4.4. Diversidad cultural en los reinos cristianos de la Edad Media: cristianos.Musulmanes y judíos

Share Button

LA Edad Media: HUELLAS ISLÁMICAS Y HEBRAICAS

Lo acontecido en las tierras hispánicas en los tiempos medievales es básico para comprender numerosos elementos de la España actual. Cristianos y musulmanes mantuvieron una larga disputa en el transcurso de la E.M, pero también se influyeron mutuamente, intercambiando ideas y experiencias de todo tipo. Las comunidades judías alcanzaron un gran desarrollo en las tierras hispánicas.  De ahí la idea tan difundida de que la España medieval fue tierra de confluencia de tres culturas: la cristiana, la musulmana y la hebrea.

Los musulmanes y su legado

Tenían rasgos culturales comunes como la lengua y la religión. Su fácil triunfo, a pesar de que su número era escaso se debíó a la profunda crisis en q se hallaba la monarquía visigoda. Muchos aceptaron la religión musulmana convirtiéndose así en muladíes o renegados. Al –Ándalus fue el nombre dado a la España musulmana y alcanzó cotas de gran esplendor. El poder musulmán de al-Ándalus se fue debilitando llegando a fraccionarse varias veces en un mosaico de reinos de tarifas aunque también se produjeron invasiones unificadoras originarias del norte de África: la de los almorávides en el S. XI, y la de los almohades en el XII. Uno de esos  reinos de tarifas, el de Granada logró sobrevivir hasta finales del S. XV.

Legado:


  • Lengua y topónímiá


  • Actividades económicas

    • Agricultura: huertas y vegetales.
    • Desarrollo de las prácticas comerciales.
    • Desarrollo industrial: textil (seda), papel, cuero
  • Campos artísticos:


    mezquita y palacios
  • Terreno cultural
    • Sirvió de enlace con la cultura antigua occidental y oriental
    • Numeración arábica
    • Desarrollo de la medicina
    • Vida cotidiana: gastronomía.

Los judíos:


No se conoce bien su origen más lo cierto es que los judíos eran una minoría destacada aunque también perseguida en tiempos visigóticos. Posteriormente se desarrollaron las juderías en al-Ándalus, pero también en los diversos reinos cristianos. Se dedicaban al mundo financiero, eran  médicos y traductores.  La hostilidad e los cristianos hacia los judíos se basaba tanto en aspectos religiosos (hebreos eran considerados deicidas)  como sociales (molestaba la actuación de los judíos como prestamistas y recaudadores de tributos). Pese a todo, cristianos y judíos pudieron convivir en paz durante la gran parte de la E.M. Muchos judíos, para salvar su vida y su hacienda, aceptaron la conversión al cristianismo. Estos conversos eran los “cristianos nuevos”, vistos con recelo por los cristianos viejos. Teóricamente, el judaísmo desaparecíó del solar Ibérico en 1492.


LA Edad Media: HUELLAS ISLÁMICAS Y HEBRAICAS

Lo acontecido en las tierras hispánicas en los tiempos medievales es básico para comprender numerosos elementos de la España actual. Cristianos y musulmanes mantuvieron una larga disputa en el transcurso de la E.M, pero también se influyeron mutuamente, intercambiando ideas y experiencias de todo tipo. Las comunidades judías alcanzaron un gran desarrollo en las tierras hispánicas.  De ahí la idea tan difundida de que la España medieval fue tierra de confluencia de tres culturas: la cristiana, la musulmana y la hebrea.

Los musulmanes y su legado

Tenían rasgos culturales comunes como la lengua y la religión. Su fácil triunfo, a pesar de que su número era escaso se debíó a la profunda crisis en que se hallaba la monarquía visigoda. Muchos aceptaron la religión musulmana convirtiéndose así en muladíes o renegados. Al –Ándalus fue el nombre dado a la España musulmana y alcanzó cotas de gran esplendor. El poder musulmán de al-Ándalus se fue debilitando llegando a fraccionarse varias veces en un mosaico de reinos de tarifas aunque también se produjeron invasiones unificadoras originarias del norte de África: la de los almorávides en el S. XI, y la de los almohades en el XII. Uno de esos  reinos de tarifas, el de Granada logró sobrevivir hasta finales del S. XV.

Legado:


  • Lengua y topónímiá


  • Actividades económicas

    • Agricultura: Huertas y Vegetales
    • Desarrollo de las prácticas comerciales.
    • Desarrollo industrial: Textil (seda), Papel, Cuero
  • Campos artísticos: mezquita y palacios


  • Terreno cultural

    • Sirvió de enlace con la cultura antigua occidental y oriental
    • Numeración arábica
    • Desarrollo de la medicina
    • Vida cotidiana: gastronomía.

Los judíos:


No se conoce bien su origen más lo cierto es que los judíos eran una minoría destacada aunque también perseguida en tiempos visigóticos. Posteriormente se desarrollaron las juderías en al-Ándalus, pero también en los diversos reinos cristianos. Se dedicaban al mundo financiero, eran  médicos y traductores. La hostilidad e los cristianos hacia los judíos se basaba tanto en aspectos religiosos (hebreos eran considerados deicidas)  como sociales (molestaba la actuación de los judíos como prestamistas y recaudadores de tributos). Pese a todo, cristianos y judíos pudieron convivir en paz durante la gran parte de la E.M. Muchos judíos, para salvar su vida y su hacienda, aceptaron la conversión al cristianismo. Estos conversos eran los “cristianos nuevos”, vistos con recelo por los cristianos viejos. Teóricamente, el judaísmo desaparecíó del solar Ibérico en 1492.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.