¿Quien apoyo al bando republicano?

Share Button

La Guerra Civil española (1936-1939):


La sublevación militar del 18 de Julio de 1936 se produjo por la incapacidad del gobierno del Frente Popular que no estaba dando solución a la crispación y las radicalizaciones sociales y políticas. El detonante fue el asesinato del parlamentario de la derecha, Calvo Sotelo, por militantes de izquierda. Los que apoyaron esta sublevación fueron los grupos conservadores y de derecha (Falange Española, CEDA, monárquicos, altos oficiales del ejército y la jerarquía eclesiástica) y la población católica. Esta sublevación fue un fracaso pero produjo la división de España en dos bandos: Frente Popular o republicanos y los sublevados o nacionales.Con respecto al territorio, se situaron a favor de los sublevados: Castilla la Vieja, Galicia, Navarra, Canarias, Baleares, Andalucía occidental, parte de Aragón, Ceuta y Melilla y los territorios de África. Y a favor de los republicanos: toda la zona mediterránea, desde Cataluña hasta Gibraltar, Castilla la Nueva, Extremadura y todo el norte peninsular, excepto Galicia. La mayor parte de la España rica, industrial y minera quedó del bando republicano;
Y la agrícola del bando nacional. Los republicanos contaron con el ejército del aire y la marina, los nacionales fueron apoyados por el de tierra. Durante la guerra
Franco no hizo política ni reformas, su prioridad era la de ganar la guerra y las ciudades que conseguían, les impónía la ley militar. Por el contrario, el bando republicano si realizó reformas sociales, políticas…, lo que le condujo a una disputa interna.EEUU no firmó el pacto de no intervención que firmaron 27 países, la mayoría europeos, por lo que EEUU proporciónó recursos energéticos al bando nacional y Alemania, Italia y Portugal, incumplieron el trato ayudando con aviones, tanques, armas y personal humano a los nacionales.

La URSS ayudará al bando republicano con armas, tanques, aviones, auque este armamento estaba obsoleto. Además este bando recibirá la ayuda de las brigadas internacionales y de las milicias, en las cuales participan también mujeres, defendiendo pueblos y ciudades.La Guerra Civil española se puede dividir en cuatro etapas:-

La batalla de Madrid;

el principal objetivo de los sublevados era ocupar Madrid pero, ante el fracaso las tropas sublevadas intentaron cortar las vías de comunicación, aunque fueron derrotadas en las batallas del Jarama y de Guadalajara.

La guerra en el norte;

los sublevados lanzaron ofensivas en el norte, donde salieron victoriosos, destacando las batallas de Brunete y la de Belchite y los bombardeos por la aviación Cóndor alemana en poblaciones como Durango y Gernika. –

El avance hacia el Mediterráneo;

el gobierno de Negrín reorganizó el ejército. Franco llegó al Mediterráneo, dividiendo al territorio republicano en dos. Se produce la batalla del Ebro, que determinó el inicio del final de la guerra.-

El fin de la guerra;

los sublevados consiguen ocupar Cataluña, pero Madrid sigue resistiendo. Francia y Reino Unido reconocieron el gobierno de Franco, por lo que el 1 de Abril se entrega Madrid y finaliza la guerra. La evolución política durante la guerra:
en el bando republicano se desencadenó un proceso revolucionario y el poder se repartíó en múltiples juntas, milicias, consejos y organismos que, a nivel regional, provincial y local, suplantaron el poder del gobierno central, lo que dificultaron las operaciones militares, por lo que se dirigíó el esfuerzo bélico a través de las milicias armadas. También reprimieron a la población de derecha y católica con detenciones, registros, ejecuciones o asesinatos.

 El anticlericalismo llevado a cabo contra sacerdotes y edificios religiosos fueron acciones incontroladas y espontáneas. Paralelamente, se llevó a cabo una revolución socioeconómica que se plasmó en la ocupación y el reparto de tierras y la confiscación de industrias. Además, la oposición del gobierno y de los comunistas, junto con la evolución negativa de la guerra, detuvieron este movimiento revolucionario. Desbordados por el proceso revolucionario y bélico, el gobierno dimitíó y se creó un gobierno de concentración formado por socialistas, comunistas, republicanos, nacionalistas y por la CNT. Se suprimieron o recortaron los poderes de los organismos revolucionarios y se crearon los consejos provinciales y municipios, presididos por autoridades que representaban al Estado. Se organizó el Estado Mayor del Ejército y se unificaron las milicias. A pesar de estos esfuerzos, las diferencias entre las distintas tendencias afloraron en el gobierno: los comunistas, socialistas, republicanos y nacionalistas defendían ganar primero la guerra, postergando la revolución; y la CNT-FAI, los comunistas del POUM y los seguidores de Largo Caballero pretendían simultanear guerra y revolución. Estas divergencias culminaron en Barcelona en un enfrentamiento armado, como consecuencia, cayó el gobierno, consolidándose los comunistas en el Estado republicano. El socialistas Negrín, formó un gobierno de concentración. El nuevo gobierno reconstruyó la autoridad del Estado, paralizaron las colectivizaciones, se nacionalizó la economía, se frenó la represión y ejército popular se hizo realidad.

 En la retaguardia los desastres del frente y la prolongación de la Guerra Civil provocaron una situación desesperada: la inflación, la disminución de la producción, la escasez y el encarecimiento de subsistencias, el racionamiento y el mercado negro afectaron a la población. El oro español (reservas del Bando de España) fue trasladado a Barcelona ante la inminente invasión de Madrid, y de Barcelona a Moscú, decisión tomada por el presidente Negrín ante la clara victoria de los sublevados. Por otro lado, ante la división de las fuerzas políticas de la derecha y la carencia de un proyecto político. El ejército era la única institución capaz de establecer el embrión de un nuevo Estado. Se creó la Junta de Defensa Nacional, que asumíó funciones administrativas y militares, proclamó el estado de guerra y comenzó la represión contra partidarios republicanos, integrantes de organizaciones políticas y sindicales. Prohibíó todos los partidos del Frente Popular y las actividades políticas y sindicales de cualquier ideología. Franco fue nombrado Generalísimo de las fuerzas nacionales de tierra, mar y aire y jefe del gobierno y del Estado. Además formó una Junta Técnica del Estado integrada por militares que actuó como gobierno. Unificó a falangistas y tradicionalistas dando lugar a la Falange Española, constituyó un único partido, Movimiento Nacional, que ponía las bases de un Estado totalitario.
En 1938, Franco culminó el proceso político y administrativo del nuevo régimen con la Ley de Administración Central del Estado, que le cónfería todos los poderes: la potestad legislativa, la jefatura del Estado, del gobierno, del ejército y del partido único, consolidando una dictadura autoritaria de corte fascista. Derogó la legislación social republicana, restablecíó la Compañía de Jesús, la obligatoriedad de la enseñanza católica, la retribución del clero, se prohibíó la actividad sindical y la política de trabajo se plasmó en el Fuero del Trabajo.
Promulgó una Ley de Prensa e Imprenta que controló, creó la Ley de Responsabilidades Políticas, abolíó los gobiernos vascos y catalanes (suprimiendo toda autonomía). El resultado de esta labor legislativa y organizativa fue la creación de un Estado autoritario. Cuando finaliza la guerra, se convierte en una dictadura que se prolongó durante casi 40 años.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.