Metrópolis y territorios coloniales

Share Button

→ CAUSAS DE LA Expansión IMPERALISTA

El imperialismo fue un fenómeno complejo en el que influyeron factores económicos, políticos e ideológicos y en que tuvieron gran influencia motivaciones científicas, religiosas y las rivalidades nacionalistas de los países europeos.

Causas económicas

La expansión territorial de los países europeos fue reducida. El auge del librecambio permitíó que las potencias vendieran su producción industrial en otros países.

Pero a raíz de la depresión comercial  de 1873 se acentuó el  nacionalismo económico y la mayoría de los grandes países industrializados adoptaron políticas proteccionistas.

En las colonias, las metrópolis buscaban el suministro de los recursos económicos de los que carecían. Se pensaba que en este intercambio entre las metrópolis y las colonias permitiría a las primeras un crecimiento ininterrumpido.

En esencia, pues, los móviles económicos del imperialismo fueron de distinta naturaleza: la búsqueda de nuevos mercados para dar salida a los excedentes de la producción industrial; la inversión de capitales  en las colonias a un interés más elevado que en la metrópoli ; y el abastecimiento de materias primas más baratas o que escaseaban en Europa

Factores políticos

Las necesidades económicas de Europa occidental , y en menor medida de Estados Unidos  y Japón. Factores de orden político y estratégico o militar actuaron en muchas de las acciones de la expansión colonial.

  • Los gobiernos de las grandes potencias coloniales mostraron interés permanente por el control y el dominio de rutas cuya importancia estratégica era esencial tanto desde el punto de vista comercial como militar, como los canales de Suez (1869) y de Panamá (1914).
  • A las razones estratégicas se añade el deseo de prestigio o de poder, o simplemente la conveniencia de evitar el fortalecimiento de países rivales.

La expansión imperialista se explico como una defensa de los interés nacionales y se tradujo en la extensión del dominio político sobre otros territorios.


Factores ideológicos

 Junto a las causas económicas y políticas, los factores ideológicos jugaron un papel esencial en la expansión colonial. Con el auge del nacionalismo se expandíó una mística imperialista, mezcla de exaltación de los valores que representa cada nacíón, de voluntad de poder y de sueños de grandeza.

A este patriotismo exaltado y cargado de sentimientos nacionalistas, a menudo agresivos, se añadieron unas connotaciones racistas. Europa proliferaron postulados racistas que afirmaban la superioridad de la raza blanca y su misión “civilizadora” frente a las  “razas inferiores” de los países colonizados. Era una ideología derivada de la aceptación de darwinismo social.

Darwinismo social: Es una teoría social inspirada en la teoría de Charles Darwin de la evolución por la selección natural, pero aplicada a la dinámica de las sociedades. Según esta teoría, las sociedades más desarrolladas tienen la obligación de imponerse a las menos desarrolladas para favorecer la mejora general del ser humano.

Las razones religiosas

El imperialismo también se justificó a través de la necesidad de llevar el cristianismo a pueblos que manténían prácticas religiosas ancestrales.

Las misiones católicas y protestantes protagonizaron una intensa labor evangelizadora y humanitaria. Pero también fueron un medio de legitimación de la expansión imperialista y de imposición de la cultura occidental en los países colonizados por los europeos.

Las motivaciones científicas

Se considero que el avance de la ciencia exigía la exploración de todas las regiones de la Tierra. Los viajes de exploración  y el descubrimiento de zonas inexploradas del interior de África.

Las Sociedades Geográfica, que con frecuencia apoyaron estas expediciones, fueron uno de los focos de propaganda colonial. A través de informes y revistas familiarizaron a la opinión pública con los asuntos coloniales. Las asociaciones coloniales a las que pertenecían políticos, hombres de negocios, intelectuales y escritorios también se esforzaron por difundir entre la opinión pública la ideología colonial.


→ LAS FORMAS DE DOMINACIÓN COLONIAL

La presencia de los europeos en los territorios colonizados supuso el control político, social y cultural y el sometimiento de los pueblos colonizados a los intereses económicos de las metrópolis.

Hubo sistemas de control colonial muy variados. Los más frecuentes fueron las colonias, los dominios, los protectorados y las concesiones.

*Las colonias eran territorios en los que la población indígena estaba totalmente sometida a la potencia colonial, que implantó un gobierno y una administración totalmente europeos.

