Paises influenciados por la revolucion francesa

Share Button

En 1789, Francia estaba sumida en una profunda crisis, política, económica y social:
Durante los años previos, hubo un período de malas cosechas que provocó el alza de los precios de los alimentos, se produjo un gran descontento popular, provocado por las hambrunas generalizadas.
La burguesía que se había enriquecido por el crecimiento económico de los últimos años, se mostraba descontenta por su marginación política, ya que sólo los privilegiados podían tener cargos importantes. Aunque la nobleza también estaba incómoda, ya que la monarquía absoluta, la había llevado a la corte y a perder gran parte de su poder político y económico.
El triunfo y la difusión de las ideas ilustradas generaron una corriente de crítica a la situación existente.
Finalmente, la monarquía estaba sumida en una profunda crisis financiera provocada por los elevados gastos del Estado y de la corte.

La Revolución Francesa se inició como una revuelta de la aristocracia.
Los ministros de hacienda del rey, ven como única vía para solucionar la crisis financiera, crear un impuesto que paguen todo los estamentos.
Los privilegiados (nobleza y clero)
se negaron a pagar impuestos y exigieron al rey Luís XVI que convocase los Estados Generales.
Esta convocatoría exigía un proceso electoral para elegir a los representantes de cada uno de los estamentos. Durante el cual se redactaron los “cuadernos de quejas” para conocer que exigía cada grupo:

La nobleza y el clero rechazan el absolutismo. La burguesía los privilegios. El campesinado con tierras los altos impuestos. El campesinado sin tierras aspira a tenerlas.
Los representantes de los grupos privilegiados piden reuniones por separado y voto por estamento.

Mientras los representantes del tercer estado (burguesía y campesinado) exigieron la doble representación, la deliberación conjunta y el voto por persona.

En esos momentos, estaba en juego la idea de soberanía nacional, es decir, admitir que el conjunto de los diputados de los Estados Generales representan la nación.

Los diputados del tercer estado se quieren constituir en Asamblea como medida de rechazo al voto por estamento, que pedían los representantes de los estamentos privilegiados.
Como se les niega al acceso a la sala de las reuniones, se reunen en el frontón, donde llevan a cabo el juramento del juego de la pelota (20 de junio de 1789) y constituyen la Asamblea Nacional, acordando no salir hasta no haber elaborado una Carta Magna.
El 9 de julio se comienza a elaborar la Constitución, por lo que la Asamblea Nacional se convierte en Asamblea Constituyente y a partir del día 28 toma el gobierno de Francia.
Ante la amenaza de una reacción de las clases privilegiadas, incitan al pueblo a la sublevación y el 14 de julio de 1789 se produce en París la toma de la Bastilla (cárcel política y uno de los grandes símbolos del Antiguo Régimen). En el campo se producen violentos altercados antiseñoriales, inaugurándose la etapa conocida como del Gran Miedo.
Con la toma del gobierno, los sublevados comienzan a tomar las primeras decisiones como:
La abolición jurídica del Antiguo Régimen (4 de agosto)

La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (26 de agosto)La Constitución civil del clero, es decir la separación entre Iglesia y Estado (1790)
Con la aprobación de la Constitución en 1791, la Asamblea Constituyente pasa a denominarse Asamblea Legislativa.

