Reforma agraria liberal 1837

Share Button

LAS DESAMORTIZACIONES


1 Introducción:


La transformación de la agricultura española a lo largo del Siglo XIX fue lenta e insuficiente, hecho que explica en buena medida la marginación de España del proceso de industrialización europeo.–

2. LA CONSOLIDACIÓN DE LA PROPIEDAD PRIVADA DE LA TIERRA:

En la concepción jurídica de los derechos de propiedad de los gobiernos liberales del S.XIX, sobre todo de los progresistas, la propiedad privada de la tierra era la base de la organización capitalista de la economía, por lo que necesitaban eliminar los señoríos, los mayorazgos y las tierras de bienes comunales y de manos muertas, propios del Antiguo Régimen. Así, emprendieron una reforma agraria liberal teniendo en cuenta los problemas agrarios de la época, el rechazo de los campesinos a pagar viejos derechos feudales y la necesidad de una modernización del ejercicio de la agricultura. Esta reforma se divide en varias etapas de las que destacan dos:
1) La reforma agraria de Mendizábal de 1837 a partir de tres medidas: * La disolución de los señoríos jurisdiccionales, aunque el señor seguía siendo propietario y los campesinos pasaron a ser arrendatarios o jornaleros. * La desvinculación, que supónía el fin de los patrimonios ligados perpetuamente a una familia o institución (mayorazgos, fideicomisos…). Otorgaba libertad para venderlos. * La desamortización, práctica para conseguir capital. En 1836, Mendizábal disolvíó las órdenes religiosas (excepto las dedicadas a la enseñanza y a la asistencia hospitalaria) y establecíó la incautación por parte del Estado del patrimonio de las comunidades afectadas. — – Los bienes desamortizados fueron subastados y podían pagarlos en efectivo o mediante el cambio de títulos de deuda pública. Mendizábal pretendía financiar así el ejército liberal, recuperar vales de deuda y reducir el déficit presupuestario del Estado, además de establecer apoyos sociales del liberalismo (los compradores) y, a largo plazo, desarrollar la agricultura con el paso de las tierras a propietarios emprendedores y dispuestos a mejorar las técnicas de cultivo.– – Para contribuir al libre funcionamiento del mercado, también se abolieron los privilegios de la Mesta y se permitíó la libertad de arrendamiento agrario, de precios y de almacenamiento (regulado). 


2) La Ley Desamortizadora de Madoz (1855) sobre bienes del Estado, de la Iglesia, de Órdenes Militares, de instituciones benéficas y de los ayuntamientos (bienes de propios y comunales). Se pretendía conseguir recursos para la Hacienda y para hacer mejoras en el país, asegurar la propiedad como fundamento de la sociedad civil, desarrollar una agricultura comercializada y un mercado a escala estatal e impulsar la modernización económica de España

La tierra pasó a ser una mercancía que podía venderse y comprarse libremente. Gran parte de los ingresos fueron invertidos en la red ferroviaria, clave para fomentar el mercado y la industria.– – El objetivo principal de las desamortizaciones fue liberar las tierras para el desarrollo de la propiedad privada y de la economía de mercado

.– 3. LOS EFECTOS DE LA REFORMA AGRARIA:–

– Con la abolición de los señoríos jurisdiccionales los campesinos aspiraban a ser propietarios de las tierras que cultivaban. Sin embargo, los tribunales solían fallar a favor de la nobleza si los campesinos no presentaban documentos indiscutibles (contratos). Quedaron libres de rentas señoriales, pero su situación mejoró poco. Los campesinos se convirtieron en arrendatarios o asalariados de un propietario privado y el problema del jornalerismo o de los arriendos a corto plazo se agravó.– – La desvinculación de la tierra y las desamortizaciones comportaron una profunda modificación de la propiedad territorial, pues se vendieron miles de propiedades y el número de propietarios aumentó y se diversificó. Ahora bien, la mayoría de compradores, excepto en algunas zonas, eran personas que ya tenían tierras, que dispónían de recursospara adquirirlas y que tenían más interés en conseguir beneficios rápidos y rentas seguras que invertir en la tierra y trabajarlas con criterios de mercado (funcionarios, comerciantes, militares…). Por tanto, fue una buena oportunidad perdida para reformar en profundidad la estructura de la propiedad, crear un buen número de medianos propietarios e incrementar la eficacia de la producción agraria.– – No obstante, la desamortización consiguió financiar las guerras carlistas, paliar la crisis de Hacienda, impulsar la red ferroviaria y aumentar las tierras de cultivo en manos de propietarios interesados en incrementar la producción y la comercialización en los mercados y obtener beneficios. Por tanto, modestamente, se mejoró el rendimiento, aunque más por la expansión del cultivo que por la mejora de las técnicas.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.