El triunfo del frente popular. Las elecciones de Febrero de 1936. Para presentarse a las elecciones, los partidos de izquierda (republicanos, socialistas y omunistas) se agruparon en el frente popular,

Share Button

TEMA 8: LA Oposición AL Régimen Y EL FIN DE LA DICTADURA


En muchos sectores era patente un descontento creciente contra el régimen de Primo de Rivera:

– Los republicanos, que se habíanorganizado en la llamada Alianza Republicana.

– Una gran parte de los intelectuales como Unamuno, Ortega y Gasset, Blasco Ibáñez o Menéndez Pidal. Unamuno fue destituído de su cargo de rector de la Universidad de Salamanca y desterrado a Fuerteventura. La oposición en el mundo universitario se centró en las revueltas estudiantiles organizadas por la FUE (Federación Universitaria Española). Las revueltas de los universitarios en el curso 1928-29 acabaron con represiones y con el cierre de la Universidad.

– Los anarquistas, que crearon en 1927 la FAI.

– El PSOE que pasó a la oposición sobre todo a partir de 1929

– Los nacionalistas catalanes: las medidas que había tomado Primo de Rivera contra el uso del catalán en actos públicos, de la bandera etc, hicieron que fuera muy impopular en Cataluña.

– Parte del ejército estaba descontento porque Primo de Rivera favorecía a los militares de Marruecos. La armónía dentro del cuerpo militar se rompíó  y esto favorecíó la caída del régimen.

– Aparte de esta oposición a la caída del régimen también contribuyó la crisis económica que estalló en 1929. El crack de la Bolsa de Nueva York se produjo en Octubre de ese año y dio inicio a lo que se conoce como Gran Depresión. España, al igual que los demás países sufríó sus consecuencias.Primo de Rivera se encontraba cada vez más solo. Alfonso XIII se fue distanciando cada vezmás del dictador, que al final presentó la dimisión en Enero de 1930.

LA “DICTABLANDA” Y EL HUNDIMIENTO DE LA MONARQUÍA


Después de esto Alfonso XIII intentó volver al sistema constitucional anterior a la dictadura, es decir, al sistema de la Restauración y de la Constitución de 1876. Para ello nombró jefe de gobierno a otro militar, el general Berenguer,  pero no encontró casi apoyos. Este gobierno transmitía una imagen de debilidad que popularmente se ridiculizó con el nombre de “Dictablanda”. En Noviembre de 1930 Ortega y Gasset publicó un artículo titulado  “El error Berenguer” en el que criticaba duramente la situación y concluía con la frase “Delenda est Monarchia” (la monarquía debe ser destruida).

De  hecho, gran parte de la oposición se había puesto de acuerdo en el llamado Pacto de San Sebastián (Agosto de 1930), para terminar con la monarquía y que había sido firmado por nacionalistas catalanes,socialistas, republicanos y algunos intelectuales. En Octubre se unieron al pacto PSOE y UGT.

 En Diciembre de 1930 en Jaca hubo un intento de pronunciamiento militar para proclamar la República, pero los dos capitanes que lo promovieron acabaron fusilados  por parte de militares republicanos que no prosperaron de momento (Diciembre de 1930) . 

Berenguer dimitíó en Enero de 1931 y pasó a ser el jefe de gobierno el almirante Aznar.

Se convocaron unas elecciones municipales para el 12 de Abril de 1931. Los resultados fueron más favorables en proporción a los monárquicos que a los republicanos; pero éstos últimos triunfaron indiscutiblemente en las grandes ciudades donde no cabía pensar en las manipulaciones caciquiles, y se consideraron vencedores. Los monárquicos se sintieron derrotados. El mismo Aznar reconocíó el triunfo moral de la República. El 14 de Abril de 1931 salíó de España, y aquel mismo día se proclamaba la  Segunda República. 

T9-SEGUNDA República- 3.2.- EL GOBIERNO DEL FRENTE POPULAR Y EL LEVANTAMIENTO MILITAR


La campaña electoral fue muy tensa. En estas elecciones de 1936 acudíó toda la izquierda unida en una coalición llamada Frente Popular. Incluía a republicanos, comunistas y socialistas. Su programa defendía la concesión de una amnistía para los encarcelados de Octubre, y sobre todo, la aplicación de la política reformista iniciada en el primer periodo de la República.

