Liberalismo doctrinario España

Share Button

* El reinado de Amadeo I (1870-73)

La monarquía de Amadeo nacíó muy debilitada (muerte de Prim) y contó con escasos apoyos, siendo considerado un rey intruso. La principal oposición al régimen provino de los siguientes sectores:

       – Los grandes propietarios de industrias, porque temían que se continuase con el librecambismo
  – Temor a la revolución social por el movimiento obrero
  – La guerra de Cuba y el estallido de la Tercera Guerra Carlista
.

        – La oposición política de alfonsinos (partido creado por Cánovas del Castillo que apoyaba al hijo de Isabel II), carlistas y republicanos
Ante esta falta de apoyos, Amadeo abdicó y las dos cámaras reunidas en una sola proclamaron la 1ª República.


Primera República: (1873-74)


El vacío de poder originado por la abdicación de Amadeo dio lugar a una reuníón de las dos cámaras legislativas en la que se proclamó la Iª República.
En un año se sucedieron hasta cuatro presidentes:

El primero fue el republicano Figueras, en su gobierno surgieron diferencias: por un lado los radicales que eran partidarios de una república unitaria y por otro lado los republicanos que defendían la formula federal.
El gobierno aprobó una amplia amnistía, la supresión de la esclavitud y suprimíó las quintas.
Convocó elecciones que ganaron los republicanos federales. La república federal eligió como  presidente a:
2

. Pi y Margall

Se inició la elaboración de una Constitución federal (73) que no se aprobó. La república federal se vio desbordada por el recrudecimiento de la guerra carlista, el conflicto cubano y el cantonalismo.
Dimitíó.
3.
Nícolás Salmerón, reprimíó el cantonalismo y el movimiento obrero.
Dimitíó al no querer firmar unas penas de muerte contra revolucionarios.
4.
Castelar (unionista): su política se basó en el mantenimiento del orden pero fue acusado de autoritarismo y cesado.
Ante esta situación el general Pavía disolvíó las Cortes. El poder pasó al general Serrano que mantuvo la república conservadora, ilegalizó el movimiento obrero e impuso el orden en las calles. Después el pronunciamiento del general Martínez Campos en Sagunto acabó con la república e impuso la restauración monárquica en la figura de Alfonso XII (hijo de Isabel II)

12.5 Reinado de Alfonso XII (1875-85): sistema canovista y la Constitución de 1876

Llamamos Restauración a la vuelta de la dinastía Borbónica en la persona de Alfonso XII, (hijo de Isabel II”) hasta la mayoría de edad de Alfonso XIII en 1902. Pero el verdadero artífice del sistema político de la Restauración fue Cánovas del Castillo, que consiguió establecer en España una monarquía liberal parlamentaria.

      Durante el reinado de Alfonso XII (1875-85),  Cánovas del Castillo establecíó las bases para conseguir la estabilidad política en España.

Los objetivos políticos del sistema canovista se centraron en:

1.-

Pacificación del país

El Ejército, protagonista de la política durante el Siglo XIX, debía volver a los cuarteles y servir al Estado con independencia de quien gobernara. El Ejército se centró en el final de la Tercera Guerra Carlista (1876) y la Guerra de Cuba (Paz de Zanjón 1878)

       2.-
La aprobación de la Constitución de 1876  que duró hasta 1923 por tener un  carácter integrador. Es muy breve (89 art.). Principales carácterísticas:

        – Soberanía compartida entre el rey y las Cortes

        – No hay división clara de poderes

        – sufragio censitario ( desde 1890 universal)

        – Sistema bicameral

        – Derechos y libertades restringidas

        – Catolicismo como religión oficial (puede haber otras)
3.-

Bipartidismo

Creación de dos partidos políticos que se alternaran en el poder:

Partido liberal Conservador

(futuro Partido Conservador) liderado por Cánovas  (antiguos moderados, unionistas y católicos)
Apoyado por grandes propietarios rurales, burguésía financiera y aristocracia.                                                            –

Partido liberal fusionista

(más tarde Partido Liberal) liderado por Sagasta, (progresistas, demócratas y republicanos moderados)  
Apoyado por burguésía industrial y comercial, funcionarios y profesiones liberales.

Los dos partidos aceptaron turnarse en el gobierno.
Para conseguirlo era necesario el fraude electoral, que funcionaba así: el rey encargaba la formación de gobierno al partido que le tocase, se disolvían las Cortes y se convocaban elecciones; desde el Ministerio de la Gobernación se ponía en marcha el “encasillado

Partidos. La oposición al sistema. Regionalismo y nacionalismo


A la muerte de Alfonso XII se hizo cargo de la regencia su segunda esposa, María Cristina de Habsburgo.
La necesidad de garantizar la estabilidad del régimen llevó a los dos lideres, Cánovas y Sagasta, a establecer el acuerdo conocido como Pacto del Pardo, para mantener el turno de partido. María Cristina respetó las decisiones de los gobiernos, aunque aumentó la corrupción política y falseamiento electoral (sistema caciquista).

      Mª Cristina entregó el poder al Partido Liberal de Sagasta (Parlamento largo
1885-90) que aprobó una serie de leyes fundamentales: El código de comercio, Ley de Asociaciones, un nuevo Código Civil (1889), sufragio universal masculino (1890); restablecíó los juicios con jurado y abolíó de manera efectiva la esclavitud en Cuba. 

No aceptó la autonomía de Cuba, la reforma del ejército ni el reconocimiento de los particularismos regionales


Luego el partido conservador regresó al Gobierno (1890-92). Lo más carácterístico de esa etapa fue la aplicación de una política económica proteccionista (ley de Aranceles
1891) que satisfizo los intereses de los industriales catalanes y vascos y la burguésía agrícola castellana. 

      Los liberales volvieron a gobernar 1892, elaboran el proyecto de reforma de la administración y gobierno de Cuba, que no aprobaría, y en Febrero de1895 se inicia la insurrección que daría lugar a la Guerra de Cuba.

      El turnismo se mantuvo en toda la regencia, incluso en los momentos más críticos como la Guerra de Cuba y la muerte de Cánovas (1897) victima de un atentado por un anarquista italiano.


* El regionalismo y el nacionalismo:

       Los movimientos regionalistas o nacionalistas periféricos de Cataluña, Galicia y el País Vasco se sumaron a la oposición al sistema. Surgieron como respuesta al proceso de centralización política y de uniformidad cultural impulsado por la Restauración.

Los objetivos eran la creación de instituciones propias y en otros lograr la independencia

Destacaron:

  • El nacionalismo catalán:


    en la Restauración nace el movimiento cultural,   la Renaixença,  que defendía la lengua catalana.
    Valenti Almirall fundó Centre Catalá para defender la autonomía. Después se fundó La Uníó Catalanista (1891) que elaboró las Bases de Manresa que recogía el primer programa del catalanismo e incluía un proyecto de Estatuto de Autonomía. En 1901,  Prat de la Riba y Francesc Cambó fundaron la Lliga regionalista que agrupaba a todos los catalanistas y abogaba por la independencia.

  • El nacionalismo vasco:

    surge en la década 1890 como reacción a la pérdida de los  fueros  por la derrota carlista y a una corriente cultural en defensa de la lengua vasca. El propulsor fue Sabino Arana que propugnaba la defensa de la cultura vasca frente a la llegada de inmigrantes de otras regiones (maketos).  En 1895  Sabino Arana fundó el Partido Nacionalista Vasco.
    El PNV se declaró independiente pero fue evolucionando hacia un autonomismo dentro de España..

  • El nacionalismo  gallego no pretendía alcanzar un estado independiente, sino un modelo de descentralización (autonomía) Liderado por Manuel Murguía y Alfredo Brañas.

  • Regionalismo andaluz

    Comenzó con el cantonalismo de 1873. Su ideólogo fue Blas Infante, pero no se llegó a la consolidación de un partido andalucista.

  • Regionalismo valenciano:

    más un movimiento cultural que político. Destacó Constanti Llombart.

12.7 Guerra colonial y crisis de 1898

Los gobiernos de la Restauración intentaron mantener el Imperio colonial (Cuba, Puerto Rico y Filipinas), sin embargo a finales del XIX las guerras coloniales supusieron su pérdida.

Cuba y Puerto Rico están cerca de EEUU, tenían una economía basada en la agricultura de exportación (azúcar, tabaco), aportaban a la economía española bastantes beneficios y estaban privadas de toda capacidad de autogobierno.

En Filipinas la población española era escasa y los capitales invertidos pocos. La soberanía se había mantenido gracias a la fuerza militar y la presencia de órdenes religiosas.

Cuba.-


En 1868 comenzaron los movimientos independentistas con la revolución dirigida por Céspedes, luchando por la abolición de la esclavitud y autonomía política.

El retraso en aplicar las medidas acordadas en la paz de Zanjón, el desarrollo del nacionalismo y la llegada de capitales de EEUU favorecíó el desarrollo de una sublevación independentista (Grito de Baire) dirigida por José Martí, fundador del Partido Revolucionario cubano.
A su muerte la continuaron Antonio Maceo y Máximo Gómez.

El gobierno español envió tropas al mando del general Martínez Campos que fracasó y después al general Valeriano Weyler que llevó a cabo una guerra de desgaste y controló parte de la isla e intentó una autonomía que no fue aceptada.

La última ofensiva nacionalista tuvo éxito por la intervención militar de EEUU, que buscó la excusa del hundimiento de su acorazado Maine en la bahía de La Habana por parte española. Después del intento fallido de comprar la isla por parte americana,  se declaró la guerra.  EEUU desembarcó en la isla y la flota española del almirante Cervera se rindió en Santiago.
Al mismo tiempo tropas estadunidenses desembarcaron en Puerto Rico y controlaron la isla.

FILIPINAS


(1896) el movimiento independentista fue dirigido por José Rizal que fundó el partido nacionalista de la Liga Filipina. El general español Polavieja sofocó la rebelión y fusiló a Rizal. Pero el apoyo de EEUU en la guerra fue providencial para el triunfo de los independentistas al derrotar a la flota española en Cavite y Manila.

Tras la derrota se firmó el Tratado de paz de París:
España reconocía la independencia de Cuba y cedía a EEUU Puerto Rico, Filipinas y la isla de Guam.
Un año después, España vendía las islas Carolinas y Marianas a Alemania.


La crisis del 98

La pérdida de las colonias fue conocida como el desastre del 98 y tuvo importantes repercusiones.
Destacan:

Ideológicas:


gran impacto en el mundo intelectual y la opinión pública que se exprésó de tres maneras:

Exaltación del sentimiento nacionalista y que tuvo su expresión en la  vertiente literaria de la Generación del 98 ( Unamuno, Maeztu…)

Nacimiento del regeneracionismo que rechazaba el sistema político de la Restauración.

Aparición del antiamericanismo por ser el responsable del desastre.

  • Económicas


  • Pérdida de materias primas baratas como el azúcar y el tabaco
  • Se inició una política proteccionismo.
  • Los nuevos líderes Francisco Silvela y José Canalejas asumieron algunas propuestas regeneracionistas para mantener el sistema de la Restauración
  • Pérdida del ya escaso peso  de España en política internacional y comienzo del colonialismo en África
  • Desgaste de la imagen del ejército
  • Crecimiento del movimiento obrero
  • Los nacionalismos periféricos de la Península adquirieron mayor empuje y protagonismo.

TEMA 13: TRANSFORMACIONES ECONÓMICAS Y CAMBIOS SOCIALES EN EL Siglo XIX


13.1.Transformaciones económicas. Proceso de desamortización y cambios agrarios. Las peculiaridades de la incorporación de España a la revolución industrial. Modernización de las infraestructuras. El impacto de ferrocarril.

Las dos principales carácterísticas de la economía española durante el Siglo XIX fueron: su lento crecimiento y el atraso con respecto a los países de Europa. Hasta 1840 la economía estuvo estancada, pero a partir de ese año comenzó una recuperación que llevó a un lento crecimiento en el último tercio del siglo.

Las transformaciones agrícolas fueron lentas. España seguía siendo un país esencialmente agrario.
Hasta mediados de los años treinta la producción estaba estancada;
tenía una propiedad vinculada a la iglesia, nobleza y ayuntamientos (manos muertas) y seguía la supremacía de la ganadería.

Desde mediados de siglo el régimen de la propiedad fue modificado por las desamortizaciones eclesiásticas y civiles (trienio liberal, Mendizábal y Madoz)
Y se consolidó una estructura agraria latifundista porque los ricos son los que se hicieron con esas propiedades.  Los campesinos fueron los más perjudicados pues perdieron el derecho de los usos comunales. A pesar de todo se produjo un aumento de la superficie cultivada y un incremento del rendimiento en los cultivos de trigo, vid y olivo.
Otras medidas que contribuyeron al cambio fueron la supresión definitiva de la Mesta y la abolición de los señoríos y diezmos En el último cuarto de siglo la agricultura entró en crisis debido al bajo rendimiento, escasa tecnología y al abaratarse las importaciones por la extensión del ferrocarril.

La industrialización de España fue tardía e incompleta con respecto al Reino Unido y otros países europeos. Hasta mediados de siglo la producción manufacturera española fue de carácter artesanal y de ámbito local.
El despegue industrial empezó durante la etapa moderada (Isabel II).
Las causas de este retraso fueron: inestabilidad política, carencia de materias primas, deficiente red de comunicaciones, atraso tecnológico, falta de  capitales españoles, dificultad para competir en el mercado exterior y debilidad del mercado interior

La industria española se concentra en áreas geográficas muy concretas:

EL SECTOR TEXTIL algodonero comenzó su desarrollo en Cataluña ya que anteriormente se había desarrollado una actividad comercial y manufacturera basada en la lana. Su desarrollo fue posible por la protección arancelaria y la aplicación de innovaciones tecnológicas como la máquina de hilar y telares mecánicos movidos por vapor. Cataluña concentraba la totalidad de la industria textil algodonera favorecida por las buenas comunicaciones y la política proteccionista del Estado.

LA INDUSTRIA SIDERÚRGICA


Se inició en Málaga (carbón vegetal) y después de los 50 en Asturias

De la sociedad estamental a la sociedad de clases:


Durante el XIX, con el liberalismo, se desarrolló la sociedad de clases, que sustituyó a la sociedad estamental del A. Régimen. En esta sociedad era posible la movilidad social según el mérito de cada persona y la categoría social se establece en función de la riqueza. Las clases sociales eran:

  • LA CLASE ALTA o aristocracia era el bloque dominante aunque minoritario en número, acumuló grandes propiedades y controló el poder político. Estaba formada por:

-La antigua nobleza que siguió presente en cargos de la administración, del ejército y políticos.

-La nueva burguésía de negocios: industriales, comerciantes, banqueros, altos cargos del Estado. Y fuera de las grandes urbes se desarrolló una burguésía más modesta.


El clero, que aunque tuvo grandes perdidas económicas con las desamortizaciones, mantuvo su influencia económica y política

  • LAS CLASES MEDIAS  era escasa en número (5%). Estaba integrada por pequeños comerciantes, funcionarios, profesiones liberales, artesanos y pequeños fabricantes. Constituyeron un grupo influyente en el país.
  • LA CLASE BAJA O POPULARES eran el 70& de la población activa e  incluía:

Campesinos

Era el grupo más numeroso con dos tercios de la población y se dividían en pequeños y medios propietarios, arrendatarios, aparceros y jornaleros. Condiciones de vida muy precaria debido a bajos salarios, mala alimentación y paro estacional.

Proletariado urbano

Era menos numerosa pero muy importante. En ella se integraban los criados, trabajadores de talleres artesanales y el proletariado industrial (que aparece con la R.I.). Vivían en condiciones infrahumanas, en barrios de chabolas, con largas jornadas de trabajo y salarios ínfimos

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *