Resumen guerras carlistas

Share Button

Tema 12.1 GUERRAS CARLISTAS (Parte del tema)


En 1830 nace la primera hija de Fernando VII, Isabel, cuando ya se temía que no tuviera  descendencia.  Era  hija  de  María  Cristina  de  Borbón-Dos  Sicilias,  su  cuarta  esposa. Pocos meses antes del parto y en previsión de que pudiese ser mujer, Fernando VII publica la Pragmática Sanción, que había sido aprobada en las Cortes de 1789 durante el reinado de su padre  Carlos  IV  pero  había  quedado  pendiente  de  publicación  en  la  gaceta  oficial.  La Pragmática Sanción abolía la Ley Sálica de 1713 que excluía del trono a las mujeres. Esta situación había creado esperanzas en Carlos María Isidro de Borbón, hermano del  rey  Fernando  VII,  primero  hasta  entonces  en  la  sucesión  al  trono.  La  publicación  de  la Pragmática Sanción y el nacimiento de una heredera cerró el camino al trono de Carlos Mª Isidro. En 1833 muere Fernando VII dejando como heredera a su hija de 3 años de edad. Carlos  Mª  Isidro,  que  no  aceptara  los  derechos  de  su  sobrina  al  trono  y  publica  el Manifiesto de Abrantes (1 Octubre 1833) por el que se autoproclama rey con el nombre de Carlos V e inicia una sublevación reclamando sus derechos al trono.

Además de la causa dinástica arriba citada también se da una causa ideológica. Carlos Mª y sus partidarios eran enemigos del liberalismo, defendían:

➢ El absolutismo de la monarquía de carácter divino, el mantenimiento de los privilegios de la nobleza y el clero y el intervencionismo del Estado en materia económica.

➢ El integrismo religioso y la defensa de los intereses de la Iglesia (mantenimiento del diezmo, oposición a las desamortizaciones y oposición a la libertad religiosa).

➢ El foralismo: se trata de la defensa del régimen foral que conserva los antiguos fueros vascos  y  navarros  que  el  rey  Felipe  V  mantuvo  tras  la  unificación  legislativa  de carácter centralizador llevada a cabo con los Decretos de Nueva Planta. 

El  carlismo  tendrá  una  gran  implantación  en  las  áreas  rurales  del  País  Vasco,  Navarra, Cataluña  y  el  Maestrazgo.  Se  apoyará  en  la  baja  nobleza  rural,  el  bajo  clero,  los  mandos intermedios del ejército y gran parte del campesinado. Los  isabelinos  o  cristinos  tendrán  como  apoyo  a  la  alta  nobleza,  jerarquía  eclesiástica, altos mandos militares, clases urbanas y a los intelectuales. En  realidad  se  tratará  de  un  enfrentamiento  entre  absolutistas  y  liberales  y  su origen se encuentra en las posiciones tomadas ya durante las Cortes de Cádiz. Se  trata  por  tanto  de  un  enfrentamiento  irreconciliable  entre  dos  opciones excluyentes tanto a nivel político como social y económico. Son dos ideas opuestas que darán lugar a dos grupos que se enfrentarán a lo largo de todo el Siglo XIX. Ambos grupos tendrán apoyo internacional: Los carlistas: otros estados absolutistas como Austria, Prusia, Rusia. Los liberales de Francia, Reino Unido y Portugal y que se comprometieron (Cuádruple Alianza) a asentar el régimen liberal en los dos países ibéricos (Portugal también manténía un enfrentamiento armado entre los liberales y los tradicionalistas o miguelistas). En  Septiembre  de  1833  comienzan  los  levantamientos  armados  a  favor  del pretendiente Carlos y se iniciará una Guerra Civil que intermitentemente ocupará casi todo el Siglo XIX.

Las GUERRAS CARLISTAS son tres:


1ª guerra carlista (1833-1839)


 Fue la más violenta y dramática, donde se defendía el derecho al trono de Carlos V. Podemos dividirla en tres etapas:

A)

1ª etapa(1833-1835)

El general Zumalacárregui empleó con éxito tácticas guerrilleras controlando grandes espacios rurales, sin ocupar ninguna ciudad grande ni de Navarra ni de las provincias vascas; murió sitiando Bilbao. Ambos bandos utilizaron métodos brutales represivos contra sus adversarios.

B)

2ª etapa (1835-1837)

El general Espartero, perteneciente a las tropas de la Regente, accedíó al mando supremo del ejército isabelino tras su éxito en Bilbao, afrontando una nueva ofensiva carlista que penetró en Santander, Asturias, Galicia, Castilla (sitiaron Madrid) y Andalucía; pero estas operaciones fracasaron porque los carlistas no encontraron apoyos ni en el centro, ni en el sur de la Península. En esta etapa será decisiva la ayuda económica obtenida de la desamortización de Mendizábal para el ejército de la Regente.