La aprobación de dicha Constitución va a provocar grandes cambios en la Francia revolucionaria, a todos los niveles (político, económico y social).
El absolutismo como forma de gobierno, pasa a una Monarquía Constitucional, con división de poderes (el ejecutivo para el rey, el legislativo para la Asamblea y el judicial para los jueces elegidos por el estado).Sufragio censitario.Derecho a la propiedad.Libertad económica.Desamortización de los bienes eclesiásticos.Debido a estos recortes en el poder político, el rey Luis XVI no acepta la Constitución y escapa a Austria para dirigir la contrarrevolución, pero al intentarlo es capturado y encarcelado.
El gobierno procede a la confiscación de los bienes de los nobles huidos y se declara la guerra a Austria (abril de 1792).
El 20 de septiembre de 1792 el ejército francés derrota al autríaco en la batalla de Valmy.
En esas fechas se celebran elecciones y el nuevo gobierno recibe el nombre de Convención Nacional (caracterizado por un régimen dictatorial)
Las primeras medidas adoptadas por el nuevo gobierno son:
Elaborar una nueva Constitución.Suprimir la monarquía. Cambiar el calendario.Proclamar una nueva forma de gobierno: la República.
Durante este período se desarrollarán 3 etapas de gobierno bien distintas:
Facción moderada con Danton a la cabeza. Durante su gobierno se juzga y se condena a muerte a Luis XVI (21 de enero de 1793). Este hecho provoca el aumento de las tensiones internas y el desafío de las monarquías europeas.
Danton pretende una política expansionista que provoca una primera coalición europea (Gran Bretaña, Austria, los Estados alemanes, el Piamonte-Cerdeña, el Vaticano y España) se unirán para luchar contra el gobierno revolucionario francés, el cual conseguirá importantes derrotas al principio, debido a la mala preparación de su ejército, formado en su mayoría por campesinos.
El levantamiento de los campesinos de la Vendee que estaban a favor del rey, junto a otros problemas internos, llevo a la caída y ejecución del gobierno girondino que es sustituído por el jacobino.
Estan a favor de un gobierno radical con Robespierre a la cabeza que proclamó el Terror entre los enemigos de la República.
Se elabora una nueva Constitución (junio de 1793) que debido a los problemas internos y a la guerra nunca llegó a entrar en vigor.
Las dificultades económicas e internas provocan la caída del gobierno jacobino, y Robespierre y los suyos son guillotinados.
En el mes de termidor (julio) se produce un golpe de Estado que depone a los jacobinos e instaura un gobierno de transición caracterizado por una burguesía más moderada.
Esta es la fase más moderada, donde la burguesía conservadora se beneficiará frente al resto de las clases sociales.
Se aprueba una nueva Constitutición en agosto de 1795 caracterizada por:
Se restablece el sufragio censitario.Se recortan las conquistas sociales de los jacobinos.El poder ejecutivo se confió al Directorio, órgano de gobierno compuesto por cinco miembros.Estos cambios en la forma de gobierno, así como la pérdida de poder político y social, provocó graves altercados internos. A lo que había que sumar la guerra con los países europeos absolutistas.
Por todo ello, el directorio le pide ayuda al ejército para aplastar las manifestaciones, y Napoleón Bonaparte actúa con mano firme.
Napoleón pide al Directorio que le encargue la lucha con los austríacos, y de esta manera se hace con el control del ejército. Tras varias campañas exitosas en Europa, incluso en Egipto, vuelve a Francia y el 9 de noviembre de 1799 (el 18 de Brumario según el calendario revolucinario)
da un golpe de estado y se hace con el poder político de Francia.
Napoleón es proclamado cónsul junto a otros dos (Sieyes es uno de ellos).
Al igual que los gobiernos anteriores, una de las primeras medidas adoptadas es la creación de una nueva Constitución que entra en vigor el 13 de diciembre de 1799. Donde sustituye al antiguo Directorio por el Consulado, ahora serán sólo tres los miembros que tienen el poder legislativo en sus manos, aunque en realidad, es Napoleón quien propone y los otros dos miembros acatan lo que él dice.
Las medidas más importantes adoptadas en esta etapa son:
Orden y estabilidad en política interior.Mantiene los cambios más importantes derivados de la Revolución: para reafirmar la nación francesa y forjar un Estado centralizado.
Reforma la administración y promulga el Código Civil (1804)Desarrolla un sistema educativo nacional.
Firma un concordato con la Santa Sede para regular las relaciones entre el Estado y la iglesia.
En 1804
Napoleón es coronado como emperador de los franceses.
Emprende a partir de este momento una nueva política exterior: la expansión imperialista.
La cual se desarrollaba en dos niveles:

Territorial


Expansión por Europa y formación de un imperio francés.

Ideológica

Expansión del liberalismo político.La reacción nacionalista antifrancesa y la formación de la segunda coalición (Gran Bretaña, Austria, Portugal, Turquía, Rusia y el reino de las Dos Sicilias) contra Napoleón. Provocaron el declive y la derrota en Waterloo en 1815. Y como consecuencia de ello la vuelta al sistema absolutista en Francia y a las fronteras previas a la revolución.

