Cronología ascenso al poder de Hitler

Share Button

El Estado totalitario se basó en el corporativismo, un sistema que se inspiraba en los gremios medievales. Se promulgó la Carta di Lavoro como texto legal que regulaba las relaciones sociales y laborales. En el plano económico se implantó una política proteccionista y autárquica, centrada en el sector industrial y en las grandes explotaciones agrícolas. Orientó las inversiones hacia sectores estratégicos y hacia una economía de guerra. -La política exterior La política exterior aspiraba a crear un Imperio italiano en África para convertirse en potencia dominante del área mediterránea. Para ello, se anexiónó Fiume, en Croacia, reafirmó su dominio sobre Libia e intensificó su presencia en Albania, país que terminará ocupando en 1939. En 1936 conquistó Etiopía y participó en la sublevación militar contra la 2 guerra República española que desembocó en la Guerra Civil. El respaldo a Franco se tradujo en apoyo financiero y el envío del CTV, un cuerpo del Ejército italiano. 6. ORIGEN Y ASCENSO DEL NACIONALSOCIALISMO Alemania fue la gran derrotada en la 1GM, ya que fue humillada por las condiciones impuestas por la Paz de Versalles. Tras la renuncia del káser Guillermo II y sofocada la revolución espartaquista, se proclamó la República de Weimar, llamada así en referencia a la ciudad donde se reuníó por vez primera su Parlamento. Desde el principio, el nuevo régimen tuvo que hacer frente a graves dificultadess, que generaron su progresivo desgaste en un clima de inestabilidad que culminaría con la llegada del nacionalsocialismo al poder. Con un marcado componente racista y un alto grado de organización, Adolf Hitler convirtió el nazismo en la más agresiva y eficaz de las ideologías fascistas. LA CRISIS DE POSGUERRA El ascenso del nazismo se produjo como consecuencia de la combinación de tres factores fundamentales: la excesiva dureza de Tratado de Versalles, las dificultades económicas padecidas por Alemania y el escaso respaldo social con el que contó la República de Weimar. El Tratado de Versalles Alemania fue tratada como la única culpable de la 1GM, de ahí que las condiciones de paz impuestas fueran excesivas. El pago de elevadas compensaciones económicas sumíó al país en una profunda crisis económica, mientras que las pérdidas territoriales fueron consideradas una humillación, que los nazis supieron instrumentalizar. Las condiciones económicas La crisis económica de posguerra había conducido a la ocupación Franco-belga del Ruhr. La revisión de las reparaciones planteada por los Acuerdos de Locarno se vio frenada de forma brusca al estallar la crisis económica de 1929, que causó efectos devastadores en Alemania. En 1933, fecha del ascenso de Hitler al poder, había seis millones de parados, muchos de los cuales pasaron a engrosar las filas del partido nazi. El rechazo de la República de Weimar

Desde sus inicios, el régimen parlamentario tuvo que afrontar la crítica de los sectores nacionalistas alemanes, que lo consideraban una imposición exterior ajena a la tradición alemana y a sus representantes como traidores por haber aceptado las condiciones impuestas en Versalles. Tampoco los comunistas ofrecieron apoyo a la República de Weimar. EL NACIMIENTO DEL NAZISMO En el clima de convulsión social de la Alemania de 1919 proliferaban los partidos y asociaciones nacionalistas y racistas. Uno de esos partidos fue el DAP, o Partido Obrero Alemán, en el que Hitler ingresó en 1920 y que a la postre sería el embrión del nacionalsocialismo. Ese mismo año, Hitler se encargó de la redacción de un programa de 25 puntos para el partido, que cambió su nombre por el de Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes NSDAP. El programa sintetizaba los principios sobre los que se asentaría el nacionalsocialismo, como el rechazo al Tratado de Versalles, el rearme expansionista para configurar una Gran Alemania, el discurso xenófobo y racista, el antiparlamentarismo y el antimarxismo. En 1921, Hitler ya era jefe del partido nazi, y comenzó el cambio de estrategia para llegar al poder mediante el control de la calle a través de la violencia, para ello, dispónía de una fuerza paramilitar, las SA, o Secciones de Asalto, que se encargaron de reprimir a comunistas y socialistas. La crisis vivida por Alemania persuadíó a Hitler de que había llegado el momento de conquistar el poder, y preparó un Golpe de Estado, conocido como Putsch de Múnich, que fracasó y que lo llevó a la cárcel. Durante su estancia en prisión, Hitler redactó su ideario en Mein Kampf y concluyó que el ascenso al poder debía llevarse a cabo por la vía democrática. Para ello, convirtió el NSDAP en un partido de masas que usó la propaganda y la estética paramilitar con gran eficacia. EL ASCENSO AL PODER La crisis económica provocada por la Gran Depresión permitíó a Hitler auparse al poder. Cuando el crac del 29 dejó sentir sus efectos en Alemania, el NSDAO era una fuerza minoritaria; tres años después se había convertido en el principal partido nacionalista y en una organización con millones de afiliados.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.