Conflictividad obrera y pistolerismo

Share Button

La descomposición del sistema 1917-1923

Entre 1917 y 1923, la incapacidad de los gobiernos para reformar en profundidad el sistema político, la fuerte conflictividad social y las tensiones políticas derivadas de la guerra de Marruecos hicieron imposible la supervivencia del régimen de Restauración.

La descomposición política


: El régimen de la Restauración entró en descomposición a causa de los nulos deseos de renovación política de los partidos dinásticos. Desde 1917 se recurríó con frecuencia a la solución de los gobiernos de concentración. El más relevante fue el llamado Gobierno Nacional impulsado por Maura. Fracasados los gobiernos de concentración se vuelve al turno, entre 1918 y 1923 un total de diez cambios de gobierno, y ninguno alcanzó un año de vida, encima a pesar del fraude electoral ningún partido consigue la mayoría y se recurre constantemente a medidas de excepción, a la suspensión de las garantías constitucionales y a la clausura del Parlamento. Los republicanos y socialista no consiguieron afianzar una alternativa de poder. El Partido Radical de Lerroux fue perdiendo apoyo obrero y tornándose más conservador, el Partido Reformista de Álvarez se acercó hacia los liberales dinásticos y el Partido Socialista incrementó su filiación y fuerza electoral. Sus nuevos dirigentes se mostraron partidarios del parlamentarismo y una política reformista y moderada. En el contexto de la III Internacional, un sector decidíó en 1921 abandonar el PSOE y fundar el Partido Comunista de España (PCE).

Conflictividad obrera, pistolerismo y el trienio bolchevique


Los años siguientes a la IGM fueron de gran conflictividad en toda Europa. El triunfo de la revolución bolchevique y el establecimiento del Estado soviético en Rusia dieron alas y esperanzas a todos los grupos revolucionarios. En España, el final del conflicto europeo provocó un cambio brusco de las condiciones económicas, la producción descendíó, aumentó el paro y subieron los precios, lo cual provocó de nuevo la movilización obrera y un espectacular crecimiento del sindicalismo. En 1919 se inició una huelga en La Canadiense que consiguió la paralización del 70%de la industria local. La huelga duró un mes y medio y finalizó con un acuerdo por el cual la patronal aceptaba la readmisión de los despedidos, aumentos salariales y la jornada de 8 horas. Pero el cumplimiento de la promesa de liberar a los detenidos hizo reanudar la huelga y la patronal respondíó con el cierre de empresas y una durísima represión contra los sindicatos. En Andalucía, la situación de miseria del campesinado dio paso al trienio bolchevique (1918-1921). Los anarquistas, y en menor medida los socialistas, impulsaron revueltas campesinas motivadas porel hambre de tierras como por el deterioro de los salarios y de las condiciones de vida. En Córdoba se convirtió en la punta de lanza de un movimiento campesino que se estendió a otras provincias manchegas y extremeñas. La conflictividad laboral degeneró en una radicalización de las posiciones de los sindicatos y de la patronal, sobre todo en Cataluña. Para detener la fuerza sindical, los patrones instituyeron la Federación Patronal, contrataron a pistoleros a sueldo para asesinar a los dirigentes obreros y recurrieron al cierre de empresas. Además, fundaron el Sindicato Libre. Los sindicatos incrementaron su filiación, la CNT en el congreso de Sants acordó la creación de Sindicatos Únicos de Industria bajo la necesidad de negociación directa entre obreros y patronos. El general Martínez Anido protagonizó una política de protección de los pistoleros de la patronal. Represión contra los sindicalistas y puso en práctica la Ley de Fugas. Todo ello originó la época conocida como pisolerismo.

El desastre de Annual y sus consecuencias


: El Protectorado español en Marruecos era una zona con escaso valor económico y de difícil orografía. Los grupos empresariales perdieron su interés. El ejército se encontraba dividido entre peninsulares y africanistas ante el problema de los ascensos por méritos de guerra. Por tanto, los defensores de la política colonial eran los llamados africanistas. Desde 1909, la guerra de Marruecos no había dado tregua. Al terminar ésta, Francia y España reemprendieron las acciones militares para controlar el territorio. Aparecieron entonces los grandes cabecillas rifeños quienes se enfrentaron con éxito a los ejércitos coloniales. El Alto Comisario español en Marruecos el general Berenguer se encargará de ocupar con éxito la zona occidental, la zona oriental estaría al mando del general Fernández Silvestre quien inició una penetración rápida perdiendo todo el territorio y 13.000 hombres. La derrota de las tropas españolas en Annual tuvo una serie de consecuencias. Crispó a la opinión pública y la prensa y los contrarios culparon de la derrota al gobierno y al ejército lo que produjo un distanciamiento entre los militares y la clase política. El gobierno dimitíó y se formó un gobierno de concentración con Maura. Se inició un proceso parlamentarios para lo que se nombró una comisión en el Congreso encargada de elaborar un informe el Expediente Picasso que contó con la oposición del ejército. La cuestión de Marruecos se convirtió en un factor de crisis política, que llevó a los militares a optar por un Golpe de Estado, dirigido por Miguel Primo de Rivera.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.