Comentario de texto estatuto de autonomía del País Vasco 1979

Share Button

Estándar 132.- Explica la organización política del Estado franquista. (2 puntos)

El régimen de Franco supuso una adaptación del fascismo a las condiciones especiales de España. Se legitimó tras ganar la guerra y fue muy autoritario. El Estado que surgíó entonces fue una mezcla de una dictadura militar y un estado fascista. Sus rasgos principales son:

A) Autoritarismo: Suprime la Constitución de 1931, clausura las Cortes y prohíbe todos los

partidos políticos y sindicatos. Sólo habrá un partido y un sindicato. El militarismo impregna la vida cotidiana; los símbolos militares y la organización del Ejército se reflejan en los emblemas.

b) Caudillismo: Concentración de todos los poderes en la figura de Franco. Al acabar la guerra tomó el título de Caudillo de España. Era el Jefe del Estado, del Gobierno, del Ejército y del Partido. Se establece el culto a la personalidad. El providencialismo era resaltado (Caudillo de España por la gracia de Dios).

c) Unitarismo y centralismo: Abole los estatutos de autonomía y españoliza a la población catalana, vasca y gallega (se prohíben las lenguas vernáculas). La asignatura que fomentaba  estos ideales se llamaba Formación del Espíritu Nacional.

d) Represión de la oposición: Se persigue a los simpatizantes de la República (republicanos, socialistas, comunistas, anarquistas, etc.) durante todo su mandato. El concepto de “rojo” se extiende a todos los que se oponen a su régimen. Cuando España es admitida en los organismos internacionales, la propaganda se ceba en el anticomunismo.

e) Catolicismo: La Iglesia católica se identificó con la sublevación señalando la causa nacional como una cruzada contra el comunismo. El régimen fue definido como nacional-católico y dio a la Iglesia un control absoluto sobre la vida social.


Un objetivo prioritario de Franco, tras su victoria en la Guerra Civil, era la creación de un nuevo Estado, cuya configuración concreta estaba todavía por definir. En este sentido, Franco únicamente tenía claro que sería un Estado autoritario, nacionalista y católico, en el que él mismo ejercería la máxima autoridad con el apoyo incondicional del Ejército, y cuya imagen exterior debería girar en torno a la defensa de la religión y la lucha contra el comunismo.

En el afán de ganarse el apoyo de las democracias occidentales, vencedoras de la de la 2ªGuerra Mundial, la propaganda franquista empezó a calificar al nuevo régimen como democracia orgánica. La democracia orgánica partía del hecho de que los órganos naturales de asociación eran tres: la familia (donde se nace), el municipio (donde se vive) y el sindicato (donde se trabaja). Por tanto, la democracia verdadera sería la que recogiera la representación de estos tres órganos naturales de la sociedad y no de los partidos políticos. Se trataba de presentar al exterior una  organización política con la apariencia de un Estado de derecho. Para ello se elaboró un conjunto de  Leyes Fundamentales (equivalentes a una Constitución), que pretendían proporcionar al  franquismo una imagen de Estado democrático a su manera. Estas Leyes Fundamentales eran  solamente una fachada jurídica para ocultar la férrea dictadura militar de Franco. En conjunto  quieren parecer una Constitución pero no lo son. Destacan: 

1) Ley Constitutiva de Cortes (1942): Las define como el órgano de participación del pueblo  español en las tareas del Estado. Sus representantes se llaman procuradores y son designados por  el poder (ministros, Consejo Nacional del Movimiento y Organización Sindical, alcaldes, rectores de  Universidad y altas jerarquías eclesiásticas). 

2) Fuero de los Españoles (1945): Pretende aparentar que en la España franquista hay  libertades

3) Ley de Principios del Movimiento Nacional (1958): Se reafirma en el partido único, que  cambia de nombre, y dice que todos los altos cargos civiles y militares sean considerados miembros  natos del Movimiento.  Estándar 132


132

4) Ley Orgánica del Estado (1966): Separa los cargos de Jefe del Estado y Presidente del  Gobierno, se aumenta el número de procuradores a Cortes, se afianza la institución monárquica y  se pueden crear asociaciones con fines pacíficos. 

Para controlar el aparato productivo del país, se establecíó una organización sindical en la  que se encuadra de forma obligatoria a empresarios, técnicos y obreros, agrupados por ramas o  sectores de producción. El nombre de sindicatos verticales, deriva de este criterio de agrupación  por ramas. Su fundamento ideológico era el principio fascista de que no existían conflictos entre  trabajadores y patronos, sino armónía social e intereses comunes entre todos los españoles.