Un tipo peculiar fueron las colonias de poblamiento, en las que se asentó una numerosa población europea que impuso su lengua, formas de vida e instituciones a semejanza de su país de origen. Un ejemplo carácterístico fue Argelia.

*Los dominios eran específicos del Imperio británico. Se trataba de colonias de poblamiento a las que se les aplicó un sistema de autogobierno. Los poderes del gobernador estuvieron limitados por un gobierno de signado por una asamblea elegida por los colonos. Gozaron de completa autonomía en la política interna, pero la política se decidía en la metrópoli.

*Los protectorados eran territorios coloniales  donde ya existía un Estado soberano con su propia estructura política y cultural. La potencia colonial respetaba, teóricamente , el gobierno y la administración indígena ,pero ejercía el control militar , la dirección de la política interior y la explotación económica.

*Un sistema de control colonial menos visible fueron las concesiones .Un estado cedía temporalmente territorios a una potencia colonial, que los controlaba económicamente pero sin desplazar a ellos ni funcionarios ni militares. El caso más destacado fue China.


→LAS HUELLAS O CONSECUENCIAS DEL IMPERIALISMO

La colonización provocó cambios profundos en la economía, en la cultura, y los modos de vida de los pueblos indígenas.

La explotación económica

Los europeos practicaron lo que se ha denominado la “economía del pillaje”, es decir, el objetivo esencial era explotar al menos coste posible unos inmensos territorios que tenían abundantes recursos naturales.

Los colonos europeos se apropiaron de las tierras, desplazando por la fuerza a los indígenas a las zonas áridas. En otros casos se encerró a los indígenas en reservas.

Las grandes compañías recibieron  de sus metrópolis la concesión gratuita para explotar  las tierras por el sistema de plantaciones dedicadas al cultivo.

El trabajo forzado y la ruina de las actividades artesanales de las poblaciones indígenas por la competencia industrial europea aumento  la miseria de la población sometida a la colonización.

La explotación de los recursos impulsó a las metrópolis a equipar a las colonias.

Generalmente, las metrópolis europeas impusieron sus monedas, sus sistemas de impuestos y elevaron las tarifas aduaneras.

La sociedad colonial

Desde el punto de vista demográfico, la introducción de la medicina permitíó reducir la mortalidad mientras la natalidad tendíó a mantenerse elevada. El crecimiento de la población y el rápido proceso de urbanización, producto no de la industrialización, sino de la miseria rural, provoco el hambre crónica e incremento las tensiones sociales.

Las estructuras sociales fueron alteradas por la creación de fronteras artificiales que nada tenían que ver con la configuración preexistente y que supusieron la uníón o división forzada de grupos tribales y étnicos diferentes. Ello provocó innumerables conflictos políticos, sociales y étnicos, que persisten hoy día.

La acción imperialista impactó profundamente en las mentalidades de las comunidades más primitivas de carácter tribal.

→ EL REPARTO DE ÁFRICA

La expansión imperialista comenzó en África. Hasta 1870 la presencia europea en África se limitaba a una serie de factorías costeras o pequeños enclaves coloniales en las zonas próximas al mar. Pero en el último tercio del siglo se produjo una total ocupación del territorio.
Esta rápida ocupación produjo frecuentes enfrentamientos entre los países colonizadores.


→ ¿QUIÉN DOMINA HOY EL MUNDO? LOS NUEVOS IMPERIALISMOS

El término “imperialismo” ha vuelto a cobrar fuerza ante el incremento de la intervención exterior de las principales potencias, con Estados Unidos a la cabeza. Muchos lo asocian a la reacción ante los atentados del 11 de Septiembre de  2001 en Nueva York y Washington, pero otros señalán que no hay que olvidar que sucede en un contexto de globalización económica.

 Los defensores del intervencionalismo de las potencias esgrimen argumentos como la necesidad de combatir el terrorismo internacional y de extender la libertad, la democracia y los derechos humanos a aquellos países donde no existen. Por eso, lo denominan “imperialismo benévoló”.

Pero los detractores de este proceso piensan que, en el fondo, obedece a razones estratégicas: el intento de las potencias de mantener su posición de dominio y de controlar los recursos de los países del llamado Tercer Mundo.

Tampoco hay que olvidar tampoco el contexto histórico en el que se está produciendo este intervencionismo. Una vez más, se ponen de manifiesto una serie de condiciones históricas en las que se reproduce la hegemonía de Europa, Japón y sobre todo, Estados Unidos en la tecnología, en los medios de comunicación y en el control de los recursos naturales del planeta en una economía globalizada.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.