El plan de estabilización de 1959 comentario de texto

Share Button
15.2.- LA CONSOLIDACIÓN DEL RÉGIMEN. LAS TRANSFORMACIONES ECONÓMICAS: DE LA AUTARQUÍA AL
DESARROLLISMO. LOS CAMBIOS SOCIALES.
Cambio de gobierno y primeras medidas
El final del aislamiento del régimen franquista coincidíó con una importante crisis política.
Esto llevó a una remodelación del
gobierno, el 25 de Febrero de 1957, del que salieron los representantes más radicales del falangismo. Sin embargo, los cambios
más importantes se dieron con la llegada de los llamados tecnócratas, próximos al Opus Dei. Ya al inicio de la década de 1950
era patente el fracaso de la política autárquica, la balanza comercial era deficitaria. Ante esta situación Franco aceptó entregar
la dirección económica a los tecnócratas. Estos aplicaron el “Plan de Estabilización” de 1959, diseñado según las indicaciones
del FMI y del Banco Mundial, que aceptaron financiarlo con créditos. Se trataba de liberalizar la economía mediante la
reducción del gasto estatal, el recorte presupuestario, un aumento del coste de los servicios públicos, la subida de tipos de
interés, la devaluación de la peseta y liberalización de las inversiones extranjeras. En 1959 se produce la visita de Eisenhower
como prueba definitiva del fin del aislamiento y la entrada al FMI y el BM.
Evolución política, el desgaste del régimen
La Iglesia inició un proceso de distanciamiento con el Estado, la renovación de la Iglesia a partir del Concilio Vaticano II agudizó
las tensiones. Comenzaron, también a resurgir las tensiones nacionalistas. En 1959 un grupo de miembros del PNV fundo ETA,
que optó por la lucha armada para lograr la liberación nacional vasca. Desde 1961 se sucedieron huelgas por desajustes del
Plan de Estabilización. En 1962, después de que España solicitara la entrada a la CEE, un centenar de españoles aprobó en
Múnich una declaración recomendando la no admisión de España si no se restauraban las libertades. El régimen calificó el
encuentro como “el contubernio de Múnich”. El año siguiente se detuvo al dirigente comunista Julián Grimau, que fue
ejecutado en Abril de 1963 en medio de un gran escándalo internacional. La mala imagen del régimen le obligó a demostrar un
talante más aperturista. En 1962 entraron en el gobierno nuevos ministros como Manuel Fraga, Laureano López Rodó o
Gregorio López Bravo que aprobaron varias leyes de modernización, como la ley de prensa de 1966, aunque en la práctica la
censura siguió funcionando. En 1966 un referéndum nacional aprobó la Ley Orgánica del Estado y en 1969 el príncipe Juan
Carlos de Borbón es nombrado sucesor de Franco a título de Rey.
En 1968 el policía Melitón Manzanas fue asesinado por ETA en el que fue el primer atentado organizado por esta organización
en la llamada “Operación Sagarra”. También se establece una nueva Ley de Jurisdicción Militar para delitos de contenido
político y social.
Pero estos cambios no pudieron evitar la oposición en fábricas y universidades. Se cerraron la Facultad de Ciencias Políticas de
Madrid en 1968 y la Universidad de Barcelona por el intenso movimiento estudiantil. La década terminó con el proceso de
Burgos donde se condenan a nueve etarras a muerte, lo que genera protestas en las calles y la presión internacional. En 1970
ETA secuestra al cónsul alemán en Bilbao, entonces Franco claudica y cambia la pena de muerte por cadena perpetua. Se
iniciaba así el desgaste del régimen.
Evolución económica
Los primeros meses desde el Plan de Estabilización se caracterizaron por resultados negativos, pero a partir de 1961 se
empezaron a notar los efectos positivos y se inició una etapa de expansión económica. El crecimiento de la industria produjo
un importante éxodo rural, cuyo resultado fue la disminución de mano de obra en el campo, y la modernización agrícola.
Muchos trabajadores buscaron trabajo en Europa (Alemania, Bélgica, Suiza) y América. La balanza de pagos dejó de ser
deficitaria, en parte por el aporte del sector turístico y las divisas de los emigrantes. También se pusieron en marcha “los
planes de desarrollo” y los “polos de desarrollo” que trataban de promocionar la instalación de nuevas industrias y generar
empleo en zonas deprimidas. Pero no se cumplieron los objetivos previstos. En conjunto el crecimiento económico entre 1961
y 1973, pero la crisis de 1973, derivada del alza de los precios del petróleo, detuvo bruscamente el crecimiento español.
Evolución social
La sociedad española de los años 40 y 50 estuvo marcada por el atraso y la pobreza, pero el crecimiento económico de los
años 60 que provocó la migración del campo a la ciudad impulsó el desarrollo de determinadas ciudades, sobre todo en Madrid
y Barcelona. El elevado crecimiento urbano hizo que se construyeran en los suburbios barrios enteros sin poblados, ni
equipamientos sociales y urbanos. En 1960 había un déficit de viviendas. Muchos de los trabajadores que emigraron a Europa
regresaron a partir de 1970. Además se dio un espectacular incremento de la población, el llamado “baby boom”, impulsado
en parte por la política pronatalista del régimen. Este crecimiento obligó a multiplicar el número de escuelas e institutos cuya
expansión se centró en la enseñanza pública. También se modificó el sistema de prestaciones sociales y sanitarias, su
crecimiento recayó sobre las cotizaciones de los trabajadores y permitíó extender la red de hospitales y cubrir prestaciones por
enfermedad, jubilación y desempleo, aunque resultaban insuficientes.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.