Perdida de la hegemonia europea

Share Button

9. LA ESPAÑA DEL SIGLO XVII

9.1 LOS AUSTRIAS DEL SIGLO XVII. GOBIERNO DE VALIDOS Y CONFLICTOS INTERNOS

El siglo XVII fue el de la pérdida de la hegemonía política de la monarquía hispánica en Europa. El declive político coincidió con la decadencia económica y con una crisis social y política.

Monarcas del siglo XVII: Felipe II, Felipe IV, Carlos II. Se les conoce como los austrias menores, incapaces y desinteresados por el gobierno, lo dejaron en manos de VALIDOS (personas que hicieron el papel de primeros ministros, pero que abusaron de la confianza real y fueron corruptos.

El valido de FELIPE II fue el duque de Lerma y cuando éste cayó ocupó el cargo de valido el duque de Uceda. El duque de Lerma era ambicioso y corrupto (1598-1618). Propició una política de apaciguamiento internacional y de acercamiento a Francia. En su época se expulsó a los moriscos y se trasladó la capital a Valladolid. Utilizó su poder para enriquecerse.

En el reinado de FELIPE IV (1621-1665) los validos fueron el Conde Duque de Olivares y don Luis de Haro. El Conde Duque de Olivares era un hombre con formación que se preocupó por mejorar la situación interna y externa de la Monarquía. Intentó reformar la administración y establecer una política unificadora pero esto desencadenó en una oleada de revueltas, LA CRISIS DE 1640 que coincidió con las derrotas en Europa.

En el fondo el plan entrañaba una concepción absolutista del poder. Este proyecto fue rechazado por Cataluña y buscó ayuda en Francia, se produjo una revuelta sangrienta EL CORPUS DE SANGRE. Barcelona se rindió al ejército real.

También se produjo una revuelta en Portugal y España reconoció la Independencia de Portugal. También se registraron otras rebeliones de la Monarquía Hispánica: Andalucía, Nápoles…

El último rey de la casa de Austria y del siglo XVII fue CARLOS II, monarca enfermizo y débil “El Hechizado”. En su reinado se sucedieron varios validos, al ser menos de edad ejerció la regencia Mariana de Austria, su madre, aunque realmente el gobierno se encontraba dirigido por el jesuita austriaco Nithard, confesor de la reina.

9.2 LA CRISIS DE 1640

En la década de 1640 la Monarquía Hispánica de los Austrias vivió su mayor crisis política: la sublevación de Cataluña y Portugal. La figura política estrechamente vinculada con la crisis fue el valido de Felipe IV: el Conde duque de Olivares y la puesta en marcha de su polítca LA UNIÓN DE ARMAS fueron la causa del estallido de las rebeliones en diversos lugares.

A Cataluña se le pedía un esfuerzo desproporcionado a su capacidad.

En plena Guerra de los Treinta Años, el Conde-Duque de Olivares quiso abrir un frente en la frontera Catalana con Francia, lo que obligó a los catalanes a contribuir en la contienda. Se inició la rebelión. Los catalanes buscaron el apoyo de Francia. Barcelona se rindió al ejército real, pero el rey Felipe IV se comprometió a respetar los fueros catalanes.

Portugal, también se rebeló. Los sucesores de Felipe II intervinieron cada vez más en el reino con el propósito de asimilarlo a Castilla; por otra parte, los portugueses consideraron que los Austrias no estaban protegiendo bien su imperio colonial pues se veían continuamente atacados, por eso el duque de Braganza se proclamó Rey de Portugal. La guerra fue larga y España reconoció la independencia de Portugal en el reinado de Carlos II.

9.3 EL OCASO DEL IMPERIO ESPAÑOL EN EUROPA

El siglo XVII registró la pérdida progresiva de la hegemonía polítca de la monarquía hispánica en Europa.

El inicio del siglo XVII coincidió con la llegada al poder de una “generación pacifista”. La paz de Vervins, la Paz de Londres, la Tregua de los 12 años con Holanda.

