Eje cronológico de la primera Guerra Mundial

Share Button
La hora más oscura
Al comienzo del año 1941, el continente europeo estaba dividido en dos grandes zonas sometidas por regíMenes totalitarios: la oriental, controlada por la URSS, y el resto, en manos de las potencias del Eje. La democracia casi había desaparecido del continente salvo en Reino Unido, en algunos países neutrales (Irlanda, Suecia y Suiza) y en Finlandia.Estados Unidos seguía en paz, retraído sobre mismo. A pesar de la simpatía que el presidente Franklin D. Roosevelt sentía por Reino Unido, la mayor parte de la opinión pública de EE. UU. Era aislacionista y reacia a embarcarse en otra guerra en Europa.

La invasión de la URSS

La decisión de Hitler en Junio de 1941 de invadir la Uníón Soviética a pesar del pacto de no agresión fue un grave error táctico.. Convencido de la inminencia de la rendición británica, Hitler creyó que la URSS se derrumbaría al primer asalto. Esperaba así hacerse con las reservas de cereales de Ucrania y los pozos de petróleo del mar Caspio.Los soviéticos retrocedieron, mientras los alemanes avanzaban hasta las inmediaciones de Moscú y cercaban Leningrado; pero el Tercer Reich había extendido los frentes más allá de sus capacidades logísticas. Al.Al igual que ocurriera durante la invasión napoleónica, la meteorología se alió con los rusos. La brutalidad de la ocupación alemana, que consideraba a los eslavos “infrahombres”, impidió a los nazis aprovechar el descontento de muchos soviéticos contra la dictadura estalinista. La violencia nazi fue especialmente cruel por parte de las tropas de las SS, el cuerpo de élite militarizado del partido.

La intervención de Estados Unidos


En Diciembre de 1941, el ataque Japónés contra Pearl Harbor, una base militar norteamericana en una isla hawaiana, precipitó la entrada de Estados Unidos en la guerra. A su vez, Alemania, Italia y sus socios europeos le declararon también la guerra.El ataque Japónés abríó un nuevo frente en el que Estados Unidos combatía del lado del Imperio británico y de China, que sufría la invasión japonesa desde 1937. Sin embargo, la URSS y Japón respetaron hasta casi el final del conflicto su tratado mutuo de no agresión.

La guerra en África


La entrada de Italia en la guerra en la primavera de 1940 abríó un frente africano. Los británicos no tuvieron dificultades para apoderarse de Abisinia, que había sido conquistada por Mussolini en 1935. Pero el mayor problema se produjo cuando el Afrikakorps, una fuerza militar alemana al mando del prestigioso militar Erwin Rommel, acudíó en auxilio de los italianos en Libia. Las tropas del Eje penetraron en Egipto y pusieron en peligro el canal de Suez, la ruta británica hacia la India, y estuvieron a punto de alcanzar los pozos de petróleo de Oriente Próximo, uno de sus objetivos estratégicos prioritarios. La suerte de Egipto, y quizá del Imperio, se libró en la batalla de El Alamein, que acabó con la victoria británica.

El auge de las potencias del Eje


En 1942, las potencias del Eje estaban en su apogeo. El Tercer Reich y sus aliados dominaban un territorio muy extenso, que, como una gran tenaza, se extendía hasta el Cáucaso y los confines de Egipto. Los japoneses, que ya dominaban la parte más poblada de China, se expandían por Indochina, ocupaban Indonesia y se acercaban a la India, minando así las bases del Imperio británico. Parecía que el Eje estaba a un paso del triunfo. Deseosos de ordenar el mundo después de la victoria, un grupo de jerarcas nazis celebró en Enero de 1942 la conferencia de Wannsee junto al lago del mismo nombre, cercano a Berlín. En esa conferencia se decidíó la “solución final”, es decir, el exterminio de los judíos de Europa.


El desembarco de Normandía


A finales de 1943, los tres grandes, Roosevelt, Churchill y Stalin, se reunieron por vez primera en la conferencia de Teherán. Stalin insistíó en la apertura de un segundo frente en Francia, ya que hasta entonces el mayor peso de los combates habían recaído sobre la URSS. A cambio de esto, Stalin se comprometía a declarar la guerra a Japón una vez asegurada la victoria contra Alemania. Mientras tanto, los aliados llevaban a cabo una campaña de bombardeos masivos de las ciudades alemanas, que empezaron a notar los efectos de la táctica empleada por los nazis al comienzo de la guerra. Por fin, en Junio de 1944, mientras los rusos proseguían su avance hacia Alemania, las tropas aliadas desembarcaron en Normandía, al noroeste de Francia, abriendo el segundo frente. La contraofensiva nazi de las Ardenas, en Bélgica, las detuvo temporalmente. Por primera vez se manifestó en Alemania un movimiento de oposición que desembocaría en un atentado fallido contra Hitler. Un grupo de militares implicados fue ejecutado, al tiempo que la policía secreta, la Gestapo, intensificaba la represión en el interior.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.