Reinos cristianos en la Edad Media

Share Button

TEMA 4.- LA BAJA Edad Media. LA CRISIS DE LOS SIGLOS XIV Y XV.

1. LA ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO

Los siglos finales de la Edad Media son muy importantes en la configuración política de los reinos peninsulares. Se dan los primeros pasos en la organización del estado moderno, el camino hacia la monarquía autoritaria, la ordenación de la administración local y la organización de la administración de justicia.
1.1. La monarquía medieval:
a) La figura del monarca medieval hasta el siglo XIII ha sido la de un jefe guerrero, “el primero entre sus iguales”, rodeado de cierto carisma religioso, que vive de sus propios recursos. Gobierna asesorado por su círculo de personas más cercano compuesto por miembros de su familia y una serie de oficiales palatinos y gentes sin un cargo específico pertenecientes al alto clero y la nobleza.
Un pequeño número de sirvientes, mercaderes, artesanos rodean a la corte. El rey y su corte son ambulantes, no tienen una residencia fija. Los poderes del rey y sus ingresos son bastante limitados y sólo se ejercen plenamente en tierras de realengo donde el merino o el veguer actúa como administrador de las posesiones del rey, estos funcionarios tiene a su cargo un área territorial donde se encargan del cobro de rentas e impuestos, reclutan tropas o imparten justicia en nombre del rey. Fuera de la jurisdicción real se encuentran los señoríos laicos o eclesiásticos, donde los propios señores, abades y obispos ejercen las funciones que correspondían al rey. Por otro lado la autoridad del monarca también está limitada en villas y ciudades de realengo donde los concejos gobiernan y administran un amplio territorio de acuerdo a sus propios fueros y leyes locales, gozando de gran autonomía. Actúan sobre las aldeas de su alfoz como señoríos colectivos b)
Intento de recuperación del poder real a partir del S. XIII. El monarca busca restablecer la autoridad sobre sus súbditos frente a los sectores sociales (señores laicos o eclesiásticos, grandes, concejos urbanos) que limitan el poder real. Los señores aspiran a mantener o aumentar sus poderes dentro de sus señoríos. Los grandes concejos urbanos aspiran a mantener el grado de autonomía que poseen. Los apoyos con que cuentan los monarcas para restablecer la autoridad sobre sus súbditos serán, por un lado la vuelta al Derecho Romano y la unificación de las leyes, y por otro la alianza con la burguésía urbana y parte de la nobleza 1.2. Aparición de la Cortes y unificación de las leyes.

a) Aparición de las Cortes. Se denominan Cortes a la asamblea o reuníón general de los tres estamentos medievales, en la que el rey convocaba a todos los señores laicos y eclesiásticos, y a los representantes de las ciudades y villas. Su origen está en la ampliación de la curia regia a estos representantes urbanos. Las primeras en nacer son las del reino de León en el S XII, las de Castilla, Aragón y Cataluña aparecen en el S. XIII y las de Navarra en el S. XIV. Su finalidad primera era votar los impuestos extraordinarios solicitados por el monarca. Su convocatoria era irregular. En Castilla carecen de poder legislativo y vinculante. En Navarra y los reinos de la Corona de Aragón, las Cortes tuvieron verdadero poder legislativo.

b

Unificación de las leyes: A medida que van apareciendo las Universidades se reemprende el estudio del Derecho Romano precedente teórico fundamental para la ampliación del poder real. Frente a la enorme variedad de leyes y fueros existentes, todos los monarcas intentan imponer leyes generales para sus reinos, inspirándose sobre todo en el derecho romano que les otorgaba mayores atribuciones. En el S. XIII aparecen leyes y fueros de este tipo en todos los reinos.

