Tradiciones que trajeron los españoles a América

Share Button

1 La crisis de la monarquía borbónica. La Guerra de la Independencia

La Edad Contemporánea comienza con la Revolución Francesa, pues se produce la crisis del Antiguo Régimen que imperaba hasta el momento en Europa: los reyes tenían poder absoluto, la sociedad era estamental, la economía se basaba en la agricultura y en el escaso comercio. A mediados del Siglo XIX se producirá el triunfo del liberalismo en gran parte de Europa , lo que implica monarquía parlamentaria, constitución, igualdad ante la ley, sociedad de clases, industrialización.

 Cuando comienza la RF en 1789 gobierna en España Carlos IV (1788-1808), que intenta aislar a España de las ideas liberales revolucionarias (el rey
Luis XVI es guillotinado). En 1804 Napoleón se nombra Emperador y está en guerra contra toda Europa. En 1805 la Armada hispanofrancesa es derrotada en Trafalgar (Cádiz) por los ingleses. En 1807 firma con Carlos IV y Godoy el Tratado de Fontainebleau, por el cual se permite el paso de las tropas francesas por España para invadir Portugal (por ser aliada de Inglaterra), y repartirla entre ambas naciones.

 Fernando, enfrentado a sus padres y a Godoy, intenta destronar a su padre con una conspiración palaciega denominada Proceso de El Escorial, aunque no lo consigue. Ante el peligroso avance de las tropas francesas hacia Madrid, Godoy propone a los reyes la salida de Aranjuez con destino a América; entonces Fernando provoca el Motín de Aranjuez de 1808: impide la salida de los reyes, Godoy es encarcelado y Carlos IV abdica en Fernando VII, quien ratifica su alianza y amistad con Napoleón y los franceses.

Napoleón se da cuenta de la descomposición política de la monarquía española y decide invadir también España. Por medio de engaños consigue las Abdicaciones de Bayona, de Fernando VII a Carlos IV y de este a José Bonaparte; entonces inicia la ocupación de España. El pueblo español piensa que los reyes están retenidos contra su voluntad y se inicia un motín popular: el 2 de Mayo de 1808 el pueblo español se levanta contra el ejército francés, cuya crueldad reflejó magníficamente Goya. En Julio José I promulga el Estatuto de Bayona, una carta otorgada que reconoce ciertos derechos individuales, religión católica, mantiene los privilegios estamentales, Cortes divididas en tres estamentos y reserva al rey todos los poderes.

 El 2 de Mayo de 1808 es el comienzo de la Guerra de la Independencia:

 1. Mayo- Octubre 1808: La sublevación empieza en Madrid, seguida en casi todas las ciudades. España recibe ayuda de Inglaterra y Portugal. A la vez comienza también una Guerra Civil contra los afrancesados: españoles que apoyaron a Napoleón y las nuevas ideas de nacíón, libertad, igualdad ante la ley, reformismo social y económico. Después de los sitios o asedios de Zaragoza y Gerona, con una resistencia heroica, se producen las derrotas francesas de Bailén y Lisboa.

2. Octubre 1808- Julio 1812: Ante las derrotas francesas y la dura resistencia de la guerra de guerrillas, el propio Napoleón viene a ponerse al frente de sus tropas, 300 mil soldados. Ocupa Burgos, Madrid, Zaragoza, Gerona, mientras lucha en Europa contra Austria. En Cádiz se reúne la Junta Suprema Central.

3. Julio 1812- 1814: Comienza la fase de desgaste del ejército francés contra la guerra de guerrillas española. Además Napoleón debe retirar tropas de España para conducí rlas a Rusia, donde sufre graves derrotas. Después de las victorias españolas de Arapiles, Vitoria y San Marcial, Napoleón firma el Tratado de Valençay, en Diciembre de 1813, por el que devuelve la corona a Fernando VII.

