Relación entre caciquismo y sufragio censitario

Share Button

LA RESTAURACIÓN:

El régimen de la Restauración fue el resultado del fracaso de la república durante el Sexenio Democrático. Las clases medias y altas apostaron por restaurar la monarquía con Alfonso XII, con el que entrará en consolidación el sistema liberal
Burgués español, mediante la implantación de un sistema político ideado por Antonio Cánovas, que creo el partido alfonsino y logró el apoyo de las élites económicas como latifundistas, industriales, banqueros y militares, religiosos y empresariales. Esto se materializa con la Constitución de 1876. Este sistema es conocido como turnismo, porque prevé una alternancia pacífica de los grandes partidos del momento, el conservador de Cánovas y el liberal de Sagasta.

Existía un régimen parlamentario con sufragio universal pero este régimen era corrupto por un sistema social marcado por el predominio de los caciques locales y que consistía en amañar las elecciones al gusto de los partidos dinásticos.

Este sistema político, es precedido por el Manifiesto de Sandhurst, redactado por Cánovas en Diciembre de 1874, en él se proclamaba la necesidad de la vuelta a una monarquía constitucional a una velocidad mayor que la que deseaba Cánovasque quería una implantación legal de la monarquía. El día 29 del mismo mes Martínez Campos se pronunció en Sagunto, y proclamó a Alfonso rey de España. Se inciaba así la etapa de la  Restauración.

Con la llegada de Alfonso XII se abre un período de estabilidad política, en el que se trataba de crear un sistema político compartido por los sectores burgueses y la exclusión de las clases bajas de la vida política. Esta etapa duraba hasta 1931, aunque en 1923 con la dictadura de Primo de Rivera ya se puede dar por finalizada. Se distinguen dos etapas: -1ª:1875-1902: Reinado de Alfonso XII y la regencia de María Cristina.

-2ª:1902-1923: Reinado constitucional de Alfonso XIII.

Cánovas sentó las bases institucionales y jurídicas de la Restauración, cimentado en la constitución de 1876 y el bipartidismo, que daría lugar al turno pacífico entre los partidos dinásticos, este turno se garantizaba con el fraude electoral manejado por los caciques. En este sistema la monarquía era su centro y los partidos un instrumento a su servicio.

El partido liberal conservador (moderado) fue dirigido por Cánovas y más tarde por Francisco Silvela. Defendían el orden social y público, los valores establecidos por la Iglesia y la propiedad. Además estaban a favor del sufragio censitario, del exclusivismo de la religión católica, de la restricción de libertades y del proteccionismo. Tenían el apoyo de los grandes propietarios agrarios, de la alta burguésía industrial y financiera, así como de la jerarquía católica. Este partido estaba compuesto por liberales moderados, unionistas y parte de progresistas.

El partido liberal (antiguos progresistas) fue dirigido por Sagasta y abogaba por las reformas sociales, la educación y un cierto laicismo. Defendían el sufragio universal, la libertad de cultos, la libertad de cátedra y prensa, así como el librecambismo. Era apoyado por la burguésía industrial y comercial, por las profesiones liberales y por los funcionarios, así como por las clases medias. Estaba compuesto por parte de los progresistas, demócratas y ex republicanos moderados.

Las carácterísticas de las bases del sistema político de la restauración son : La defensa de sus costumbres y su historia, La soberanía compartida rey-Cortes frente a la soberanía nacional, el conservadurismo y la defensa de las libertades compatible con el «orden», la fidelidad a la institución monárquica, y el rechazo a la democracia.

El ejército, estaba al margen de la política. El sistema, que era  un fraude, favorecía a los grupos dominantes. Estas bases son: La Constitución de 1876, la monarquía como centra del sistema y el caciquismo.