1.3. La Corona de Castilla:


fortalecimiento del poder del monarca. S XIV y XV. Con el nombre de Corona de Castilla los historiadores designan la unidad política que abarca el territorio de los antiguos reinos de León y Castilla, más las tierras incorporadas en el Siglo XIII. Sus reyes tienen una personalidad más clara de poder que los de la Corona de Aragón. Son la cabeza del cuerpo social y político. Señores naturales de súbditos de todo su territorio. Su poder tiene origen divino. Su mayor o menor autoridad depende de la personalidad de cada monarca y de sus circunstancias concretas. A pesar de los conflictos y sublevaciones nobiliarias, el poder monárquico se consolida. Disponen de un código de leyes único, basado en el Derecho Romano, frente a la multitud de derechos consuetudinarios existentes, “El libro de las leyes o Partidas”, obra jurídica inspirada en el Derecho Romano que manda realizar Alfonso X el Sabio en la segunda mitad del S XIII, aunque rechazada por sus súbditos, lo esencial de su contenido queda recogido por Alfonso XI en el “Ordenamiento de Alcalá. En este ordenamiento se reconoce al rey el poder de hacer y cambiar las leyes y los fueros de Castilla, convirtiendo al monarca en fuente de ley. Poco a poco se pasa de fueros diferentes en cada reino a una legislación única para todos los reinos de la Corona de Castilla. Los reyes de Castilla buscan una mayor eficacia en el ejercicio de su poder político para lo que reorganizan algunos organismos y crean otros nuevos, adquiriendo un gran desarrollo las instituciones centrales de gobierno. a) En lugar del antiguo notario se crea la Cancillería, organismo encargado de elaborar todos los documentos reales. Se crea también el Consejo Real para ayudar al monarca en las tareas de gobierno, sustituye a la Curia Regia y se convierte en el centro de las decisiones políticas. Experimenta innumerables cambios desde su creación y su control es fuente de disputas entre los diversos bandos nobiliarios. Aunque su composición varia a lo largo del tiempo, generalmente de él formaban parte representantes del alto clero, de la alta nobleza y algunos juristas.

b

Chancillería/Audiencia. Órgano supremo de justicia, creado por Enrique II en las Cortes de Toro de 1371, depende totalmente del monarca y funciona como una especie de tribunal supremo para toda la Corona de Castilla, por encima de los tribunales de las ciudades y de los señoríos. En el año 1442 se toma el acuerdo de que la audiencia, conocida en adelante como la Chancillería se establecería en Valladolid donde arraiga definitivamente. c) La Hacienda Real. Una monarquía fuerte requiere de una hacienda sólida bien organizada. Se mejora la recaudación de tributos con la creación de las contadurías y la creación de nuevos impuestos. Los reyes necesitaban aumentar sus ingresos por lo que se reorganizó el sistema tributario en Castilla. Sin eliminar los viejos impuestos ordinarios se crea uno nuevo especialmente rentable. Entre los gastos ordinarios el capítulo fundamental lo constituían las “mercedes” a favor de los grandes señores, además de los sueldos de los oficiales, y de las gentes de armas etc. Los ingresos extraordinarios eran los servicios votados por las Cortes. Y los gastos extraordinarios se referían fundamentalmente a las guerras, la actividad diplomática y las bodas.
d) La intervención real en los concejos municipales: Las villas y ciudades creadas en los siglos anteriores se habían organizado por concesión de los reyes con un sistema de autogobierno municipal. El poder básico residía en la asamblea de vecinos, el llamado Concejo abierto, que gozaba de amplia autonomía. Poco a poco este concejo abierto, salvo en pequeñas poblaciones, desaparece y se transforma en un concejo cerrado, donde sólo participan unos pocos. A lo largo del Siglo XIV los concejos pasan a estar controlados por las oligarquías urbanas y la pequeña nobleza, al tiempo que aumenta el intervencionismo regio en los municipios.