La hacienda de Felipe III se hallaba en bancarrota, era necesario un período de paz, no había fondos para pagar un ejército.

Pero el pacifismo se acabó al subir al trono Felipe IV.

En Europa se había iniciado la Guerra de los Treinta Años. La guerra se inició contra el Imperio de Habsburgo. Era una guerra entre protestantes y católicos y España intervino apoyando a sus parientes de Austria. Además había terminado la Tregua de los 12 años y la idea de Olivares, era aprovechar la contienda para recuperar el prestigio y la hegemonía en Europa.

Los tercios españoles consiguieron algunos éxitos.

Pero cuando Francia decidió intervenir en la guerra los tercios españoles fueron derrotados en Rocroi. La derrota coincidió con la crisis de 1640.

La guerra terminó con la PAZ DE WESTFALIA, España tuvo que reconocer la Independencia de las Provincia Unidas del Norte. Por otra parte Westfalia supone el final de la hegemonía de los Austrias en Europa.

Pero la guerra continuó entre Francia y España. Por sin se afrimó la Paz en 1659, LA PAZ DE LOS PIRINEOS. La Monarquía española cedía el Rosellón y la Cerdaña a Francia, además Felipe IV entregaba en matrimonio a Luis XIV a su hija la infanta Mª Teresa. De esta manera se preparaba el camino para la llegada de los borbones.

En la época de Carlos II, España se mantiene a la defensiva.

9.4 EVOLUCIÓN ECONÓMICA Y SOCIAL

El siglo XVII es de crisis y recesión en todos los ámbitos económicos.

La crisis económica de este siglo afectó a toda Europa, pero en España fue especialmente grave.

Las manifestaciones de esta recesión fueron:

  • Disminución de la producción agraria y ganadera.

  • Crisis de la industria textil (aumento impuestos, competencia de los productos extranjeros, disminución de la demanda; arruinó a los artesanos castellanos.

  • Decadencia de las actividades artesanales.

  • Disminución de la llegada de metales precioso de América, lo poco que llegaba se destinaba a pagar deudas de la Monarquía.

  • La crisis de la Hacienda Real. EL incesante aumento de los gastos y la disminución de los ingresos condujo, periódicamente a la bancarrota del Estado. Las subidas de impuestos, el préstamo con banqueros, emisión de juros, la emisión continua de moneda de baja calidad.

La existencia de estos problemas y la conciencia de encontrarse en una situación de decadencia llevó a un grupo de intelectuales a realizar una reflexión y a proponer soluciones, a estos intelectuales se les denominó los arbitristas.

En la segunda mitad del siglo la crisis fue remitiendo, y por otra parte, las devaluaciones monetarias reordenaron el panorama monetario y sentaron las bases de una lenta recuperación para Castilla.

LA SOCIEDAD. Se caracterizó por la existencia de una crisis demográfica en toda Europa. Las causas: emigración a América, continuas guerras, expulsión de los moriscos, epidemias y malas cosechas.

Igual que la sociedad medieval, se organizaba en estamentos. La desigualdad jurídica y la cuna determinaban pertenecer al estamento privilegiado o al estamento de los no privilegiados.

Los privilegiados, aunque eran una minoría, constituían un grupo heterogéneo. Disponían de recursos y mantenían una vida ociosa: la baja nobleza por el contrario sufrió una progresiva pérdida de importancia social y económica.

Los Austrias también recurrieron a la venta de títulos nobiliarios por prestar servicios a la Corona.

Apenas existieron sectores sociales que mantuvieron una vida decorosa como resultado del trabajo y del esfuerzo. El modelo social al que aspiraba la mayoría era a vivir de las rentas, como los señores, o triunfar y enriquecerse en la aventura americana. El trabajo manual se consideraba una actividad plebeya y de poco prestigio social. EN DEFINITIVA AUSENCIA DE MENTALIDAD BURGUESA.

Los valores fueron la preocupación por el honor, la honra y la limpieza de sangre.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.