La constitución de 1876 es un texto intermedio entre las dos constituciones, las de 1845 y 1869, buscando una síntesis entre «lo viejo y lo nuevo» y convirtiéndola así en una constitución flexible hasta 1931, aunque fue suspendida y vulnerada en varias ocasiones. Es una Constitución de carácter moderado, y conservadora conforme a los intereses de la oligarquía conservadora. Sus principios son: soberanía compartida por el Rey y las Cortes, unas Cortes Bicamerales (formadas por el Congreso elegido por sufragio censitario, y desde 1890 por sufragio universal masculino; y por el Senado formado por miembros elegidos y senadores vitalicios). También se caracteriza por un fortalecimiento del poder de la Corona que se constituyó como eje del Estado (designa el poder ejecutivo y mando directo del ejército; tiene el derecho de veto sobre las leyes aprobadas por las cortes y puede convocar y disolver las cortes), así como por un reconocimiento teórico de derechos y libertades. Esta constitución también reconoce la Religión católica como oficial del Estado

En ella no se especifica el tipo de sufragio.Posteriormente, bajo el gobierno del Partido Conservadorse aprobó la Ley Electoral de 1878 que establecía el voto censitario

En 1890 se proclama el  sufragio universal masculino con Sagasta

La corona regulaba los tres poderes del Estado

El sistema de la Restauración respondía al modelo de patronazgo(recibir favores a cambio de fidelidad).Esto se plasmaba a través del clientelismocon los altos cargos en Madrid, los gobernadores civiles enlas provincias y los «caciques» en los pueblos,estos tres gruposconcedían a cambio de votos y apoyo político.

En cuanto a los mecanismos del sistema político de la restauraciones habla del bipartidismo, del turnismo  y del fraude electoral.

Del sistema bipartidista Cánovas impuso un sistema bipartidista, dominado por los partidos Conservador y Liberal

Ambos tenían una considerable indefinición ideológica.El partido de Cánovas era más conservador, mientras que el de Sagasta estaba más cercano al progresismo.

Al margen estaban los republicanos, el carlismo, los movimientos de base obrerista, y los movimientos nacionalistas.

El origen del turnismo estuvo en la exigencia de Sagasta de que el rey llamase a gobernar en el año 1881 a su partido. Se instauró un acuerdo tácito en el que los dos partidos que apoyaban la monarquía de Alfonso XII se turnarían en el poder mediante la manipulación del proceso electoral, un fraude.

El sistema del turno seguía estos pasos:

Primero el rey llamaba a gobernar a uno de los dos grandes partidos del sistema el primer paso era contar con el apoyo de la corona. El nuevo gobierno tenía que contar con el respaldo de las Cortes, así que para ello el rey disolvía las Cortes y se convocaban nuevas elecciones que se manipulaban para que obtuviera mayoría el partido que debía formar gobierno.

La consolidación del turnismo tuvo lugar en la regencia de María Cristina con el llamado Pacto de El Pardo.

El proceso por el que se fabricaban los resultados era el siguiente: Se elaboraba el encasillado y luego se negociaba en las provincias los candidatos por distrito. Después, los gobernadores civiles controlaban a los electores para votaran al candidato designado previamente. Daban instrucciones a los alcaldes, nombrados por dichos gobernadores, y contaban con la ayuda de los caciques locales.Si este proceso resultaba insuficiente se recurría a la manipulación directa de los resultados (pucherazo).

El fraude electoral tiene lugar en un país agrario y atrasado. La clave de la adulteración electoral estaba en los «caciques», que eran los encargados de llevar a la práctica los resultados electorales. Los caciques eran personajes ricos e influyentes en la España rural, quienes siguiendo las instrucciones del Gobernador Civil, amañaban las elecciones para conseguir los resultados que «debían» de salir en sus provincias.

El reinado de Alfonso XII comenzó el dominio del partido Conservador 1876-188, destacado por su carácter autoritario. Exitía censura en la imprenta y un recorte de libertades de expresión. En 1878 se instaura sufragio censitario y el fin de los conflictos carlista y cubano

El conflicto carlista se saldó con la derrota de Carlos VII en 1876, por la cual se abolían los fueros de las provincias vascas.

La 1ª guerra cubana (1868-1878) terminó con la Paz de Zanjón. Se reconocieron algunas mejoras. El problema estallará de nuevo en 1895.

La alternancia en el poder se inició en 1881, cuando el rey llamó a gobernar  al partido liberal de Sagasta en 1881-1883, lo que supuso la consolidación del sistema y la puesta en práctica de derechos y libertades.

 La prematura muerte de Alfonso XII en 1885 abríó el periodo de la Regencia de María Cristina (1885-1902) hasta la mayoría de edad de Alfonso XIII. Cánovas y Sagasta  en el Pacto del Pardo (1885), reafirmaron el funcionamiento del sistema de turno pacificoante la doble amenaza carlista y republicana.La muerte de los dos líderes, Cánovas y Sagasta no afectó al funcionamiento del sistema.

 Entre 1885 y 1890 los liberales asumieron de nuevo el liberal de Sagasta (1885-1890) y emprendieron una serie de reformas legislativas de carácter liberal que cumplían el ideario de la «revolución de 1868».Hubo varias reformas entre las que podemos destacar: la Ley de asociaciones en 1887 y la Ley de jurado con las que se suprimíó completamente la censura de prensa y se ampliaron las libertades de expresión y de cátedra; también se restablecíó en 1890 el sufragio universal masculino para los mayores de 25 años, el código civil y la legislación de procedimiento administrativo y además, la reforma del ejército. En las grandes ciudades se fueron afianzando los republicanos, las organizaciones obreras y los partidos nacionalistas

Al final de la década surgieron tres problemas que desembocarán en la crisis de 1898: la situación de las colonias, la cuestión social y el auge de los regionalismos convertidos en nacionalismos.

En cuanto a la  crisis colonial del 98  podemos nombra el comienzo en 1895 de la insurrección cubana, liderada por José Martí al frente del Partido Revolucionario Cubano: en Filipinas, también se levantan. Estados Unidos interviene por intereses políticos y económicos, apoyando a los independentistas. Derrota a España, lo que se ve obligada a aceptar la pérdida de sus colonias, con la paz de París.

Como consecuencias del desastre, podemos subrayar el atraso y aislamiento de España, lo que provocó la aparición de un importante movimiento intelectual y crítico, el regeneracionismo, que rechazaba el sistema de la Restauración y propónía una transformación de las estructuras

En respuesta a esa situación, surgen o se consolidan unas fuerzas políticas, que participan sólo en la medida que se lo permitían los grandes partidos y luchando por sus propios intereses.

Uno de ellos es el carlismo

La derrota militar en 1876 da paso a la vía política y se dividieron en los que se mantuvieron al margen del sistema y los que formaron un partido político y compitieron dentro de la legalidad.

También podemos destacar los partidos republicanos, que estaban muy divididos: posibilistas, radicales, república unitaria y federalistas.Se agruparían en torno a Uníón Republicana en 1893, liderado por Salmerón y del que, en 1895, se desgajaría el Partido Radical de Alejandro Lerroux.

Los nacionalismos: Defendían la realidad histórica y plural de España. En Cataluña el movimiento nacionalista nace con la Renaixença. Se elaboraron dos modelos: el primero, el republicanismo federal de Almirall, y el segundo, de carácter conservador, con la fundación de la Lliga Regionalista.

El nacionalismo vasco era conservador, tradicionalista y rural, apoyándose en la reivindicación de los fueros perdidos. Sabino Arana fundó en 1894 del PNV que reivindicó la raza, la lengua y las costumbres. Se dan otros nacionalismos: en Galicia, Valencia y Andalucía.

El movimiento obrero se podía agrupar en socialismo y anarquismo.

En el socialismo, en 1879, Pablo Iglesias fundó el PSOE, que defendía los derechos del proletariado y en 1888 se fundó UGT.

El anarquismo, se difundíó entre el campesinado andaluz y los obreros de la industria catalana. Su oposición a toda forma de poder, la acción violenta por lo que era considerado una amenaza al poder establecido. En 1881 se fundó «Federación de Trabajadores de la Regíón Española» que tenía como objetivo defender por medios legales al proletariado.

El período que se inicia en 1902, con el ascenso al trono de Alfonso XIII, y concluye en 1923, con el establecimiento de la dictadura de Primo de Rivera, es decir el reinado constitucional de Alf.XII se caracterizó por una permanente crisis política.

Crecieron las fuerzas de la oposición: republicanos, nacionalistas, socialistas y anarquistas, y a partir de 1909 una serie de crisis políticas condujeron, finalmente, a la desaparición del sistema de la Restauración, estas crisis fueron La Semana Trágica en Barcelona, en 1909, La triple crisis de 1917, La quiebra de la monarquía parlamentaria (1918-1923 ) La guerra de Marruecos y el desastre de Annual en 1921.

Tras el fin de la Restauración se dio la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) y posteriormente la dictadura de Berenguer y el fin de la monarquía (1930-19311) en el cual concluido de dio la proclamación de la  II República.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.