1.4. La Corona de Aragón


El triunfo del pactismo. Siglos XIV y XV. La Corona de Aragón se estructura como una confederación de tres territorios bien diferenciados CataluñaMallorca, Aragón, y Valencia, que tienen en común un mismo monarca, pero en la que cada uno conserva su personalidad, leyes y costumbres.
a) El monarca es el elemento común entre los diferentes reinos y condados: Cataluña-Mallorca, Aragón y Valencia. Dispone al igual que en Castilla de un aparato administrativo compuesto por la curia o corte, y una jerarquía de funcionarios que actuaban en una serie de circunscripciones. Las reuniones ordinarias de la curia dan lugar a partir del S. XIII al Consejo Real y a la Cancillería, y las extraordinarias a las Cortes. El poder del monarca está limitado por pactos con la nobleza, clero y patriciado urbano a través de las Cortes. Los reyes de la Corona de Aragón a partir de Jaime I se lanzan a una política exterior muy aventurada de expansión por el Mediterráneo, las conquistas que realizan necesitan de muchos recursos, provocan problemas internacionales y debilitan su poder en el interior de sus reinos. Como no disponen de bienes propios para financiar estas empresas mediterráneas se ven obligados a ceder patrimonio, privilegios y derechos a los grandes señores y hacer todo tipo de concesiones a las Cortes a cambios de préstamos y subsidios extraordinarios.

b

En cada reino de la Corona de Aragón se lleva a cabo una reunificación legislativa. Jaime I manda unificar el derecho Aragónés en los Fueros de Aragón, el de Cataluña en los Utsages, y en Valencia los Furs. El derecho Aragónés no se extiende a Cataluña y Valencia, sino que cada reino tiene sus propias leyes dentro de la Corona de Aragón. El rey Pedro III tras la conquista de Sicicilia, a cambio de la ayuda económica, concede privilegios generales o constituciones a Cataluña, Aragón y Valencia, un ordenamiento jurídico escrito que los monarcas no podían cambiar, c) Las Cortes en la Corona de Aragón son organismos de representación estamental con mayor fuerza y personalidad que las castellanas, llegando a tener un verdadero poder legislativo. Cada reino tiene sus propias cortes que se reúnen cada tres o cuatro años. Comienzan con la presentación de agravios contra el rey o sus funcionarios para pasar a debatir las peticiones de impuestos extraordinarios del monarca. Para vigilar el cumplimiento de lo acordado en las Cortes, se crea una Diputación del General. En principio un órgano político administrativo formado por representantes de los tres estamentos, que con carácter transitorio se limitaba a cumplimentar lo decidido en las Cortes sobre recaudación de tributos. Pero estos organismos primero en Cataluña y posteriormente en Aragón y en Valencia acabaron convirtiéndose en organismos permanentes con el nombre de Generalítat en Cataluña y Valencia; Diputación del Reino en Aragón, ampliando sus competencias. d) Ayuntamientos/municipios disponen de autogobierno, pero el régimen municipal establecido en el Siglo XIII margina a la mayoría de la población urbana de las tareas de gobierno, estando controlados los ayuntamientos por los poderosos. En Barcelona la alta burguésía, los “ciutadans honrats” domina las instituciones municipales.
e) El fortalecimiento de las instituciones representativas adquiere así un carácter limitador del poder real y de defensa de los privilegios y fueros de los reinos frente al abuso del monarca, que se extiende a otras instituciones como la del Justicia Mayor de Aragón, cargo judicial controlado por la nobleza aragonesa que logra de los monarcas su reconocimiento como interprete supremo de los fueros del reino y árbitro en los pleitos entre el rey y los nobles. Este fortalecimiento se produce en momentos de debilidad de los monarcas.
f) A partir de 1412, una nueva dinastía de origen castellano, los Trastámara reinan en Aragón, e intentan establecer allí el mismo modelo de autoritarismo monárquico que existe en la Corona de Castilla. El intento de Juan II de someter a los estamentos catalanes deriva en una larga y dura guerra civil en Cataluña.

1.5. El reino de Navarra


Su vinculación a Francia y posterior independencia. Para poder mantener su independencia frente a sus poderosos vecinos, se unirá a Francia desde finales del Siglo XIII hasta mediados del Siglo XIV. En la segunda mitad del S XIV y primera mitad del S XV se independiza de la tutela francesa. Se crean las Cortes de Navarra, con capacidad legislativa, que representan los intereses del territorio frente al monarca. Los monarcas navarros respetan los fueros y colaboran con las Cortes. El poder de los monarcas navarros está fuertemente limitado por los señores feudales.

2. CRISIS DEMOGRÁFICA, ECONOMÍCA Y POLÍTICA

En la Europa del Siglo XIV, la peste, el hambre y la guerra son los tres azotes más espectaculares de una crisis más profunda que afecta a todo el Occidente de Europa y también a los reinos peninsulares, aunque el impacto de la crisis adopta es diferente en cada territorio.

2.1. Crisis demográfica

Tras siglos de crecimiento en el Siglo XIV se produce en toda Europa un descenso demográfico. Una sucesión de malas cosechas continuadas durante la primera mitad del Siglo XIV provocan hambre y desnutrición entre población sobre todo entre las clases populares. Los organismos mal alimentados son fácilmente presa de cualquier enfermedad y más de la terrible epidemia conocida como la Peste Negra . La enfermedad parece ser que llegó a la isla de Mallorca con los barcos de mercaderes procedentes de Asía, que desde allí arribó a las costas mediterráneas para propagarse al resto de la Península. Se inicia así una etapa de elevada mortalidad, aumentada por guerras civiles y la violencia señorial, que se acompaña de despoblamientos, migraciones y redistribución de la población. El impacto demográfico de la peste es mayor en la corona de Aragón, sobre todo en Cataluña Las consecuencias fueron muy graves y duraderas cayendo en una crisis económica muy profunda. En el reino de Castilla el impacto de la peste es menor que en el reino de Aragón. La recuperación demográfica se produce a lo largo del Siglo XV, más lenta en Cataluña que en el resto de los reinos peninsulares 2.2. Crisis y transformaciones económicas: a)
Crisis agraria: Las hambrunas que preceden a la peste negra tienen su origen inmediato en condiciones meteorológicas adversas, son los “malos años” de cosechas catastróficas a los que aluden los documentos de la época. Las continuas guerras incrementan los estragos en el medio rural. Numerosas tierras de cultivo quedan abandonadas debido a la mortandad o la emigración hacia otros lugares. La disminución de la mano de obra campesina supone el abandono de numerosas explotaciones, el retroceso del espacio cultivado, el avance del bosque y el aumento de los eriales. La reducción de la producción agrícola provoca la subida de precios; carestía y escasez agrava la situación de los sectores más débiles de la población y especialmente en las ciudades b)
Soluciones a la crisis económica: Se abandonan de las tierras marginales de menor rendimiento, concentrándose la agricultura en las más fértiles. Los señores en sus tierras tratan de orientar la producción hacia aquellos cultivos de mejor venta en los mercados urbanos y circuitos comerciales internacionales; disminuyen las tierras de cereal frente a otros cultivos de interés comercial e industrial  o zonas de pasto para la ganadería trashumante. Aumenta la actividad pesquera. La población en villas y ciudades aumenta, en parte por el trasvase de gente que huye del campo hacia la ciudad, buscando una vida más libre frente a la opresión señorial. Crece la actividad comercial y artesanal en villas y ciudades. Se desarrolla un comercio a larga distancia a través del Mediterráneo y del Atlántico. En la Corona de Castilla el desarrollo de la ganadería trashumante y el lucrativo comercio de la lana hacia el norte de Europa, favorece una salida más rápida de la crisis. Los grandes propietarios de rebaños se integran en el Honrado Concejo de La Mesta, al que Alfonso X y sus sucesores conceden privilegios. Los reyes protegen siempre a los ganaderos porque son una fuente de ingresos para la monarquía que recauda impuestos por el uso de cañadas, de puertos y montes.