C)

3ª etapa (1837-1839)

El bando carlista, desmoralizado y debilitado por los enfrentamientos internos, sufríó continuas derrotas y escindíó a los dirigentes carlistas en dos facciones opuestas: por una parte los ultra absolutistas que se negaban a la paz; y por otro lado los carlistas más moderados que eran favorables a firmar la paz. El general Rafael Maroto inició las conversaciones de paz sin contar con don Carlos, y firmó el Convenio de Vergara con el general Espartero en 1839. Don Carlos tuvo que huir a Francia, aunque el general Cabrera resistíó en la zona levantina casi un año más.

2ª guerra carlista (1846-1849)


 Tuvo lugar fundamentalmente en Cataluña, la iniciaron los partidarios de Carlos VI (Carlos Mª Isidro había abdicado en su favor).Para evitarla se había intentado casar a Carlos VI con su prima la reina Isabel II, lo que habría resuelto el conflicto dinástico, pero no se llevó a cabo.Iniciada la guerra las partidas carlistas, dirigidas por el general Cabrera y el general Tristany, llegaron hasta Barcelona, donde fueron derrotados por las tropas isabelinas al mando de Gutiérrez de la Concha. Hasta 1860 perdurarán algunos focos carlistas en zonas rurales y montañosas de Navarra, País Vasco y Cataluña.

3ª guerra carlista (1872-1876)


En esta guerra los carlistas se enfrentaron al rey Amadeo I, al que consideraban un intruso, y posteriormente a la Primera República. En esta guerra también participarán los monárquicos alfonsinos que querían la restauración de los Borbones en la persona de Alfonso XII. El conflicto se desarrolló en Cataluña, Navarra y País Vasco. Los partidarios de Carlos VII se hicieron con el control en las zonas rurales vasco-navarras, encontrando apoyo en Aragón, Valencia y Cataluña, ya que el pretendiente carlista prometíó restablecer los fueros aragoneses y catalanes suprimidos por Felipe V en 1715. En 1873 eran dueños de toda Vizcaya salvo la capital.El ejército carlista obtuvo inicialmente éxitos militares y Carlos VII llegó a crear un gobierno formal con capital en Estella (Navarra), incluso editó sellos y acuñó monedas. Los carlistas dieron prioridad a la conquista de Bilbao sobre Vitoria, y esto fue parte de su fracaso. La Restauración borbónica trajo consigo el declive del carlismo y en 1876 Carlos VII cruzó la frontera hacia Francia.

Las consecuencias de las guerras carlistas:


a) derrota del tradicionalismo carlista e inclinación de la monarquía hacia el liberalismo; b) protagonismo político de los militares, con el recurso habitual de la práctica del pronunciamiento; c) enormes gastos de guerra.

CUESTIÓN FORAL

El carlismo defendía en los territorios forales la bandera de los fueros amenazados. El régimen foral en la vida de los vascos y navarros significaba cuatro cosas principales:

A) Gobierno autonómico peculiar de cada provincia y del señorío compartido con el corregidor

B) Aplicación de la justicia por jueces propios para los asuntos civiles y criminales que no fuesen graves

c) Exención del régimen fiscal ordinario: no se pagaban impuestos de la corona de Castilla ni aduanas, por lo que la presión fiscal de sus habitantes era menor a la de los castellanos.

D) Exención de quintas en el servicio militar, de lo que se beneficiaban las clases populares

El Reino de Navarra había conservado todas las instituciones peculiares administrativas y de gobierno, incluidas Cortes, por lo que la plenitud de autogobierno era mayor que en las provincias vascas.Tras la firma del Abrazo de Vergara en 1839 se produce un convenio conciliatorio donde se reconocía los grados de oficiales y mandos carlistas para facilitar su reinserción en el ejército regular. También incluía una ambigua promesa de mantenimiento de los fueros navarros y vascos, sin perjuicio de la unidad constitucional de la monarquía, por lo que el Gobierno, oyendo antes a estas provincias, podía proponer modificaciones indispensables en estos fueros. Pero cuando los progresistas tomaros el poder en 1840 (regencia del general Espartero) tomaron la primera medida antiforal en 1841:

A)

Navarra:

perdía sus aduanas, privilegios fiscales e instituciones propias de autogobierno (Cortes) y exenciones militares. A cambio recibía un sistema fiscal beneficioso que reducía su cuota tributaria anual.

b) Las provincias vascas:
perdieron sus fueros tradicionales: aduanas, Juntas y el “pase foral”, por el que las instituciones vascas podían obedecer pero no cumplir, y retrasar pero no suspender, disposiciones y órdenes del gobierno estatal. A cambio, conservó su exclusión del servicio militar obligatorio.

En 1846 se produjo un nuevo recorte de fueros, revisando su aportación económica anual, aunque se acordaba de forma pactada.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *