Independencia de las colonias españolas

Share Button
TEMA 5. LA GUERRA COLONIAL Y LA CRISIS DE 1898. INTRODUCCIÓN.El vacío de poder provocado por la invasión francesa de la Península determinó el inicio de independencia de las colonias americanas, las cuales habían empezado a desarrollar una conciencia de identidad propia desde la segunda mitad del Siglo XVIII. Hay quienes encuadran históricamente el fenómeno  dentro del marco de las revoluciones liberales-burguesas que entre finales del XVIII y principios del XIX, donde situamos la transición entre el Antiguo y el Nuevo Régimen. Entre 1810 y 1824 España perdíó su Imperio de ultramar con la excepción de Cuba, Filipinas y Puerto Rico, territorios que conservó hasta 1898./A final de Siglo XIX se produce una profunda crisis, cuyo detonante serán dos guerras: la Guerra de Cuba y la Guerra de Filipinas. El origen de la crisis es doble: por un lado la política colonial inadecuada, con necesidad de reformas administrativas y económicas que no se realizaron y, por otro, los intereses expansionistas de EEUU./España se encontraba aislada internacionalmente, no habiendo conseguido entrar en ninguno de los sistemas bismarkianos ni en el reparto de África. A ello se le sumó el reajuste internacional de las colonias./Es en este contexto en el que se pierde Cuba, Puerto Rico y Filipinas. La pérdida de las colonias produce en España una crisis de tal tamaño que se denominó el “desastre del 98” o “crisis del 98” y significó una depresión moral y anímica colectiva. Es el fin de una época y el inicio de otra. Significó, en definitiva, el inicio de la crisis de la Restauración.1. LOS COMIENZOS DEL PROCESO DE INDEPENDENCIA1.1. Las causas de la independencia.El  proceso  obedecíó a  múltiples y complejas  causas, entre las cuales  se han destacado las siguientes:Causas político-ideológicas.Las corrientes ideológicas presentes en la Europa de la época eran conocidas en el continente americano, donde se convirtieron en el germen de las ideas independentistas. Así ocurríó con los ideales de la Ilustración, a los que se unieron dos ejemplos revolucionarios: la independencia de las colonias norteamericanas (1775-1783) y la Revolución francesa (1789-1792), que terminaron por configurar un ansia de autonomía que hundiría sus raíces en los años centrales del Siglo XVIII./Los acontecimientos ocurridos en España en el Siglo XIX proporcionarían nuevos argumentos ideológicos a los independentistas y, sobre todo, la ocasión idónea para ponerlos en práctica. Así, el rechazo de la herencia española se hizo más patente tras la restauración del absolutismo por Fernando VII. Como consecuencia, Francia y Gran Bretaña fueron ganando influencia política y cultural en la zona a medida que España la perdía.Causas sociales.La política colonial de los Borbones sentó las bases para la formación de una conciencia de identidad nacional. Las reformas ilustradas no habían mejorado una gestión política marcada por la corrupción y por la marginación de los criollos, quienes constituyeron el grupo social llamado a dirigir el proceso de independencia. Este grupo dirigente se encontraba excluido de ocupar altos cargos oficiales (oidores y magistrados de las Audiencias, intendentes, etc.), cuya titularidad se reservaba a los españoles peninsulares. Los criollos, en cambio, sí ocupaban un puesto de relieve social y económico en otros ámbitos como oficiales del ejército, lo que facilitó la adquisición de un sentimiento de defensa a la patria que, a la larga, se volvíó contra la metrópoli, por lo que no es de extrañar su aspiración a conseguir el poder político que el centralismo español les negaba.Causas económicas.Cuba era el mayor exportador mundial de azúcar, café y tabaco. España tenía el monopolio C de su comercialización. Los criollos ambicionaban también una vida económica independiente. Los Borbones españoles, con su centralismo y fiscalidad, provocaron un creciente malestar en las colonias americanas, al considerar éstas que sus intereses y sus necesidades no eran tenidos suficientemente en cuenta, ya que la obsoleta política comercial propia del Antiguo Régimen les afectaba negativamente, al obligarles  comerciar únicamente con España. El monopolio comercial disfrutado por España, que incluía la prohibición de comerciar libremente con el extranjero, supónía la ruina de la burguésía criolla, partidaria de la independencia mercantil y de la libertad de comercio, aunque para ello fuera necesario alcanzar la independencia política.Causas internacionales,El ejemplo de la independencia de las colonias británicas de Norteamérica  y la extensión de las ideas liberales europeas influyeron en las élites criollas ilustradas. Éstas tomaron la iniciativa independentista aprovechando la guerra de la Independencia en España. La situación internacional, definida por los continuos conflictos entre la monarquía española y británica, había provocado el aislamiento entre las colonias españolas y la metrópoli. Esta situación sería aprovechada tanto por Gran Bretaña  como por los Estados Unidos para ayudar a las colonias hispanoamericanas, deseosos por eliminar en el monopolio comercial español y comerciar libremente con el continente. El proceso se aceleró por la incapacidad de la metrópoli para acabar con las primeras insurrecciones militares que recibieron la ayuda económica y militar de Estados Unidos y del Reino Unido.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.