2.3. Crisis social


La crisis demográfica y económica de fines de la Edad Media se acompaña de una agudización de la conflictividad social. Revueltas campesinas y movimientos populares urbanos estallan en todo el Occidente europeo, también en los reinos peninsulares. Las formas de dichas luchas son muy variadas
a) Aumenta y se endurece el poder de los señoríos. Los señores cometen todo tipo de abusos sobre los campesinos, para evitar la perdida de poder económico y social, aumentando sus rentas e impidiendo que se puedan marchar de sus tierras. Saquean y se apropian de tierras de realengo o de otros señoríos, presionan a los monarcas para obtener concesiones y privilegios. La nobleza necesita para su supervivencia del favor del monarca, ambiciona ejercer la jurisdicción que corresponde al rey en un territorio y cobrar las rentas derivadas de este ejercicio. Para que su patrimonio no disminuya se consolida la institución del mayorazgo. B) La baja nobleza controla los municipios y concejos urbanos. La pequeña nobleza busca alternativas a la disminución de sus rentas y se dedica a controlar los municipios y concejos urbanos, aliándose con los burgueses ricos de las ciudades, constituyendo lo que se denomina patriciado urbano, con una importante presencia en las Cortes. El control de estos concejos urbanos enfrenta a los ricos con los sectores sociales populares. C) Resistencia campesina antiseñorial o anticoncejil. Desde finales del Siglo XIII surge un movimiento que asocia en “hermandades” a campesinos y trabajadores urbanos de villas y comarcas, para defender el reino de la rapiña de los señores locales y del patriciado urbano, se trata de una solidaridad antiseñorial encubierta, de los humildes contra los poderosos. Otras hermandades agrupan a las ciudades o a la nobleza contra el autoritarismo monárquico. Igualmente en el Siglo XV los “payeses de remensa” se organizan en sindicatos. En algunos lugares tanto de la Corona de Castilla como de Aragón estas tensiones entre los de abajo y los de arriba terminan en un enfrentamiento abierto, dando lugar a revueltas y guerras sociales. Algunos ejemplos de la fuerte conflictividad social en el campo y en las ciudades: o En la Corona de Castilla: En ocasiones se exponen a los monarcas quejas contra los abusos señoriales sin rebasar la legalidad, aunque también pueden traducirse en actos violentos como lo ocurrido en Paredes de Nava o en revueltas sociales más generalizadas como las guerras irmandiñas en Galicia (1467-1470). El clima de resistencia a la opresión de los poderosos va creciendo en el transcurso del Siglo XV momento culminante puede situarse en los últimos años del reinado de Enrique IV o En la Corona de Aragón: En Cataluña los campesinos de remensa, sometidos a los “malos usos” sujetos a la tierra que cultivan y que no pueden abandonar sin pagar un rescate buscan liberarse de sus señores, a los que se enfrentan abiertamente en varios momentos, son las guerras de los remensas (1458-1479; 1484-86). En ciudades como Barcelona el patriciado urbano se enfrenta a los clase populares y medias urbanas por el control del ayuntamiento, en Mallorca los habitantes de los alrededores de la ciudad se enfrentan a los grupos que dominan la misma, es la Revuelta Foránea de Mallorca. D) Marginación y persecución de las minorías religiosas. O Hasta el Siglo XIII, mudéjares y judíos conservaban sus prácticas religiosas, leyes y jueces propios y gozaban de cierta autonomía, bajo la protección directa de los reyes y de la alta nobleza. Los mudéjares se concentraban en el valle del Ebro, Valencia y Murcia, vivían fundamentalmente en el campo, eran campesinos y artesanos, su protagonismo social y político era menor que el de los judíos, que vivían en las ciudades, próximos a los poderosos, formando una élite culta y rica, muy envidiada por sus vecinos cristianos, todas las ciudades importantes tenían juderías. O A partir de Siglo XIV comienza a difundirse tanto en Castilla como en los reinos de la Corona de Aragón un antijudaismo violento favorecido por el miedo a la crisis y las epidemias. Durante la Guerra Civil entre Pedro I y su hermano Enrique de Trastámara, hay asaltos a las juderías en Segovia, Valladolid y Toledo.