2 Los comienzos de la revolución liberal: las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812

 Con la Guerra de la Independencia se produjo una revolución política liberal:
Por primera vez en la historia, el pueblo español asume la soberanía nacional, contra lo que ocurría en el AR. Ante el vacío de poder creado por la ausencia del monarca legítimo, el pueblo organizó un poder político alternativo, las Juntas (locales, provinciales y Junta Suprema Central), así como la guerra, la resistencia y el avituallamiento. En uso de esta soberanía, el pueblo acuerda convocar Cortes Constituyentes en Cádiz en 1810 para elaborar una constitución. Se descubren los conceptos de nacíón, ideología política, representación, libertad e igualdad. Con la Constitución de 1812, programa esencial del liberalismo español, se inició e n España el desmantelamiento de la sociedad estamental, la supresión de los privilegios y la quiebra de la monarquía absoluta.

 La JSC es el gobierno legítimo en ausencia de l rey, dirige la resistencia y convoca Cortes extraordinarias. En Enero de 1810 la JSC se disuelve y pasa sus poderes a una Regencia de 5 miembros. Los diputados de las Cortes de Cádiz, procedentes de clases medias urbanas, se dividen en liberales (defienden que la soberanía la tienen las Cortes); jovellanistas (quieren un reparto de poder entre las Cortes y el rey) y absolutistas (soberanía del rey). Los liberales acaban imponiendo sus criterios para elaborar la primera Constitución de España («la Pepa»), de carácter liberal y de gran extensión (10 títulos y 384 artículos), que tuvo tres períodos de vigencia en el Siglo XIX.

 Artículos principales:

La soberanía reside en la nacíón, esto es, en los españoles de ambos hemisferios. División de poderes: legislativo en las Cortes unicamerales más el rey; ejecutivo en el rey con limitaciones y judicial en los tribunales. España se convierte en una monarquía parlamentaria. Se reconocen derechos individuales, como la libertad, la propiedad, la igualdad jurídica y fiscal, libertad de imprenta. El catolicismo es la religión oficial del Estado. El voto es sufragio universal indirecto masculino de mayores de 25 años.

Además de elaborar la Constitución, las Cortes llevaron a cabo una obra legislativa importante contra el AR: supresión del régimen señorial feudal, desamortización de tierras municipales y de órdenes religiosas, eliminación del mayorazgo, supresión de la Inquisición, de los gremios y las aduanas interiores; se crea la Milicia Nacional para defender el régimen liberal contra sus posibles enemigos internos.

 FVII (1814-33) regresa a España con gran entusiasmo del pueblo. Unos 70 diputados le presentan el llamado Manifiesto de los Persas, en el que le piden la vuelta al absolutismo. Mientras las Cortes esperan que FVII jure la Constitución, él promulga el Real Decreto de Mayo de 1814, por el que suprime las Cortes, la Constitución y toda la legislación ordinaria. Comienza así el Sexenio Absolutista (1814-20): es una vuelta al absolutismo y se persigue a liberales y afrancesados. En el Congreso de Viena de 1815, Rusia, Prusia, y Austria, que han vencido a Napoleón y quieren volver al AR, se prometen ayuda mutua para defender sus tronos y territorios; para ello crean un ejército, la Santa Alianza. En este período los liberales recurren a la conspiración y los pronunciamientos militares. Por otro lado hay inestabilidad en el gobierno, crisis económica, y se inicia la sublevación de las colonias americanas (siguiendo el ejemplo de los EEUU).

Trienio liberal o constitucional (1820-23): Riego, preparado embarcar con sus tropas hacia América para reprimir las rebeliones, se subleva en Cabezas de San Juan a favor de la Constitución (dentro de las revoluciones liberales europeas de 1820). Recibe el apoyo de otras guarniciones y ciudades, lo que obliga a Fernando VII a jurar y aceptar la Constitución en Marzo de 1820; también se ve obligado a hacer alguna reforma liberal. En este período se produce una división entre los liberales que perdurará todo el siglo: los moderados o doceañistas que defienden Cortes con doble cámara, sufragio censitario, defensa de la propiedad y el orden, contra los radicales o exaltados o veinteañistas: una cámara, sufragio universal, libertad, anticlericalismo.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *