Constitución del ferrocarril en el gobierno liberal

Share Button
Evolución ​política, ​partidos ​y ​conflictos.
a) Las ​regencias. ● Regencia ​de ​María ​Cristina: ​1833-1840. ​La ​regente ​se ​atrajo ​a ​los ​liberales ​más moderados ​con ​la ​promulgación ​del ​“Estatuto ​Real”, ​una ​pseudo ​constitución mínimamente ​liberal ​y ​casi ​semi ​absolutista. ​El ​jefe ​del ​gobierno ​fue ​Martínez ​de ​la Rosa, ​que ​no ​logró ​evitar ​la ​guerra ​civil ​carlista. ​Ante ​la ​oposición ​de ​los ​liberales progresistas ​que ​no aceptaban ​el ​estatuto ​real ​y ​buscaban ​una ​constitución ​nueva ​o volver ​a ​la ​de ​Cádiz, ​la ​regenta ​nombró ​jefe ​del ​gobierno ​a ​Mendizábal ​y ​echó ​a Martínez ​de ​la ​Rosa. ​Como ​Mendizábal ​llevó ​una ​política ​de desamortización ​y desvinculación ​de ​señoríos, ​la ​reina ​le ​destituye. ​En ​Agosto ​de ​1836 ​se ​sublevaron los ​sargentos ​de ​La ​Granja ​y ​obligaron ​a ​la ​regente ​a ​derogar ​el ​Estatuto ​Real ​y ​a restaurar ​la ​Constitución ​de ​1812, ​e ​iniciar ​un ​nuevo ​proceso ​constituyente ​que ​llevó a ​la ​aprobación ​de ​la ​Constitución ​de ​1837. ​Una ​vuelta ​de ​los ​moderados ​al ​poder electoralmente ​hizo ​que ​los ​progresistas, ​apoyándose ​en ​el ​carismático ​general Espartero, ​dieran ​un ​nuevo ​golpe ​de ​estado ​en ​1840.● Regencia ​de ​Baldomero ​Espartero: ​1840-1843. ​Espartero ​se ​hizo ​el ​regente ​y ​expulsó a ​María ​Cristina. ​Su ​progresismo ​asustó ​a ​los ​moderados ​y ​el ​general Narváez, ​a finales ​de ​1843, ​dió ​un ​golpe ​de ​estado ​en ​Torrejón ​y ​expulsó ​a ​los ​progresistas ​del poder ​y ​Espartero ​tuvo ​que ​huir ​al ​exilio. b) La ​década ​moderada: ​1844-1854. ​Narváez ​adelantó ​la ​mayoría ​de ​edad ​de ​Isabel
​II, siendo ​la ​reina ​efectiva ​a ​los ​15 ​años. ​Promulgó ​la ​Constitución ​de ​1845, ​que ​fue ​un retroceso ​frente ​a ​la ​anterior. ​Establecíó ​una ​semidictadura ​personal ​y ​dió ​gran ​poder a ​la ​iglesia. ​La ​corrupción ​generalizada ​y ​el ​desgaste ​dieron ​rebeliones ​campesinas contra ​el ​poder, ​apoyadas ​por ​los ​progresistas ​que ​a ​su ​vez ​conspiran. c) El ​Bienio ​Progresista: ​1854-1856. ​En ​1854, ​se ​dió ​la ​Vicalvarada, ​que ​fue ​un ​golpe ​de estado ​de ​los ​generales ​O’Donnell ​y ​Serrano ​en ​Vicálvaro, ​al ​servicio ​de ​los progresistas. ​Vuelve ​Espartaro ​y ​vuelven ​entonces ​las ​libertades ​y ​se ​promulga ​una nueva ​constitución ​en ​1856, ​que ​no ​llegó ​a ​estar ​en ​vigor ​por ​otro ​golpe ​de ​estado ​de O’Donnell, ​que ​se ​volvíó ​al ​servicio ​de ​los ​moderados. d) Los ​últimos ​años ​de ​Isabel ​II: ​1856-1868. ​O’Donnell ​va ​a ​gobernar ​con ​un ​nuevo partido:
El ​Uníón ​Liberal. ​Restablecíó ​la ​constitución ​de ​1845. ​Mientras ​duró ​la prosperidad ​no ​hubo ​problemas ​y ​hubo ​una ​política ​exterior ​imperialista ​en Hispanoamérica, ​Marruecos ​y ​Asía. ​Al ​morir ​O’Donnell ​le ​sustituyó ​Narváez, ​que ​tuvo que ​hacer ​frente ​a ​la ​crisis ​económica ​de ​1866, ​llevando ​al ​descontento ​a ​los progresistas, ​que conspiran ​con ​el ​general ​Prim ​y ​triunfarán ​en ​1868. e) Los ​partidos ​políticos: ​
moderado ​y ​progresista.
● Partido ​moderado. ​Lo ​forman ​la ​alta ​burguésía ​y ​la ​nobleza ​liberal, ​partidarios ​del orden ​público ​y ​un ​estado ​centralizado ​en ​Madrid. Establecíó ​el ​sufragio ​censitario, por ​el ​que ​votaban ​sólo ​las ​grandes ​fortunas ​para ​evitar ​que ​las ​clases ​populares accediesen ​a ​las ​cortes. ● Partido ​progresista. ​Lo ​forman ​la ​pequeña ​burguésía, ​clases ​medias, ​artistas, intelectuales ​(Larra). ​Les ​apoyan ​las ​clases ​populares ​formadas ​por ​artesanos urbanos ​y ​campesinos. ​Buscan ​la ​soberanía ​nacional ​a ​través ​del ​sufragio ​censitario pero ​reduciendo ​el ​nivel ​económico ​necesario ​para ​votar. ​Por ​estas ​razones ​no ​es democrático. (?¡¿)El ​Estatuto ​Real ​era ​una ​carta ​otorgada ​o ​constitución ​incompleta. ​En ​ella ​el​rey ​gobierna ​sin las ​cortes, ​no ​recoge ​declaración ​de ​derechos ​ni ​libertades ​de ​los ciudadanos ​y ​es ​un retroceso ​respecto ​a ​la ​Constitución ​de ​Cádiz. La ​Constitución ​de ​1837. Es ​de ​carácter ​progresista ​y ​promulgada ​por ​Espartero. ​Reconoce ​la ​soberanía ​nacional, ​la libertad ​de ​prensa ​y ​no ​concede ​la ​libertad ​religiosa ​(como ​en ​la ​de ​1812), ​pero ​reconoce ​por
primera ​vez ​el ​poder ​de ​los ​ayuntamientos ​,para ​que ​los ​vecinos ​pudiesen ​elegir ​a ​sus alcaldes ​y ​concejales, ​y ​rebaja ​el ​nivel ​de ​renta ​del ​sufragio ​censitario. ​Reconocía ​también ​la Milicia ​Nacional ​de ​voluntarios ​populares ​o ​milicianos ​para ​defender ​el ​régimen ​liberal. La ​Constitución ​de ​1845.
La ​nueva ​constitución ​negaba ​que ​la ​soberanía ​nacional ​residiera ​solamente ​en ​el ​pueblo, sino ​que ​era ​dual, ​residía ​en ​las ​Cortes ​y ​en ​el ​rey, ​el ​cual ​aumentaba ​su ​poder ​y ​tenía derecho ​de ​veto ​en ​las ​Cortes. ​Las ​Cortes ​serían ​bicamerales: ● Congreso. ​Con ​diputados ​elegidos ​por ​sufragio ​censitario, ​muy ​restringido ​a ​los ​más ricos. ● Senado. ​Compuesto ​por ​senadores ​vitalicios ​elegidos ​por ​el ​rey. ​En ​esta ​constitución se ​limitaron ​considerablemente ​las ​libertades ​individuales.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.