Las reformas de Maura y Canalejas

Share Button

TEMA 20 Alfonso XIII Y PROYECTOS..


A comienzos del Siglo XX el sistema político de la Restauración seguía vigente. Sus fundamentos eran una monarquía liberal pero no democrática que que descasaba en la Constitución de 1976.
Este sistema político había funcionado con estabilidad gracias al pacto entre los dos grandes grupos dinásticos, liberal y conservador, para alternarse pacíficamente en el gobierno. (Uno y otro partido pactaban de antemano el resultado de las elecciones, negociando con los caciques o jefes locales del partido el apoyo.

Pero a finales del Siglo XX, una corriente ideológica, el regeneracionismo, denuncio este sistema dominado por la oligarquía y realizo propuestas para la modernización política, social y económica de España.

Cuando Alfonso XIII accedíó al trono en 1902. Los partidos dinásticos tras la desaparición de sus líderes, el conservador Cánovas (1897) y el liberal Sagasta (1903) vivieron crisis motivadas por las disputas internas y la ausencia de un fuerte liderazgo, siendo esto una de las causas de inestabilidad política.

En 1905 con los liberales en el gobierno, se produjo una de las crisis más trascendentales del reinado de Alfonso XIII, enfrentando a los militares con el catalanismo. Bajo la presión de los militares se aprobó la Ley de Jurisdicciones en 1906, por la que las ofensas contra el ejecito y la patria serian juzgadas por tribunales militares.

En esta situación ambos partidos optaron por reforzarse eligiendo nuevos líderes:
Antonio Maura (conservador) y José Canalejas (liberal).

El “gobierno largo” de Maura (1907-1909) puso su proyecto de “revolución desde arriba”, sin alterar las bases del régimen hacer reformas políticas que diesen autenticidad al sistema liberal-parlamentario.

En 1907 se aprobó la Ley Electoral con el objetivo de hacer limpieza electoral y erradicar el caciquismo pero en la práctica no tuvo el deseado efecto.

Su proyecto más importante fue la reforma de la Ley de Administración
Local, que también pretendía acabar con el caciquismo.

Su programa incluyo otras disposiciones como fomento de la industria nacional;
y medidas sociales, como la creación del Instituto Nacional de Previsión, la obligatoriedad del descanso dominical y la legalización de la huelga, pero las consecuencias de la guerra de Marruecos dieron al traste con este primer intento reformista.


Tras la crisis de 1898, la acción colonial de España se centró en el norte de África, en esencial el Rif, un territorio muy accidentado y habitado por bereberes que no estaban sometidos al sultán. Marruecos paso a constituir el eje de la política exterior del primer tercio del Siglo XX.

En Julio de 1909 los rifeños atacaron y asesinaron a cuatro obreros del ferrocarril, por ello, el gobierno movilizo a los reservistas en Cataluña en su mayoría casados y con hijos. El embarque de las tropas en el puerto de Barcelona el 18 de 1909, desencadeno un movimiento de protesta contra la guerra de Marruecos. Las noticias sobre la batalla del Gurugú y la emboscada en el Barranco del Lobo, donde murieron 1.284 soldados españoles, desataron la violencia y degeneró la huelga promovida por anarquistas, socialistas, el republicanismo radical y anticlerical. Esto dio nombre a la Semana Trágica de Barcelona.

Francisco Ferrer Guardia, fundador de la Escuela Moderna (creado para formas a los hijos de los obreros) fue fusilado sin garantías legales, de ser el jefe de la rebelión. Mientras, los liberales exigieron la destitución de Maura, forzando Alfonso XIII su dimisión.

Tras el breve gobierno del liberal Moret, el monarca llamo a formas gobierno a José Canalejas, que emprendíó el intento más importante de regeneración del sistema para lograr su progresiva democratización y ampliar las bases sociales del régimen. Esto implicaba la separación de la Iglesia y el Estado, siendo en 1910 la aprobación de la llamada ley del candado, que limitaba el establecimiento de nuevas órdenes religiosas en España.

Más fructífera fue su política de reformas sociales;
Regularon las relaciones laborales y se mejoraron las condiciones de vida y de trabajo con amplias medidas de protección social, como seguridad social, regulación del derecho de huelga etc.

Los partidos excluidos del sistema habían tenido muy poco peso desde el comienzo de la Restauración, pero en los inicios del Siglo XX el sindicalismo y los partidos obreros experimentaron un crecimiento considerable. ////El anarquismo rechazaba el reformismo social y estaba arraigado en las zonas industriales y urbanas de Cataluña. Consideraba la huelga general el instrumento revolucionario más eficaz, ello abríó una nueva etapa del anarquismo con la formación del sindicato Solidaridad Obrera (
1907).////En el socialismo, el PSOE no superaba los 20.000 afiliados y la UGT los 30.000 y fue necesaria una década para que su dirigente Pablo Iglesias aceptase colaborar con los republicanos en la democratización del régimen, sin renunciar a la revolución social.Ese cambio de estrategia se produjo tras la Semana Trágica de Barcelona con la formación del Conjunto Republicano-Socialista (1909)

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.