas o marxistas



La otra tendencia del movimiento obrero, la socialista.
Pablo Iglesias fue elegido el director de la asociación. Se fundó en 1879 el PSOE.

En su ideario destacan los objetivos marxistas: la conquista del poder político por la clase trabajadora, ya bien sea por la vía electoral (cosa improbable) o bien a través de la revolución obrera. En el siguiente paso, con los obreros en el poder, se establecería una dictadura con el objetivo de desmontar el sistema capitalista y como paso previo hacia una sociedad sin clases sociales, objetivo final del marxismo, en el que la propiedad no es privada, sino colectiva.Desde sus inicios quedó confirmado como un partido de clase, un partido exclusivamente obrero, que pretendía enfrentarse a los partidos burgueses.La salida de la clandestinidad de las asociaciones obreras es en 1881.
En 1888 se fundó la UGT, su finalidad era puramente económica: la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de los obreros, y los medios serían la negociación y la huelga.
Con unos mismos planteamientos ideológicos, el partido sería el instrumento de la acción política y el sindicato (UGT) el instrumento de las exigencias laborales cotidianas.

Los nacionalismos periféricos:

El liberalismo en España se caracterizaba por el dominio de la alta burguésía, un grupo reducido y muy conservador. Estas élites «respetables» crearon un modelo de Estado.La gran burguésía industrial y financiera.
Colaboraban con el gobierno de Madrid a cambio de un proteccionismo.Los regionalismos periféricos fueron originariamente manifestaciones de las medianas y pequeñas burguésías, que reivindicaban su identidad nacional.A medida que el fenómeno fue interclasista, se adhirieron las burguésías dirigentes, y lo supieron utilizar como arma política frente a Madrid para obtener determinadas ventajas, especialmente en el terreno económico.

El Catalanismo

:Hacia 1830, surgíó en Cataluña un amplio movimiento conocido como la Renaixença.
Su finalidad era la recuperación de la lengua y de las señas de identidad de la cultura catalana.Los primeros movimientos prenacionalistas de carácter político los encontramos en el carlismo y en el federalismo de la mano de Pi i Margall. Los dos movimientos fracasaron.Las primeras formulaciones catalanistas con un contenido político vinieron de la mano de Valentí Almirall, un republicano federal decepcionado, que fundó el Centre Català, su programa era regionalista pero manténía la fidelidad a la monarquía. Defendía la necesidad de respetar y fomentar la «manera de ser y las costumbres tradicionales» y reivindicaba las divisiones «naturales».Almirall representa al catalanismo progresista.El catalanismo conservador se vio representado en la Lliga de Catalunya.Ambas tendencias unificaron sus criterios y aspiraciones, dando lugar a una nueva organización, la Uníó Catalanista, sentaron las bases para una constitución catalana (Bases de Manresa)
, que defendía una organización confederal de España y la soberanía de Cataluña en política interior.

El nacionalismo vasco

:La ley que recortaba sus fueros históricos, en 1876, aportó dos tipos de reacciones y filosofías:

Los transigentes

: supieron rentabilizar perfectamente la situación para transformar la pérdida en conciertos económicos con Madrid en provecho propio.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.