La derecha en realidad mejoró sus resultados en las dos Castillas, León, Navarra y parte de Aragón, pero la izquierda era mayoritaria en las grandes ciudades y en las regiones del litoral.  Tuvo gran importancia la participación de los anarquistas de  la CNT, que esta vez pidieron el voto para el  Frente Popular. 

Manuel Azaña fue nombrado presidente de la República, y Casares Quiroga, jefe de gobierno.

El nuevo gobierno puso rápidamente en marcha el programa electoral

– Se decretó una amnistía para los detenidos por los sucesos de Octubre de 1934 y se obligó a las empresas a readmitir a muchos obreros despedidos a raíz de las huelgas que se produjeron.

-Se restablecíó el Estatuto de autonomía de Cataluña, mientras se iniciaban las negociaciones para la aprobación de un estatuto para el País Vasco y otro para Galicia.

– Se reanuda la Reforma Agraria, acelerándose el asentamiento de campesinos.

La vuelta de la izquierda agravó el  clima de tensión social:

– Los partidos y los sindicatos de izquierda adoptan posturas revolucionarias: en las ciudades se convocaban huelgas; en el campo se producían ocupaciones de tierra antes de que se decretara su legalidad. Los socialistas, liderados por Largo Caballero radicalizaron sus posturas, hacia la revolución socialista.

–  Los sectores de la derecha reaccionaron negativamente al nuevo impulso reformador. Muchos propietarios de tierras se opónían a la reforma agraria; algunos empresarios industriales cerraron fábricas y expatriaron capitales. La iglesia temía el retorno a la política anticlerical

Entre los partidos de derecha, empezó a tener un fuerte protagonismo Falange Española, dirigida por José Antonio Primo de Rivera. Recurría constantemente a la violencia callejera, utilizando la “dialéctica de los puños y las pistolas” en palabras  del propio José Antonio. Grupos de falangistas formaron patrullas uniformadas y armadas que iniciaron acciones violentas contra los líderes izquierdistas; los enfrentamientos entre militantes de derecha e izquierda se multiplicaron entre Febrero y Julio de 1936.

Este clima de violencia favorecíó que entre los sectores más conservadores de la sociedad empezara a rondar la idea del Golpe de Estado militar como la única solución.

La Preparación del Golpe de Estado:

La conspiración militar llevaba ya meses planeándose

De hecho, ya en Abril de 1936 hubo un primer intento de golpe que fracasó debido a la falta de organización. El gobierno republicano se limitó a dispersar a los militares sospechosos: Franco a Canarias, Mola a Navarra, Goded a Baleares.

Los militares golpistas desde sus nuevos destinos, continuaron adelante con su plan. El General Mola, desde Pamplona, se encargó de dirigir la conspiración y buscar apoyos políticos. El general Franco, desde Canarias, debería volar a Marruecos para ponerse al frente del ejército de África, una fuerza clave para el éxito del alzamiento militar, por ser el mejor preparado.El plan consistía en conseguir que el máximo número cuarteles se pronunciaran simultáneamente por toda España, considerándose claves para el triunfo los de Madrid y Barcelona, así como el ejército africano..

El golpe se precipitó debido al encadenamiento de una serie de acontecimientos. El 12 de Julio de 1936 el teniente Castillo, de la Guardia de Asalto (cuerpo policial creado en la República, de tendencias izquierdistas), fue asesinado. El 14 del mismo mes, secuestraron y asesinaron al líder del Bloque Nacional, José Calvo Sotelo.

El día 17 de Julio las tropas de Marruecos se sublevaron. Al día siguiente hicieron lo mismo numerosos cuarteles españoles. Sin embargo el alzamiento no logró imponerse en las dos ciudades más importantes, es decir, en Madrid y Barcelona, quedando España dividida en dos zonas de prácticamente el mismo tamaño. Esto desembocó en una Guerra Civil que duraría tres largos años.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.