2.4. La crisis política


Autoritarismo frente a pactismo.
a) En la Corona de Castilla: Desde finales del Siglo XIII son frecuentes los enfrentamientos entre los nobles y sus monarcas. Las medidas de centralización y fortalecimiento del poder monárquico limitan el poder de la nobleza y de los concejos La nobleza no acepta el aumento de poder del monarca a costa de reducir el suyo. En esta lucha, los reyes buscan el apoyo de otros sectores nobiliarios, los judíos, la burguésía de las ciudades. O La autoridad monárquica cobra fuerza durante los reinados de Alfonso XI y su hijo Pedro I, con Enrique III y en algunos momentos del reinado de Juan II o La nobleza aprovecha momentos de debilidad y dificultades de la monarquía para ampliar su poder como las minorías de edad de los monarcas, en medio de guerras civiles, tras desastres militares (batalla de Aljubarrota frente a Portugal, o debido al débil carácter del monarca. O En la Guerra Civil entre Pedro I y su hermanastro Enrique de Trastamara, la alta nobleza toma partido por este último, en contra del autoritarismo del rey. El nuevo rey, Enrique II de Trastamara recompensa a la nobleza que le ha apoyado con importantes concesiones y beneficios, son las llamadas “mercedes enriqueñas”. En contrapartida el patrimonio y el poder del nuevo monarca se reduce frente a un sector aristocrático extraordinariamente poderoso que los Trastámara fueron incapaces de someter o El triunfo definitivo del autoritarismo monárquico frente a los estamentos, se consigue en el reinado de Isabel I  b) En la Corona de Aragón Los monarcas han dirigido sus intereses desde el Siglo XIII hacia una política exterior de conquistas en el Mediterráneo, en la que emplean muchos recursos, provocando enfrentamientos internacionales y debilidad del monarca en el interior de sus reinos de la Corona de Aragón. Para hacer frente a los gastos, se ven obligados a ceder patrimonio, privilegios y derechos a los grandes señores y concesiones a las Cortes. En el S XV, tras el compromiso de Caspe la nueva dinastía Trastámara que reina en Aragón, intenta establecer en los reinos de la Corona de Aragón un autoritarismo monárquico que choca frontalmente con los estamentos, sobre todo en Cataluña, dando lugar a una Guerra Civil entre ambos o La Guerra Civil catalana que enfrenta al monarca Juan II contra la nobleza y la oligarquía catalanas, se mezcla con los enfrentamientos antiseñoriales en el medio rural y las luchas de los pequeños artesanos y comerciantes contra el patriciado urbano barcelonés o A la muerte de Juan II, su hijo Fernando II restablece un pactismo moderado. La Corona de Aragón es una confederación de reinos donde el poder del monarca está controlado por las Cortes e instituciones representativas de las aristocracias rurales y urbanas

. C)

En el reino de Navarra la tradicional lucha entre dos bandos nobiliarios, agramonteses y beamonteses, se une al enfrentamiento de Juan II y su hijo y heredero Carlos, Príncipe de Viana, dando lugar a una Guerra Civil. En esta guerra los Agramonteses apoyan al padre, mientras los Beamontenses (los nobles de la montaña, encabezados por los Beaumont) apoyan al hijo. El conflicto navarro se suma a la Guerra Civil catalana de la segunda mitad del S.XV, al heredar Juan II, rey consorte de Navarra, la Corona de Aragón a la muerte de su hermano. La extraña muerte del Príncipe de Viana, heredero de Navarra y también de los reinos de la Corona de Aragón, desencadena la Guerra Civil en Cataluña.

