Sociedad ilustrada

Share Button

Revolución Industrial al proceso iniciado en el Siglo XVIII en Inglaterra, por el cual la humanidad pasó de unas formas de vida tradicionales basadas en la agricultura, la ganadería y la producción artesanal, a otras fundamentadas en la producción industrial y la mecanización. Ello propició un acelerado proceso de urbanización que alteró profundamente las estructuras económicas, sociales, así como la mentalidad de la sociedad. Los primeros signos de cambio que llevaron a la Revolución Industrial comenzaron en el último tercio del Siglo XVIII en Inglaterra. Una serie de factores intervinieron en el proceso: 1. Transformaciones en el sector agrario que permitieron incrementar los excedentes alimentarios y disminuir la mortalidad catastrófica. Los cambios legales en la propiedad rural -enclosure acts- facilitaron su concentración, también de las tierras comunales, en manos de la burguésía que invirtió en la mejora de la productividad. Por una parte se introdujo la rotación cuatrienal -de Norfolk- que suprimíó el barbecho y además se introducen mejoras mecánicas que abaratan la producción por la menor necesidad de mano de obra jornalera. El ganado se estabula y aumenta en número, toda vez que hay alimento para ellos, y se aprovecha el estiércol que producen para fertilizar los campos. La producción agrícola deja de ser de subsistencia y se convierte en agricultura comercial. 2. Transformaciones demográficas que implicaron un constante incremento de la población y la emigración del campo a la ciudad. La oferta de alimentos, vegetales y cárnicos, en cantidad suficiente fue determinante para mejorar la fortaleza de la población y su resistencia ante las enfermedades. A esto se uníó la introducción de los hábitos de higiene entre la población y de la asepsia entre los profesionales médicos, así como la aparición de las vacunas. La conjunción de estos factores hizo descender la mortalidad catastrófica recurrente en una Inglaterra que manténía alta la tasa de natalidad, lo que determinó un aumento considerable en el crecimiento vegetativo de la población. A consecuencia de todo ello nos encontraremos con un exceso de mano de obra que se verá obligada a emigrar bien a la ciudad bien a las colonias ultramarinas. En términos económicos ello supuso una mayor disponibilidad de mano de obra a cambio de un salario bajo y un gran mercado al que habría que abastecer de productos de primera necesidad.


3. Transformaciones en la industria que pasó de ser artesanal a concentrarse en fábricas que utilizaban máquinas y nuevas técnicas, lo que redundó en una producción masiva. La acumulación de capital en manos burguesas y su continuo empeño en la búsqueda del beneficio posibilitó la inversión en mejoras técnicas en el campo de la artesanía. La producción acabó por concentrarse en centros fabriles donde se incorporan las máquinas que permiten incrementar la producción disminuyendo a la vez la necesidad de mano de obra. También se introducirán mejoras en el proceso productivo para optimizar el tiempo de fabricación y obtener una producción masiva de productos a un precio asequible para la mayoría de la población. Los sectores pioneros de la industrialización serán el textil y el siderúrgico, el primero ligado al algodón por su mayor resistencia a la tracción del telar y el segundo al carbón y al mineral de hierro necesarios para la obtención de las varillas y planchas metálicas que serán objeto de transformación en la industria metalúrgica. La máquina de vapor será el elemento básico en esta transformación porque permitirá mover la maquinaria necesaria tanto en la industria como en el transporte.
4. Transformaciones en el comercio. Los intercambios internacionales se intensificaron y se creó un mercado nacional interno gracias al desarrollo de las comunicaciones y los transportes. La máquina de vapor fue aplicada en el diseño del ferrocarril y se introdujo también en el transporte marítimo y fluvial.Ello permitíó ese comercio internacional con garantías y mayor seguridad frente a los grandes veleros que surcaban los océanos en los momentos anteriores. Además facilitó la emigración de los excedentes de población desde la metrópoli a los territorios de ultramar, ayudando por tanto a reducir los problemas de un exceso de presión demográfica en el país. El ferrocarril facilitó tanto el transporte de mercancías como el de personas. Permitíó a las industrias decidir su ubicación más ventajosa para su producción priorizándola no solo por sus necesidades de energía sino sobre todo en función de sus necesidades de materias primas, mano de obra o de salida hacia la exportación. También fue el canal que permitíó la redistribución del exceso demográfico rural hacia las zonas urbanas. Finalmente el ferrocarril fue un agente vertebrador del territorio ayudando a su cohesión. La Revolución Industrial trajo consigo diversas consecuencias.


La sociedad agraria fue sustituida por una de carácter industrial donde la producción se incrementó notablemente, el capitalismo sufríó notables cambios y la economía se globalizó. La población crecíó a un ritmo vertiginoso, alterándose la estructura social. Se reafirma la sociedad de clases y en la cúspide queda la burguésía que se irá fusionando con la aristocracia de antaño. Por contra el proletariado que surge de este proceso tendrá que organizarse en partidos políticos y en sindicatos para defender sus intereses y luchar contra la explotación a la que será sometido por los patronos.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.