La importancia de la Revolución francesa, no quedó limitada en el momento de su caida, sino que sus repercusiones tanto positivas como negativas, tendrán un efecto histórico que se extenderá por toda Europa y llegará a otras partes del mundo a lo largo de los siglos XIX y XX.
A continuación citaré algunas de las consecuencias más importantes y trascendentes que nos ha dejado este período revolucionario.
Supuso el fin de la monarquía absoluta en Francia, y la pérdida de los privilegios de la Iglesia y la nobleza.
Se impulsó la redacción del código napoleónico para toda Francia que contemplaba la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos y definía un sistema judicial (presunción de inocencia, abogado de oficio,…) que se extenderá a otros lugares de Europa.
Se consigue la existencia de la libertad de expresión y religiosa que abrirá el camino para la separación entre Iglesia y Estado, indispensable para el funcionamiento de un régimen liberal o democrático.
Tras la revolución, el Antiguo Régimen persiste y las potencias absolutistas vencen a Napoleón.
Se forma la Santa Alianza con el objetivo de defenderse de posibles rebrotes revolucionarios.
Pero la expansión de las ideas liberales que surge durante la revolución y que serán el germén de las numerosas revoluciones liberales que se desarrollarán a lo largo del siglo XIX, no podrán aplastarlas las naciones absolutistas, que van a ir perdiendo paulatinamente poder, y los vestigios de Antiguo Régimen desaparecerán antes de que el siglo finalice.

Tras la derrota de Napoleón en Waterloo las potencias vencedoras se reunirán en 1815 en Viena, para imponer de nuevo el absolutismo y el Antiguo Régimen, haciendo tabla rasa de la revolución y como si ésta no hubiera existido.
En el orden político en Viena se restaura el mapa de Europa anterior a la revolución y los soberanos absolutistas ocupan de nuevo sus tronos. Éstos, para evitar que se repitiera un proceso revolucionario similar formaron una alianza militar para restaurar el absolutismo allá donde peligrase, era la Santa Alianza. Pero la Historia demuestra que no se puede ir contracorriente, las ideas de la revolución han prendido fuerte en Europa, y aunque los reyes absolutistas impongan las monarquías de derecho divino, éstas tienen que hacer concesiones y aceptar parte de las conquistas revolucionarias (igualdad ante la ley, eliminación de privilegios fiscales…).
La Restauración del orden antiguo es sólo un episodio y la conquista del poder por la burguesía era inevitable.

En lo económico y social, volver al Antiguo Régimen es, sencillamente, imposible; la burguesía, motor de la sociedad no tolera la intromisión del Estado en economía más allá de lo razonable, (manteniendo de esta manera el liberalismo económico desarrollado en el siglo anterior por Adam Smith) y la revolución industrial al extenderse por el continente acaba definitivamente con la sociedad estamental.


Las dos ideas básicas que van a tener en cuenta los vencedores de Napoleón en su reunión en Viena van a ser:
  • la restauración en su trono de los legítimos gobernantes, destituidos por la revolución o por Napoleón.
  • la idea de equilibrio entre las potencias europeas, idea esta última muy querida por Inglaterra.
Una corriente política emergente en Europa y nacida de la revolución es el nacionalismo, no se tendrá en cuenta y así no se atenderán las aspiraciones nacionales de los pueblos, esto a la larga acabará con la Restauración.
Como se puede apreciar, las potencias que llevaron a cabo el Congreso de Viena fueron las más beneficiadas en la creación de las nuevas fronteras que salen de dicho Congreso.
Aunque muy relacionado con el Congreso de Viena no hay que confundirlo con él.
La Santa Alianza fue una creación personal del zar Alejandro I, preveía una unión de monarcas cristianos para salvaguardar el absolutismo y las fronteras internacionales salidas del Congreso, el planteamiento vago del zar tomará cuerpo con las ideas del canciller austríaco Metternich, según esta alianza es legal la intervención militar en cualquier estado donde peligre el absolutismo.
Gran Bretaña prefiere mantenerse fuera de esta asociación, lógicamente no es una monarquía absolutista, pero impulsa la creación de la Cuádruple Alianza, una unión militar entre Austria, Prusia, Rusia e Inglaterra. A la que posteriormente se le unirá la Francia absolutista, pasándose a llamar Quíntuple Alianza.
En la práctica tanto la Santa Alianza como la Quíntuple Alianza son el brazo armado del Antiguo Régimen y, servirán de
«apagafuegos revolucionarios».
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.