3. LA EXPANSIÓN DE LA CORONA DE ARAGÓN EN EL MEDITERRÁNEO:



3.1. Tiene como base un prospero comercio a larga distancia con Italia, Norte de África, y Oriente impulsado por los mercaderes de la ciudad de Barcelona desde el Siglo XIII. Disponen de usos e instituciones mercantiles como el empleo de las letras de cambio, un tribunal con jurisdicción sobre causas marítimas y pleitos comerciales, una banca pública, lonjas de contratación, cónsules en las principales plazas mercantiles del Mediterráneo.
3.2. La expansión mediterránea se realiza en competencia con Francia.Las expediciones militares de los monarcas aragoneses por el Mediterráneo obedecen además de motivos económicos, a motivos dinásticos. La conquista de las Islas Baleares por Jaime I el Conquistador será el comienzo de la expansión mediterránea de la Corona de Aragón, que tendrá a Francia como enemiga permanente, al coincidir ambas en sus intereses expansivos sobre Italia e islas mediterráneas.
a) Conquista de Sicilia: Pedro III sucesor de Jaime I el Conquistador, presionado por la nobleza pero también, respondiendo a intereses dinásticos y comerciales, ayuda de los sicilianos a expulsar a Carlos de Anjou, que había creado en el sur de Italia, el reino de las Dos Sicilias con capital en Nápoles. Los catalano-aragoneses deben enfrentarse a Francia por el dominio de Sicicilia. Con el apoyo de la flota de Roger de Lauria y los mercenarios almogávares de Roger de Flor conquistan Sicilia, si bien el rey Aragónés debe renunciar a la corona siciliana..
b) Expedición de los almogávares por el Mediterráneo oriental. Ducados de Atenas y Neopatría: las compañías de mercenarios almogávares, licenciadas tras el final de la guerra siciliana marchan hacia el Imperio Bizantino para combatir a los turcos Sus rápidos éxitos generan desconfianza en las autoridades bizantinas que en 1305 asesinan a Roger de Flor y dispersan a sus mercenarios, estos en venganza saquean las ciudades griegas y crean los ducados de Atenas y Neopatria, que ponen bajo la soberanía de la Corona de Aragón. c) La conquista de Cerdeña por Jaime II (1323-24) es difícil por la oposición de los nativos que cuentan con el apoyo de Pisa. Mantener la ocupación es muy costoso por las continuas rebeliones. La guerra naval alentada por Génova perjudica al comercio catalán y mallorquín.
d) La conquista del Reino de Nápoles (1443) por Alfonso V el magnánimo rey de Aragón se produce tras muchas dificultades con Francia y Génova. Este monarca mantiene la presencia aragonesa en Córcega, renuncia a Cerdeña y conquista el Reino de Nápoles donde se instala, convivíéndose en un mecenas del Renacimiento italiano. No regresó a la Península Ibérica.
3.3. En paralelo a esta expansión política el comercio catalán alcanzará una enorme expansión. En su avance por el Mediterráneo, los catalanes llegarán a sus costas más orientales. Se establecen colonias de mercaderes y consulados en todos los bordes del mediterráneo llegando a Constantinopla y Alejandría. Aquí se obténían ricos productos transportados por los musulmanes desde extremo Oriente. También comerciaron los catalanes con los bereberes del norte de África, a los que vendían armas, cueros y paños, a cambio de oro y coral. El declive demográfico y comercial desde mediados del Siglo XIV afecta profundamente a Cataluña, mientras Valencia se recuperaba rápidamente convirtiéndose en el centro económico y principal puerto comercial de la Corona de Aragón Los mallorquines se lanzan por la ruta del Atlántico hacia Canarias donde se concentraba un lucrativo comercio de esclavos.
4. LAS RUTAS ATLÁNTICAS: CASTELLANOS Y PORTUGUESES. LAS ISLAS Canarias
4.1. La corona de Castilla es en los siglos XIV y XV el estado más fuerte de la Península y una de las potencias de Europa occidental. La base de este poder reside en el domino de un extenso territorio en la península. Posteriormente se convierte en una importante potencia marítima.
a) El interés de Castilla por el Atlántico es fundamentalmente económico: o La ruta atlántica hacia el norte de Europa es la vía principal de exportación de materias primas como la lana castellana y del hierro vizcaíno hacia los mercados de Flandes, Francia e Inglaterra. O La ruta del sur en torno al eje Sevilla-Cádiz controlada por los genoveses, es el acceso de productos africanos, italianos y orientales. O La uníón entre ambas rutas se produce a través de una densa red de ferias que animan el comercio peninsular, entre las que destaca la de Medina del Campo. O Para mantener esta ruta se potencia la construcción naval en la costa cantábrica, desde Laredo a Fuenterrabía. Una potente flota sirve al transporte de mercancías desarrollando a su vez acciones militares. B) La ocupación de las plazas del Estrecho de Gibraltar y sobre todo la victoria del Salado sobre los benimerines, permite el control de la principal vía de penetración de las invasiones norteafricanas. A partir de este momento la costa atlántica andaluza se convierte en escala obligatoria de una nueva ruta marítima que enlazaba los puertos del mediterráneo occidental, especialmente los italianos con los del Mar del Norte. Los mercaderes genoveses crean importantes colonias en Sevilla y Cádiz y desde ellas impulsan un importante comercio a través del estrecho de Gibraltar. C) Los problemas internos de Castilla (guerras civiles, minorías de edad de dos de sus monarcas) impiden una política exterior más activa y Portugal se convierte en un poderoso rival en la expansión y dominio de la costa africana y las Islas Canarias. El control de puntos estratégicos del otro lado del estrecho será tardío (ocupan Melilla en el reinado de los Reyes Católicos, 1497).La conquista y reconocimiento de la soberanía de Castilla sobre las Islas Canarias, se inicia a comienzos del Siglo XV, pero la ocupación definitiva de todo el archipiélago se retasa hasta fines del Siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos.
4.2. Portugal tiene intereses atlánticos semejantes a los castellanos: a) Las aspiraciones del monarca castellano Juan I a heredar el trono portugués terminan en una sonada derrota en Aljubarrota (1385). El primer monarca de la nueva dinastía portuguesa, la “casa de Avís”, recibe el apoyo de la burguésía mercantil y estrecha lazos con Inglaterra frente a la alianza CastillaFrancia, apostando por la expansión marítima. Su hijo el príncipe D. Enrique el navegante es el gran promotor e iniciador de estas expediciones marítimas por el Atlántico en el S XV. B) Portugal tiene interés en controlar puntos estratégicos en el otro lado del estrecho. Ocupa algunas plazas en la costa norteafricana: Ceuta en 1415.Y Tánger en 1471 c) En sus viajes por el Atlántico: o Ocupan islas atlánticas: Madeira (1420) y Azores (1430). O Aspiran a ocupar también las islas Canarias entrando en competencia con Castilla por su dominio(estas islas serán las primeras etapas de los viajes ultramarinos tanto de castellanos como de portugueses) o Van poco a poco costeando África. Son viajes de reconocimiento del litoral africano, en su búsqueda de un paso a las Indias: En 1434 doblan el Cabo Bojador; en 1444 llegan a Cabo Verde, y en 1456 a las costas de Guinea. En 1487. Bartolomé Díaz dobla el Cabo de Buena Esperaza. En 1497-98, la expedición de Vasco de Gama llega a la India
4.3. Las Islas Canarias: a) El archipiélago canario está habitado por aborígenes guanches, es un excelente punto de aprovisionamiento de víveres y base de operaciones marítimas para Castilla y Portugal. Hay muchos aspirantes a ocuparlas, los portugueses son los que parecen contar con más posibilidades, sus barcos solían recalar en estas islas. También los marinos genoveses, andaluces, mallorquines y vizcaínos recalaban en las islas en sus actividades por la costa africana. B) Castilla envía entre 1402 y 1428 varias expediciones a las islas. La primera la encabeza un aventurero francés, J. De Béthencourt, que se apodera de Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera, y el Hierro en nombre del rey de Castilla, pasando a ser señor de estas islas y vasallo del monarca castellano. El resto de las islas no se conquistan hasta el reinado de los Reyes Católicos. C) Colonos andaluces y empresarios genoveses, misioneros, traficantes de esclavos se instalan en las islas. La labor colonizadora tiene carácter privado, los derechos señoriales de las islas se venden varias veces a lo largo del Siglo XV. Castilla y Portugal continuarán rivalizando por el control de Canarias hasta la firma del tratado de Alcaçobas en 1479, en que se fija para Castilla el dominio y ocupación de las islas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *