Antecedentes políticos de Adolfo Suárez

Share Button

-Introducción

El 20 de Noviembre de 1.975 fallece el general Franco, comenzando el reinado de Juan Carlos I. Comenzó una difícil etapa de reformas institucionales que culminaron con el establecimiento de un sistema democrático. A pesar de la oposición de los franquistas y el temor de la oposición al continuismo, se consiguió realizar el cambio en un período relativamente corto (1.975-1.982), considerado modélico por el pactismo pacífico.

-Reformismo

Don Juan Carlos fue nombrado rey de España el 22 de Noviembre de 1.975 de acuerdo con la ley de Sucesión a la Jefatura del Estado. La nueva monarquía contaba con el apoyo de las instituciones franquistas: el ejército, la Administración y las fuerzas de orden público. Todos ellos esperaban un continuismo con reformas graduales, pero la oposición esperaba cambios rápidos y significativos. El rey se mostró ambiguo en su discurso de coronación, y sus primeros actos estuvieron destinados a tranquilizar al aparato franquista, dejando a Arias Navarro al frente del gobierno.
Sin embargo, también se produjeron medidas esperanzadoras como la amnistía a algunos líderes antifranquistas o la inclusión de reformistas como Fraga en el gobierno. Se iniciaron contactos con la oposición y líderes europeos para conseguir apoyo para iniciar los cambios. La primera reforma que propuso Arias Navarro fue insuficiente y se produjo una ola de protestas y huelgas. Ante la lentitud de las reformas y los problemas económicos, la oposición se uníó en la Coordinadora Democrática, popularmente llamada Platajunta. En estas circunstancias, el rey nombró presidente del gobierno a Adolfo Suárez, que comenzó a desmantelar el aparato franquista desde su propia legalidad. En 1.976 se convocó un referéndum para la aprobación de la Ley de Reforma Política. El sí fue mayoritario y se legalizaron los partidos políticos en 1.977, incluido el partido comunista. Hubo presiones, especialmente desde el ejército, pero Suárez continuó negociando medidas como la disolución del Sindicato Vertical o el Movimiento Nacional, así como la ampliación de la amnistía previamente promulgada y las elecciones para Cortes Constituyentes. A las elecciones concurrieron, además de los partidos que habían estado actuando desde la clandestinidad, agrupaciones políticas de reciente aparición. Suárez creó la Uníón de Centro Democrático (UCD), que, al igual que la derechista Alianza Popular, era una coalición heterogénea de antiguos franquistas y reformistas. En las elecciones de 1.977 el electorado apoyó la estabilidad, obteniendo la UCD 165 diputados y el PSOE 118. El PCE y Alianza Popular obtuvieron malos resultados, y la extrema derecha fue barrida del arco parlamentario.

-Cortes Constituyentes

El gobierno de la UCD y las Cortes se enfrentaron a dos retos históricos fundamentales. Por un lado, era preciso atajar la crisis económica, y por otro, construir un marco político democrático a través de una constitución. En ambos casos gobierno y oposición llegaron a acuerdos consensuados, al igual que en el asunto de las nacionalidades históricas. Dada la grave crisis económica que afectaba a todo el mundo, la mayor desde la Gran Depresión de 1.929, las fuerzas políticas y sindicales estuvieron de acuerdo en la necesidad de resolver los problemas consensuada, firmándose así los Pactos de la Moncloa. Estos pactos sirvieron para frenar la tendencia negativa de la economía, reduciendo la inflación y el déficit, aunque no lograron detener el incremento del paro. Se produjo también la aprobación de medidas complementarias como la creación del INEM o la reforma de la Seguridad Social. En 1.978 se acabó de redactar la Constitución, que fue aprobada mayoritariamente en referéndum el 6 de Diciembre de 1.978.

-Democracia amenazada

Uno de los problemas más graves del gobierno de Suárez fue la enorme tensión provocada por la escalada terrorista de grupos como ETA o el GRAPO, además de la tendencia golpista en las Fuerzas Armadas. Suárez obtuvo la victoria en las elecciones convocadas después de la aprobación de la Constitución, pero el acoso de la oposición y la inestabilidad de su propio partido le llevaron a presentar su dimisión en 1.981. El 23 de Febrero, mientras se producía el debate de investidura del sucesor de Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, un grupo de guardias civiles al mando de Antonio Tejero ocupó el Congreso de los diputados mientras que en Valencia Jaime Miláns del Bosch sacó las tropas a la calle. Se vivieron momentos de máxima tensión hasta que la intervención televisada del Rey pidiendo el acatamiento al orden constitucional acabó con el intento golpista. El fracaso del Golpe de Estado revitalizó la democracia y se recuperó momentáneamente el espíritu de consenso. Acosado por los mismos problemas que Suárez, Calvo Sotelo convocó elecciones anticipadas en 1.982, saliendo victorioso el PSOE.

-Conclusión

La transición española se inicia en 1.975 con la proclamación de Juan Carlos como rey de España y concluye con la llegada del PSOE al poder en 1.982. El cambio político se produjo en una España que reunía condiciones propicias para el desarrollo de la democracia. Con el apoyo expreso del monarca, se inició el proceso de desmantelamiento del Régimen de una forma pactada y consensuada. A pesar de ser un proceso pacífico, no faltaron los intentos de desestabilizar el régimen por parte de grupos terroristas y el propio ejército. El fracaso del Golpe de Estado de 1.981 reforzaría definitivamente al régimen.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.