117

Las primeras elecciones republicanas fueron las más democráticas celebradas hasta  entonces en la historia de España. El partido que obtuvo más escaños fue el PSOE. Considerados en  conjunto, la izquierda alcanzó una clara mayoría. Tiempo después se formó el primer gobierno  constitucional, presidido por Manuel Azaña (Acción Republicana) e integrado principalmente por  republicanos de izquierdas y socialistas. En un gesto conciliador se cedíó la presidencia de la  República al conservador Alcalá Zamora. 

El nuevo gobierno se propuso la tarea de realizar una profunda transformación de la  realidad española, con el fin de satisfacer las amplias expectativas sociales depositadas en él.  – Política religiosa: Se empezaron a promulgar leyes que afectan directamente los  intereses de la Iglesia (disolución de la Compañía de Jesús y confiscación de sus bienes, matrimonio  civil, divorcio, prohibición de la enseñanza a las órdenes religiosas, etc.). Amplios sectores del clero  interpretaron estas medidas como una provocación. Esto significó una constante oposición entre la  Iglesia, apoyada por el partido de Acción Popular, y la República. 

– La enseñanza y la cultura: En el campo de la educación, el problema básico con el que se  enfrenta la República fue el elevado índice de analfabetismo y la falta de escolarización de casi la mitad de la población infantil. Por ello los mayores esfuerzos se centraron en la enseñanza primaria. Para ello se programó la construcción de nuevas aulas que en algunos casos se vieron frenadas por  falta de presupuestos pero que supusieron un aumento de un 50 % sobre las ya existentes. Otro objetivo, en concordancia con el carácter laico del Estado, fue establecer en la escuela la libertad  religiosa, tanto para profesores como para alumnos. 


117

– La reforma del ejército:
La mayoría de los militares se habían mostrado contrarios al  régimen republicano, por tanto, la reforma del ejército se convirtió en un asunto prioritario. Los  objetivos eran dos: ganarse la fidelidad del ejército para la República y aumentar su eficacia. Para  resolver este problema Azaña propuso el retiro, con el sueldo íntegro, de todos los oficiales que no quisieran prestar juramento de fidelidad a la República. Además, se colocó al frente de las  principales capitánías generales a militares de confianza. Con ello se aseguró, teóricamente, la  lealtad del ejército. Paralelamente, se creó la Guardia de Asalto, como cuerpo afín a la República y  encargado del orden público, con el fin de sustituir al ejército en esta función. 

– La política autonómica: La Constitución mencionaba la posibilidad de conceder la  autonomía a las regiones que lo solicitasen. De esta manera Cataluña conseguía su Estatuto en  Septiembre de 1932, a través del cual se convertía en regíón autónoma, que sería regida por un  gobierno propio, la Generalitat, formada por un presidente, un parlamento y un consejo ejecutivo.  El País Vasco, a pesar de la fuerza del movimiento autonomista, no tuvo su estatuto hasta 1936. No  obstante, la política autonómica levantó el recelo de un sector del ejército y de los sectores sociales  más conservadores temerosos de la posible división de España. 

– El problema social: A causa de la crisis económica mundial de 1929, el paro obrero en  España constituye uno de los elementos dominantes del panorama social entre 1931 y 1936. La  legislación laboral alcanzó gran amplitud durante los dos primeros años de gobierno de la  República: leyes de jornada máxima, de regulación del derecho a la huelga, etc. La actitud de los  grandes sindicatos frente a la cuestión social no seguía una línea única, aunque, en general, destacó  la oposición violenta de los anarquistas hacia la República.


-117

La reforma agraria: La reforma agraria fue, sin duda, el proyecto económico y social de  mayor magnitud que debía acometer la República, pues España seguía siendo un país  eminentemente agrario; los campesinos eran casi el 50 % de la población activa y de ellos la  mayoría eran jornaleros, es decir, campesinos sin tierra. Sin embargo, el principal problema del  campo afectaba a la estructura de la propiedad con amplios latifundios al sur del Tajo, que colocaba   a amplios sectores sociales en una situación de miseria y paro. Por ello, periódicamente se  producían ocupaciones ilegales y estallidos de violencia social. La Ley de Reforma Agraria establecía  la expropiación con indemnización de las grandes fincas que no fuesen cultivadas según las  costumbres de la zona, para ser repartidas entre las familias de campesinos o entre colectividades  de agricultores. Para llevar a cabo la redistribución de las tierras se creó el Instituto de Reforma  Agraria. Sin embargo el sistema de redistribución presentó muchos problemas, a los que hay que  unir la oposición de los terratenientes expropiados, el carácter excesivamente burocrático del  Instituto, la falta de estudios previos sobre calidad y rendimientos de la tierra, etc. La tan anhelada  reforma agraria supuso una considerable frustración para los campesinos que habían depositado la  esperanza de un futuro mejor. 

A mediados de 1933, la oposición de los partidos de derechas y la postura violenta de los  anarquistas en la cuestión agraria, hicieron aparecer síntomas de inestabilidad. En 1933, Azaña  dimitíó como jefe del gobierno y Alcalá-Zamora decidíó convocar nuevas elecciones, que  desembocaron en el bienio radical-cedista. 


122

La dureza de los enfrentamientos políticos del Bienio Conservador provoco que la política  española se polarizara y quedara dividida entre derechas e izquierdas. Los partidos de derechas se  agruparon en el Bloque Nacional (CEDA, monárquicos, tradicionalistas y, en algunas provincias,  radicales y Lliga Catalana) pero no lograron elaborar un programa electoral consensuado.

Las izquierdas (republicanos, socialistas y comunistas) se agruparon en el Frente Popular, cuyo  programa exigía la amnistía para los encarcelados políticos y el restablecimiento de la Constitución.  En un ambiente de creciente radicalización, se presentaron las siguientes candidaturas a las  elecciones de Febrero de 1936: 

1) Frente Popular: pacto electoral firmado en Enero de 1936 por Izquierda Republicana,  PSOE, PCE, POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) y Esquerra Republicana de Catalunya.  Este pacto agrupaba a todas las izquierdas. La CNT, con muchos presos en la cárcel, no pidió la  abstención y apoyó de forma tácita a la coalición de izquierdas. 

2) Coalición de la CEDA y Renovación Española, acudíó con un programa muy moderado  basado en el miedo a la revolución social. 

3) La Falange y el PNV se presentaron por su cuenta

La victoria fue para el Frente Popular, que basó su triunfo en las ciudades y las provincias del  sur y la periferia. La derecha triunfó en el norte y el interior del país. Tras las elecciones, Manuel  Azaña fue nombrado Presidente de la República. El presidente del gobierno fue Casares Quiroga y  estaba formado exclusivamente por republicanos de izquierda (sin socialistas, dominado por su  sector más radical, ni comunistas). El nuevo gabinete tomó las siguientes medidas:


122

a) Amnistía para todos los condenados por la Revolución de Octubre de 1934. También se  decretó el reingreso a sus puestos de trabajo. 

b) Restablecimiento del Estatuto catalán., suspendido tras la revolución de Octubre.  Companys volvíó a ocupar la presidencia de la Generalitat. 

c) Alejamiento de Madrid de los generales enemigos de la República. Franco (a Canarias),  Mola (a Navarra) y Goded (a Baleares). 

d) Reanudación de la reforma agraria. Se retornó también a la expropiación y adjudicación  de tierras a los campesinos, al amparo de la reforma agraria de 1932. Entre Marzo y Julio se  expropió y repartíó más de medio millón de hectáreas. Sin embargo, esta medida fue rápidamente  desbordada por la acción de los jornaleros que se lanzaron a la ocupación de fincas. 

e) Tramitación de nuevos estatutos de autonomía. El Estatuto de Galicia, fue aprobado en  plebiscito en Junio de 1936, y el del País Vasco estaba prácticamente terminado enjulio de 1936. Sin embargo, el ambiente social era cada vez más tenso. La izquierda obrera había optado  por una postura claramente revolucionaria y la derecha buscaba de forma evidente detener esta  revolución. Desde el mes de Abril se sucedieron los enfrentamientos violentos en las calles entre  grupos falangistas y milicias socialistas, comunistas y anarquistas. Unos y otros parecían prepararse  para el enfrentamiento inminente. 

La conspiración militar contra el gobierno del Frente Popular avanzaba. Por un lado, había  una trama política conformada por los principales líderes de los partidos: Gil Robles, Calvo Sotelo,  José Antonio Primo de Rivera. Por otro lado, crecía el número de generales implicados (Franco,  Goded, Fanjul, Varela) y Mola, destinado en Pamplona, se convirtió en el jefe de la conspiración, el  «director» del golpe. Iniciaron contactos con Mussolini y Hitler. La madrugada del 13 de Julio era  asesinado José Calvo Sotelo, jefe de la oposición monárquica. El enfrentamiento era inevitable.


122

En suma, la República fue recibida con entusiasmo popular ante el ambicioso programa de  reformas que abordó y que eran necesarias para modernizar el Estado, la economía y la sociedad.  Sin embargo, la República encontró grandes obstáculos en el contexto internacional (crisis  económica a nivel mundial tras la caída de la Bolsa de Nueva York y enfrentamiento entre el  fascismo y la democracia en Europa) y en el interior (consenso débil, fuerte y heterogénea  oposición desde derecha e izquierda, inestabilidad política, conflictividad social, falta de cultura  democrática,…). 

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.