Por que se alcanzo el equilibrio entre las grandes potencias del Siglo XVIII

Share Button

 En las conversaciones de Versalles, Francia insistía en adueñarse de la orilla izquierda del río Rhin para dificultar en el futuro una posible invasión alemana, pero Gran Bretaña no la veía necesaria ya que le parecía suficiente con la reducción del ejército Alemán de un millón a cien mil hombres. En cuanto a Estados Unidos e Italia, ambos argumentaban que si Francia ocupase la orilla izquierda del Rhin se privaría a Alemania de su principal zona industrial lo que fomentaría a el sentimiento de revancha germano en un futuro próximo. Al final, quedó dividida Renania en tres zonas en cada una de las cuáles la ocupación tendría una duración diferente y al desocuparlas se convertirían en zonas desmilitarizadas. Por lo que se refiere al Sarre, la decisión fue separarlo de Alemania durante 15 años una vez transcurridos convocar un plebiscito sobre el futuro.  En cuanto a Alsacia y Lorena, pasaron de nuevo a manos de Francia. También se reconstruyó Polonia gracias a la revolución de Posnania y Alta Silesia. Igualmente, Danzig fue reconocida como ciudad libre ya que Alemania perdíó su unidad territorial con lo que la Prusia Oriental quedó separada del resto del país por el denominado corredor palacio. Por último, Alemania se vio obligada a devolver el norte de Schleswig a Dinamarca. En el tratado de Versalles, se prohibíó además de manera explícita cualquier tipo de uníón entre Austria y Alemania. Por lo que se refiere a las cláusulas económicas ante la insistencia francesa, Alemania tenía que pagar todos los desperfectos causados, se fijaron 220.000 millones de Marcos. Esto provocó el descontento de EEUU que consideraba una medida de incitación al revanchismo alemán ya que consideraba que este país no estaba en condiciones de hacer frente a los gastos.  


En el tratado de Saint-Germain se regularon las condiciones de la paz con Austria. Los austríacos

tuvieron que devolver Galitzia a Polonia; cedieron la regíón de Bohemia y Moravia a

Checoslovaquia. Además, Yugoslavia se quedó con Bosnia, Croacia y Eslovenia.

Como resultado de todo ello, Austria se convirtió en un pequeño estado entre el Danubio y los

Alpes. Surgiendo de su antiguo Imperio dos nuevas naciones: Yugoslavia y Checoslovaquia.

También, fue abolido el régimen imperial convirtiéndose Austria en una república.


Las distintas modalidades de organización podemos clasificarlas en dos sistemas: el Sistema de
Administración Británico y el francés.
En el Sistema Británico se pueden analizar tres variantes.
A) El autogobierno “dominio”. Este sistema se establecíó en colonias con alto porcentaje de
poblamiento europeo. Los dominios poseían parlamento propio y un gobierno autónomo,
aunque solo limitado a la política interior ya que la exterior quedaba en manos de Londres. Un
ejemplo de este tipo era Canadá.
B) El protectorado. En este sistema el gobernador o representante de la metrópoli
administraba la colonia valíéndose de jefes indígenas. Esto solo era posible en territorios
donde antes de la colonización ya existía una importante organización política indígena como
era el caso de Egipto como era el caso de Egipto.


En esta zona Francia ya ocupaba Argelia desde 1830 cuando Carlos X decidíó conquistarla. Pero
será la apertura del Canal de Suez en 1869 la que incremente la importancia de la zona al
convertirla en ruta obligada entre el Atlántico y el Índico.
De este modo los intereses de Francia e Inglaterra se centraron en Túnez y Egipto
aprovechando la decadencia del Imperio Turco. Los ingleses reforzaron su posición al comprar
el 40% de las acciones del Canal y recibir Chipre como recompensa por la ayuda prestada a
Turquía en su guerra contra Rusia. Por ello los británicos aceptan que Francia intervenga y
conquiste Túnez mientras Inglaterra hace lo propio en Egipto utilizando como pretexto un
levantamiento antieuropeo en Alejandría en 1882.
En cuanto a Marruecos, era un territorio deseado por Francia frente a la oposición de
británicos, alemanes, españoles e italianos. Habrá que esperar a comienzos del Siglo XX para
que se establezcan acuerdos anglo-franceses. En 1904 se firma el primer acuerdo contra el
afán colonialista de Alemania. El segundo acuerdo se firma en 1906 en Algeciras y fruto del
mismo nacerá el protectorado hispano-francés en territorio marroquí. Finalmente, Italia ocupó
Libia en 1911 con lo que las conquistas mediterráneas de las potencias europeas se
complementaron.


Hacia 1870 tenían posesiones en esta zona varios países: Portugal, Francia, Inglaterra y España,pero casi todas se reducían a la franja costera e islas. En la vertiente atlántica la penetración colonial se hizo a través de tres grandes ríos:

– El Senegal. Sirvió de ruta a los franceses.

– El Níger. Utilizado por los ingleses.

– El Congo. Empleado como vía de acceso por varias naciones.

Precisamente en la regíón del río Congo se produjeron problemas entre las grandes potencias.

En la margen izquierda se establecíó Stanley, tomando posesión en nombre de Leopoldo II de Bélgica; en la margen derecha se asentó Brazza en nombre de Francia; y al mismo tiempo los

portugueses se afianzaron en la zona de la desembocadura del río.A todo ello se unían las ambiciones de ingleses y alemanes. Para solucionar este problema, Bismark convocó la Conferencia de Berlín (1885) donde se determinó la creación de un Estado libre del Congo, en realidad controlado por los belgas; se delimitó también la zona francesa en

la orilla derecha y se dibujó otra zona que quedaría bajo control internacional. Por el contrario, los ingleses solo controlaron en la zona Sierra Leona, Costa de Oro y Nigeria.


Hacia 1870 el único país que manténía posesiones importantes en Asía era Inglaterra, que contaba con la India como centro de sus posesiones en esa parte del mundo. Junto a las colonias inglesas hay que citar las Indias Holandesas (Indonesia) y algunos enclaves de Francia y Portugal. En cuanto a Oceanía, Inglaterra tenía en Australia una colonia penitenciaria que paso en 1830 a una administración civil cuya base económica era la ganadería y la repoblación agraria. También en Nueva Zelanda había asentamientos de colonos y misioneros británicos. Con la apertura del Canal de Suez el acceso a tierras asíáticas era mucho más fácil. Así Francia, se lanzó a un afianzamiento de sus posesiones. Con todos los territorios que Francia tenía formará la “Uníón Indochina”. Ante la expansión francesa crecíó el recelo de Inglaterra que ocupará Birmania y Malasia. El resultado fue que en la península de Indochina tan solo Siam se libró de la ocupación extranjera al convertirse en un estado-tapón entre las posesiones francesas e inglesas. Por su parte el avance ruso, por el noroeste de la India, también preocupó a Inglaterra impulsándola a establecer el estado-tapón de Afganistán. En cuanto al Imperio Chino se encontraba debilitado a partir de la guerra del opio que finalizó con el Tratado de Nankín el emperador chino tuvo que ceder Hong-Kong a los ingleses y permitir en su territorio la existencia de puertos francos controlados por casi todas las potencias coloniales.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *