Marxismo anarquismo e internacionalismo

Share Button

APARICION DEL MOVIMINETO OBRERO

Las siguientes doctrinas surgen como respuestas al movimiento obrero, unas son teóricas como el socialismo utópico y otra son teóricos como las Internacionales:

Teóricas:

EL SOCIALISMO UTÓPICO

El socialismo surgirá en la primera mitad del s.XIX como pensamiento opuesto a los planteamientos del liberalismo, aunque compartía con él sus bases ideológicas: el racionalismo ilustrado del S. XVIII y la creencia en los derechos naturales del hombre. En la primera mitad del S. XIX, los primeros socialistas condenaron la injusticia de la sociedad industrial y criticaron un desarrollo económico que producía miseria. Defendieron la dignidad del individuo y la solidaridad colectiva como principios morales, elaborando proyectos de sociedades ideales que pretendían una igualdad social.
Más tarde fueron denominados “utópicos” porque creían que la nueva sociedad que planteaban era deseable para todos y se pondría en marcha por la simple voluntad de la humanidad. Luis Blanc apostaba por el sufragio universal y proponía la creación de talleres cooperativos dirigidos por el Estado. Charles Fourier defendió la creación de falansterios: agrupaciones comunitarias donde la propiedad era colectiva y hombres, mujeres y niños compartían todas las tareas. Las bases del pensamiento utópico eran las siguientes: Perseguían una sociedad ideal y perfecta de forma pacífica; Primaban la solidaridad, la filantropía y el amor fraternal; Defendían el progreso industrial, pero no sus efectos sociales.


SOCIALISMO CIENTIFICO

Tras estudiar a los filósofos alemanes (Hegel, Feuerbach) y a los economistas clásicos (Smith, Ricardo), Marx formula en sus escritos una nueva concepción del mundo basada en la crítica al sistema capitalista, al que ve condenado a desaparecer por sus propias contradicciones y por la acción del proletariado que, tras alcanzar el poder, aspirará a crear una sociedad sin propiedad privada, sin explotación y sin clases. Tras la publicación, junto con Engels, del Manifiesto Comunista (1848), sus teorías tienen una gran repercusión en las masas obreras y adquieren una praxis sin la cual no tendría sentido. Uno de los problemas que se dio fue la acumulación del capital ya que la intensificación de la explotación de los permiten al capitalista incrementar sus beneficios. Sin embargo, las ganancias se concentran en cada vez menor número de empresarios debido a que una parte de éstos, los menos competitivos, van desapareciendo y engrosando las filas de los desposeídos, el proletariado. La teoría marxista se asentó sobre tres bases:

  1. El análisis del pasado entendido como una lucha de clases: toda sociedad engendra sus propias contradicciones, que, acababan destruyéndola; en su lugar, van surgiendo sistemas sociales y económicos nuevos.
  2. Crítica del capitalismo: Marx planteó una demoledora la  gran diferencia entre el salario del trabajador y el valor de lo que producía, la plusvalía, la cual podría definirse como la diferencia entre la riqueza producida por el trabajo del obrero y el salario que éste recibe del patrono. Este hecho conlleva el enriquecimiento del capitalista, producto de la apropiación de parte la actividad realizada.

3. Dictadura del proletariado: para lograr los fines de la sociedad comunista sería necesaria la derrota de la burguesía y la toma del poder político por los trabajadores, que abriría una situación transitoria de dictadura del proletariado para conseguir la desaparición de todas las clases y, de esta forma, llegar a la sociedad igualitaria.

ANARQUISMO

 Esta ideología, junto con el marxismo, constituye una de las corrientes del socialismo. Ambas coinciden en la crítica al capitalismo y en la necesidad de su eliminación, pero difieren radicalmente en cuanto a los métodos para conseguirlo. A lo largo del siglo XIX ambos pensamientos se fueron alejando, hasta convertirse en antagonistas. El anarquismo estuvo muy influido por la idea roussoniana de que el individuo es bueno por naturaleza y es la sociedad quien destruye su felicidad. Alcanzó su máxima influencia en el seno de sociedades escasamente industrializadas, en tanto que en países más avanzados tuvo mayor peso el marxismo. La teoría anarquista:
El pensamiento anarquista no es uniforme, sin embargo, sus defensores comparten algunas ideas afines: El rechazo de cualquier tipo de autoridad y defensa de la libertad individual; La organización social ha de estructurarse de abajo arriba, partiendo de pequeñas comunidades autosuficientes y por libre decisión de sus miembros, expresada a través del sufragio universal, nunca por imposición; La abolición de la propiedad, ya que ésta es considerada como un robo cuando se consigue sin trabajo. El derecho a la herencia ha de eliminarse y sustituirse por la colectivización de los bienes; y, La importancia de la educación.


DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA

Diversos teólogos y escritores apelaron a las clases pudientes para que remediaran la miseria de las masas obreras. En 1891 el Papa León XIII publico el Rerum Novarum plasmo las bases de lo que se llama doctrina social de la iglesia católica, este manifiesta: el concepto cristiano del trabajo; condena los abusos de los patronos y rechaza la lucha de clases, esta es sustituida por la convivencia y el dialogo; expone derechos y deberes de obreros y patronos; respeto por la propiedad privada; el estado debe estar al servicio de todos y debe proteger el trabajo, fomentar asociaciones obreras y los sistemas de previsión social.

Practicas:

LA I INTERNACIONAL

Adoptó como sede la ciudad de Londres y estuvo integrada por asociaciones obreras de variado signo. El encargado de redactar sus estatutos fue Carlos Marx. Las diversas tendencias y sensibilidades que recogió, obstaculizaron en gran medida su funcionamiento. En 1868, a raíz de la incorporación de Bakunin, la AIT sufrió una polarización que condujo a enfrentamientos entre dos tendencias irreconciliables: la anarquista y la marxista. Episodio decisivo en la división del movimiento internacionalista lo constituyó el fracaso de la Comuna de París, (marzo-mayo 1871) fue un levantamiento de carácter socialista ocurrido en la capital francesa en contra de la paz con Alemania tras la guerra Franco-Prusiana y del conservadurismo de la nueva república francesa. Esta fue duramente reprimida. Tuvo efectos en la política los anarquistas y los marxistas se separaron y los anarquistas fueron expulsados de la I internacional.
Como consecuencia, el Segundo Imperio Francés dejó de existir abriéndose paso la III República.

Los partidos socialistas

A partir de 1871, la democratización de los regímenes políticos y la implantación del sufragio general


 masculino permitieron la aparición de partidos políticos obreros cuyo objetivo era representar al proletariado en los parlamentos nacionales, normalmente fueron de corte marxista, y siguieron el modelo del que fue primero en establecerse, el partido Socialdemócrata alemán (SPD), fundado en 1875. Gracias a estos se formó la II internacional.

LA II INTERNACIONAL

Fundada en 1889, estableció su sede en Bruselas. Excluidos los anarquistas, adoptó una clara orientación socialista marxista, integrando una serie de partidos socialistas de distintas nacionalidades organizados en una federación. Entre los objetivos fundamentales de la asociación destacó la búsqueda de una legislación que mejorara las condiciones de vida de los trabajadores y, de forma especial, el empeño en la instauración de la jornada de ocho horas. Signos distintivos de la II Internacional fueron la institución de la jornada del Primero de Mayo como fiesta reivindicativa (Día Internacional del Trabajo), la del 4 de marzo (Día Internacional de la Mujer Trabajadora) y el famoso himno conocido como de la Internacional. Algunos logros de la II internacional: Consiguió coordinar acciones internacionales como el desarrollo de legislaciones sociales más favorables a la clase obrera;
Reclamación de la jornada de 8 horas, celebración del primero de mayo como jornada de fiesta de los trabajadores, rechazo del colonialismo como forma de explotación de los países más poderosos sobre los más débiles, rechazo del militarismo e impulso del pacifismo.

REVISION DEL MARXISMO

En la II internacional existían tres diferencias doctrinales y políticas a pesar de su evidente fortaleza. Los sindicatos crecían más que los partidos y a estos se afiliaban los trabajadores.  UGT (unión general de trabajadores) fue creada en 1888 por los dirigentes socialistas españoles, pocos después otros países hicieron lo mismo. CNT (confederación nacional del trabajo) fundada en 1911 por los sindicalistas españoles, fue una tendencia anarcosindicalista que surgió como alternativa a UGT.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.