La Segunda República: el bienio radical-cedista. La Revolución de 1934. Las elecciones de 1936 y el Frente Popular.

Share Button





 la segunda república: el bienio radical – cedista. La revolución de 1934.
Las elecciones de 1936 y el frente popular
.Tras las elecciones convocadas en Noviembre de 1933, en la que la derecha se presentó aglutinada en pocos partidos políticos como la CEDA y el PRR, estos partidos obtienen una amplia mayoría. Lerroux forma un gobierno con miembros del partido, exclusivamente. La CEDA, aunque fue el grupo parlamentario más numeroso, en los primeros meses permanecíó al margen. Se aplicó un programa de rectificación de la acción legislativa del bienio anterior. Como ejemplo de ello la reforma agraria quedó paralizada (se detiene el proceso de entrega de tierras a campesinos…), la reforma militar también se detiene (se fija en destinos clave a militares como Goded, Mola o Franco), la política religiosa y educativa se modifica, las Cortes fijan derechos pasivos para el clero y se paraliza el programa de secularización de la enseñanza y también se bloquearon los

Estatutos de autonomía


La CEDA fue un partido que contó con el apoyo de clases medias y populares católicas, dirigido por Gil Robles.
La Renovación Española, dirigida por Calvo Sotelo.
Las juventudes de este partido se identificaban con el sistema de la ideología fascista, con el paso del tiempo aumentó la radicalización política, tras la unificación de los falangistas fusionados con las JONS. La izquierda republicana se une en un nuevo partido Izquierda Republicana (Azaña). El movimiento obrero se radicaliza y el PCE y el PSOE (Largo Caballero)
se unifican para preparar una revolución, la CNT se mantuvo al margen, se suman al frente revolucionario los nacionalistas catalanes (Esquerra).
En Octubre de 1934 tuvo lugar una revolución de la opinión pública contra el sistema establecido. La izquierda pretendía evitar el establecimiento de un régimen totalitario, el 4 de Octubre la revolución se extiende por las ciudades del país. En Asturias la movilización se convirtió en una insurrección armada revolucionaria. La revolución sin embargo fracasa en Madrid, y en Cataluña, Companys el presidente de la Generalitat hizo en un primer momento triunfar la revolución.Se trataba abiertamente de una revolución socialista que hacía el día 12 se sofocó, salvo en Asturias, el Gobierno entregó plenos poderes militares al general Franco que al mando de las tropas de la Legión sofocó la revuelta. Hubo un total de más de 1.300 muertos y el doble de heridos, unos 30.000 detenidos y muchas muertes sin cuantificar y algunos fusilamientos sin juicio, en los primeros momentos del conflicto.La reacción del gobierno de derechas fue el endurecimiento de su política: se suspendíó el estatuto de autonomía de Cataluña y se redactó una nueva Ley de Reforma Agraria, que en la práctica era una verdadera contrarreforma. Las diferencias entre el Partido Radical y la CEDA eran evidentes. Un ejemplo de la orientación de la CEDA fueron los nombramientos que hizo Gil Robles (militares claramente contrarios a la república y la democracia fueron designados para puestos clave en la estructura del Ejército).La crisis definitiva vino con un escándalo de corrupción, el escándalo del Estraperlo, que afectó a altos cargos gubernamentales. Lerroux y el Partido Radical cayeron en un descrédito total. La aparición de nuevos escándalos precipitó el fin de la legislatura y la convocatoria de nuevas elecciones a Cortes en Febrero de 1936.
Estas elecciones son ganadas por la izquierda presentada en El frente Popular (que unía a los partidos de izquierdas), mientras que la coalición de los partidos de derechas no se presentó en un mismo grupo parlamentario.El impacto del triunfo de la izquierda fue fulminante, se líberó a los presos detenidos desde 1934, se decretó una amplia amnistía y se restablecíó el Estatuto catalán y el Parlament, se reanuda la reforma agraria y los nuevos estatutos de autonomía. Manuel Azaña es nombrado Presidente (10 de Mayo), que nombró como Jefe de Gobierno a Casares Quiroga.Mientras, el ambiente social era cada vez más tenso. La izquierda obrera había optado por una postura claramente revolucionaria y la derecha buscaba de forma evidente el fin del sistema democrático.
Desde el mes de Abril se sucedieron los enfrentamientos violentos callejeros entre grupos falangistas y milicias socialistas, comunistas y anarquistas. Mientras la conspiración militar contra el gobierno del Frente Popular avanzaba, el General Mola tomó el mando al frente de la conspiración.
El 12 de Julio era asesinado por extremistas de derecha un oficial de la Guarda de Asalto (el teniente Castillo)
, la respuesta de la izquierda fue el secuestro y asesinato del líder del Bloque Nacional
José Calvo Sotelo. El enfrentamiento era inevitable, el 17 de Julio de 1936 el ejército de Marruecos iniciaba la rebelión contra el gobierno de la República.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.