Como consiguieron los Reyes Católicos la uniformidad religiosa de sus reinos

Share Button

LOS REYES CATÓLICOS: UníÓN DINÁSTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO

La boda de Isabel y Fernando (1469) y la muerte de Enrique IV (1474), provocan la Guerra Civil castellana (1474- 1479) entre Juana la Beltraneja e Isabel. Finalizando con la renuncia de Juana en el Tratado de Alcaçovas. Los Reyes Católicos, iniciaron la monarquía hispánica, como una uníón dinástica, no como un Estado unido; era una uníón política con tres objetivos: dominio peninsular, unidad religiosa y centralización del poder. No supuso la unidad territorial e institucional, y Castilla tenía la hegemonía. Su reinado, fue una etapa de monarquía autoritaria, buscando centralizar el poder, y estableciendo las bases de un Estado moderno. Los monarcas potenciaron o modificaron las instituciones de gobierno existentes; en Aragón, con escasas excepciones, permanecieron intactas. En Castilla el Consejo Real se convirtió en órgano de gobierno e instancia judicial superior. Las Cortes sólo se convocaban para aprobar recursos. La justicia se impartía en tres ámbitos: en el local con los corregidores, en segunda instancia la Chancillería (Valladolid y Granada), y en última instancia el Consejo Real. La Cancillería se sustituye por secretarios reales. Nace la Stª Hermandad para mantener el orden público. En Aragón, confirman los fueros, establecen el Consejo de Aragón y una Audiencia en cada reino, y nace la figura del virrey. Los reyes logran el derecho de presentación y el Patronato Regio, y la Inquisición funciónó en ambas coronasEL SIGNIFICADO DE 1492. LA GUERRA DE Granada Y EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA. En 1492 tuvieron lugar acontecimientos, que marcarían el reinado de los Reyes Católicos y la Historia Moderna. La conquista del reino nazarí de Granada, primer objetivo en la política exterior, y se desarrolló en tres fases: – Conquista de Alhama . Los reyes se ganaron el apoyo de Boabdil. – Toma de Málaga (1485-1487). Asediada, fue ocupada y su población sometida a la esclavitud. – Rendición de Granada (1488-1492). Se firman las capitulaciones con Boabdil, el 2 de Enero 1492. Granada pasó a formar parte de Castilla, consiguiendo los monarcas la unidad en la fe. El descubrimiento de América. Portugal y Castilla, eran las dos potencias en las expediciones atlánticas, lo que condujo a Colón a proponerles su proyecto a las Indias por Occidente; rechazado por ambas y aceptado finalmente por Castilla, firmando las Capitulaciones de StªFe . El primer viaje partíó de Palos el 3 de Agosto, llegó a Guanahaní el 12 de Octubre de 1492. Tras el viaje obtuvieron del Papa las Bulas Inter Caetera*, que llevó a la firma del Tratado de Tordesillas (1494). Colón realizó tres viajes más, y en 1499 los Reyes autorizaron las expediciones privadas. En 1513 Vasco Núñez de Balboa atravesó el istmo de Panamá, descubriendo el Océano Pacífico, confirmando la existencia de América. La expulsión de los judíos el 31 Marzo 1492, acarrearía consecuencias: demográficas, económicas y sociales


EL Imperio DE LOS AUSTRIAS: ESPAÑA BAJO Carlos I. POLÍTICA INTERIOR Y CONFLICTOS EUROPEOS

Carlos I, llegó a España en 1517 al frente de una gran herencia territorial. En 1519 recibe la corona imperial, Carlos V, acarreando una subida de impuestos a las Cortes castellanas que sufragaron el viaje a Alemania. La política interior estuvo marcada por la sublevación de las Comunidades de Castilla (1520-1522). Opuestos a los consejeros flamencos y a Adriano de Utrecht como gobernador; defendían una limitación del poder real y de los impuestos. Fueron derrotados en Villalar (1521), y sus líderes Bravo, Padilla y Maldonado ajusticiados. Al tiempo estallan las Germánías (1519-1523) en Valencia y Mallorca. Movimiento de contenido social, dirigidas por los gremios y campesinos contra los señores feudales. En ambos conflictos la monarquía salíó reforzada. Los conflictos europeos reflejaron la aspiración de conseguir una monarquía universal-cristiana: – Guerras con Francia (1521-1544). Francisco I aspiraba al dominio italiano. Ello desembocaría en cuatro guerras Franco-españolas en Italia, confirmando la hegemonía de Carlos I y la incorporación del Milanesado. – Lucha contra los turcos. Carlos I quiso defender la cristiandad ante el avance turco por el Mediterráneo. Alternó triunfos (conquista Túnez 1535) y fracasos (fallida conquista Argel 1541). – Conflictos religiosos. Iniciados con la reforma protestante de Lutero en Alemania. Frenados en Mühlberg (1547); pero con el apoyo francés y la Paz de Augsburgo, Carlos V reconocíó las dos religiones en el Imperio

LA MONARQUÍA HISPÁNICA DE Felipe II. GOBIERNO Y ADMINISTRACIÓN. LOS PROBLEMAS INTERNOS. GUERRAS Y SUBLEVACIÓN DE Europa. Carlos I abdica en su hijo, y cede a su hermano Fernando los territorios de Austria, y los derechos imperiales. Así al Imperio Universal de Carlos V, le sucedíó el hispánico de Felipe II (1556-1598). De él heredó los objetivos políticos: lucha por la hegemonía y defensa de su patrimonio territorial; y los conflictos externos con: Francia, renuncia a sus interese en Italia (San Quintín 1557, y paz de Cateau-Cambresis (1559); Imperio Turco, ponían en peligro los dominios italianos (Lepanto 1571), Países Bajos (sublevación provincias protestantes del norte-1566); e Inglaterra, apoyaba a los sublevados holandeses y hostigaba el comercio colonial (Armada Invencible 1588). Desde 1559 no se ausentó de España, fijó la capital en Madrid (1561), se rodéó de consejeros españoles. En el gobierno y administración, como su padre, potenció las instituciones creadas por los Reyes Católicos: los consejos (Estado, territoriales y especializados), secretarios, virreyes y gobernadores, y creó las Juntas. Respetó las instituciones de cada reino; pero no evitó conflictos internos, ya que su política se basada en el poder absoluto y defensa de la ortodoxia católica, lo que le enfrentó a dos rebeliones: moriscos en las Alpujarras (1568-1570) y en Aragón (1590-1592). Logró la unidad peninsular. Desaparecido Sebastián I y muerto el infante Enrique (1580), Felipe II hizo valer sus derechos dinásticos. Con la derrota portuguesa, las Cortes de Tomar (1581) le reconocieron


El bienio reformista (1931-1933): reformas, crisis y final del gobierno de las izquierdas.

Tras las elecciones generales de Junio de 1931, se formó un gobierno de coalición entre republicanos y socialistas presidido por Manuel Azaña que llevo a cabo una política reformista para eliminar los obstáculos tradicionales que impedían la modernización de España: reforma agraria expropiando tierras y entregándolas a los jornaleros, reforma educativa fomentando la enseñanza pública, reformas sociales, reforma territorial, reforma religiosa estableciendo un Estado Laico y reforma del ejército reduciendo del número de mandos. Estas medidas hicieron aumentar la oposición de los grupos privilegiados, que vieron peligrar su predominio político, económico y social. Las reformas fracasaron por su lentitud, por la influencia de la crisis económica de 1929, por la oposición de los terratenientes y de la Iglesia, la conflictividad social y la oposición de los militares africanistas. A partir de 1932 las derechas se reagrupan en la CEDA, dirigida por Gil Robles y que defendía una vía posibilista de acceso al poder para frenar las reformas. El gobierno cae en 1933 como consecuencia de los sucesos de Casas Viejas y de la división entre republicanos y socialistas, convocando elecciones

El bienio conservador (1933-1935): triunfo político, reformas, problemas y final del gobierno de las derechas.

En las elecciones de Noviembre de 1933 hay un triunfo por mayoría simple de la CEDA, seguida del PRR de Alejandro Lerroux. Esto lleva a un gobierno presidido por Lerroux y apoyado por la CEDA que suspende las medidas reformistas del bienio anterior y se polarizan las posturas políticas. La izquierda considera a la CEDA como un instrumento del fascismo, por lo que ante la posibilidad de su entrada en el gobierno se produce una revolución que estalla en Octubre de 1934 en Asturias en la cuenca minera y Cataluña donde Companys declara el estado 1

catalán. En el resto de España los socialistas declaran una huelga general, pero fracasan por su mala preparación y la falta de apoyo anarquista. Mientras que la derecha se radicaliza en torno a Falange Española y Renovación Española. El gobierno cae por la descomposición del PRR de Lerroux debido al escándalo del estraperlo y se convocan elecciones

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.