Que pretende la ley de retiro voluntario de la reforma militar de azaña

Share Button

PROCLAMACIÓN DE LA REPÚBLICA, CONSTITUCIÓN DE 1931 Y BIENIO REFORMISTA
Consolidado el sistema liberal y estado en marcha el sistema de la Restauración se inicia el Siglo XX, centuria inaugurada con el reinado de Alfonso XIII que derivó tras la dictadura de Primo de Rivera a la II República Española.
En el contexto de la crisis de 1929, el triunfo de la república y el socialismo en las grandes ciudades en las elecciones municipales del 12 de Abril de 1931, se interpretó como un rechazo a la monarquía. El Comité Revolucionario creado en el Pacto de San Sebastián formó el gobierno provisional de la II República, proclamada el 14 de Abril. El rey abandonó España.
Alcalá Zamora fue elegido presidente de la República y el gobierno estuvo formado por una coalición republicano-socialista.
El objetivo del gobierno provisional era la redacción de una Constitución republicana, para ello se convocaron elecciones a Cortes Constituyentes y abordar reformas que solucionasen los problemas del país mediante la publicación de Decretos. Territorialmente tras declarar la República catalana (Macià) el gobierno acordó un Estatuto de Autonomía que se adaptarse a la nueva Constitución y mientras tanto se formó la Generalitat.
La reforma agraria (Largo Caballero) acogíó el decreto de Laboreo Forzoso, de términos municipales y la ley de Jurados Mixtos.
La reforma educativa tenía como objetivo erradicar el analfabetismo mediante una educación laica. Construcción de escuelas, defensa de la coeducación y fundación del Patronato de Misiones Pedagógicas. La reforma militar (Manuel Azaña). Para solucionar el exceso de oficiales y se creó el Decreto de “retiro” y se exigíó fidelidad a la República. Se cerró la Academia Militar de Zaragoza y se abolíó la ley de Jurisdicciones. Para mantener el orden público se creó la Guardia de Asalto, una policía armada fiel al régimen.
   


Las reacciones a las reformas no se hicieron esperar, protagonizadas por la Iglesia (Cardenal Segura) que provocaron un movimiento anticlerical violento (quema de conventos). Gran tensión entre anarquistas y socialistas. El sindicalismo apoyó las huelgas en diversas ciudades.
En Junio de 1931 se convocaron elecciones a Cortes Constituyentes de las que salíó una mayoría republicano-socialista. Una comisión parlamentaria se encargó de la redacción de la Constitución, aprobada por las Cortes el 9/12.
La Carta Magna formada por 125 artículos, declara a España como una “República de trabajadores de toda clase”, democrática y laica. Declara derechos: sufragio universal para mayores de 23 años, se aprobó el voto femenino (Campoamor), la educación, matrimonio civil… Y el derecho a la propiedad privada, aunque subordinado al interés del Estado.
En cuanto a la división de poderes, el legislativo representado por Cortes unicamerales (nombran y pueden destituir al presidente de la República, validan a los miembros del gobierno). El ejecutivo, el jefe del estado es el presidente de la República y este nombra al jefe de gobierno, que a su vez elige a sus ministros. El poder judicial es independiente, se crea el Tribunal de Garantías Constitucionales. Entre los grandes debates en la elaboración de la Constitución destacan la organización territorial del Estado (sistema de autonomías a través de la creación de un Estatuto) y la separación Iglesia-Estado (disolución de las congregaciones religiosas (Jesuitas), no se mantiene el culto ni el clero, se prohibíó la enseñanza, la industrial y el comercio religioso).
Estas resoluciones provocaron el rechazo de la derecha y de la Iglesia, así como la dimisión temporal de Alcalá Zamora.
        


Aprobada la Carta Magna y en el marco histórico de la Gran Depresión, se dio paso al Bienio azañista-reformista y a un gobierno republicano de izquierdas y del PSOE. Se nombró de nuevo a Alcalá Zamora presidente de la República y este nombró a Manuel Azaña presidente del gobierno.
Alcalá Zamora continuó las reformas del gobierno provisional. Respecto a la religión se aprobó la Ley de divorcio y de Confesiones y de Congregaciones religiosas. La reforma educativa fomentó una enseñanza gratuita, universal, coeducativa y obligatoria (creación de escuelas) y continuaron las Misiones Pedagógicas. Las reformas laborales (Largo Caballero) tuvo como objetivo mejorar las condiciones de vida y de trabajo de los obreros (Ley de Contratos de Trabajo, Ley de Jurados Mixtos…). La reforma militar se profundizó en la propuesta por Azaña.
La reforma agraria fue la mayor obra del Bienio de izquierdas. La situación real del campo y una estructura de propiedad anticuada y la miseria del proletariado agrario hacía necesario un profundo cambio. Se creó la Ley de Bases de Reforma Agraria en 1932, en ella se incluyó el Instituto de Reforma Agraria. La realidad chocó con la falta de presupuesto y la oposición de los propietarios que provocó un descontento en el campo (anarquismo).
En lo territorial se crearon los Estatutos de Autonomía. En Cataluña Esquerra Republicana inició el proceso, se elaboró el Estatuto de Nuria que se aprobó por las Cortes en 1932, convirtiendo a Macià en el primer presidente de la Generlitat. En País Vasco fue un proceso más complejo pues el proyecto fue rechazado por una de las provincias que incluía. Se paralizó en Noviembre de 1933 con la victoria de los radicales y de la CEDA. Finalmente se aprobó en Octubre de 1936, en plena Guerra Civil. En el resto de regiones no pasaron la fase preparatoria.


El gobierno desde un principio tuvo una fuerte oposición. Se generaron tensiones entre los que apoyaban al gobierno y los partidarios de una revolución mas profunda. A partir de este momento se inician problemas de orden público alentados por anarquistas radicales. En el campo, el anarquismo cobra fuerza, pero es duramente reprimido. Los acontecimientos de Casas Viejas (Cádiz) provocan el cese del gobierno y la convocatoria de elecciones generales.
En este periodo la derecha se reorganiza. La derecha monárquica se fortalece con los carlistas y se crea la Renovación Española (Calvo Sotelo). También aparece un partido católico: la CEDA de Gil Robles. Finalmente parece la Falange de Primo de Rivera, próxima al fascismo, en 1933.
Por último, el gobierno azañista pierde apoyos, y se convocan elecciones generales en las que la derecha republicana se presenta muy organizada frente a una izquierda dividida. La derecha republicana gana las elecciones (Lerroux y CEDA) dando paso al Bienio radical-cedista (1934-1936).

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.