Causas por que el gobierno firma compromisos de reformas a la ley en zonas libres

Share Button

Causas del Golpe de Estado:


La crisis y degeneración del sistema político de la Restauración


Los partidos dinásticos que se turnaban en el
poder- conservador y liberal- se habían mostrado incapaces de acabar con el viejo sistema caciquil y estaban
fragmentados. Se habían sucedido numerosos gobiernos de concentración que también habían fracasado.

El descontento del ejército por la guerra de Marruecos


El desastre de Annual (1921) desprestigió al ejército y el
expediente Picasso que investigaba las causas y responsabilidades en el mismo, aumentó la desconfianza de los
militares hacia los políticos.

La agudización de los conflictos sociales


Desde la crisis de 1917 y debido a los efectos de la 1a Guerra Mundial y
al impacto de la Revolución rusa (1917), numerosas huelgas y protestas de las clases trabajadoras alteraban el
orden público.
El auge y la radicalización de los nacionalismos periféricos, en especial el catalán.

El triunfo del fascismo en Italia


La Marcha sobre Roma en 1922 llevó a Mussolini al poder. También en otros
países europeos se impusieron dictaduras autoritarias por entonces la dictadura de Primo de Rivera no es una
excepción.

Objetivos del golpe:


acabar con el sistema parlamentario, al que PDR tachaba de “inmoral y
corrupto”, garantizar el orden público, terminar con el separatismo y solucionar el problema marroquí. Primo de
Rivera combinaba las ideas regeneracionistas (se veía como el “cirujano de hierro” del que hablaba Joaquín
Costa) con la influencia del fascismo italiano de Mussolini, a quien admiraba.


El pronunciamiento y las reacciones


Miguel Primo de Rivera, capitán general en Cataluña, decidíó pronunciarse. Con el apoyo de la burguésía
empresarial catalana y de un sector del ejército, el día 13 de Septiembre de 1923 reclamó el poder desde Barcelona. La inoperancia del gobierno llevó al rey a aceptar el
golpe.
El nuevo dictador, establecíó un Directorio Militar, compuesto por generales del ejército, en lugar del gobierno. Su proyecto inicial fue resolver rápidamente los graves problemas militares, políticos, sociales y económicos del país, antes de volver a la legalidad. El dictador concentraba en sus manos todos los poderes siendo asesorado por el resto de los militares. Colocó en los puestos claves de la Administración a militares.
Las reacciones oscilaron entre la indiferencia y el apoyo, al considerar la dictadura como un medio necesario para eliminar la vieja política corrupta, con una duración limitada. El aplauso fue general entre las clases altas y la élite económica, y desde la Lliga hasta el PSOE hay una cierta complacencia. Sólo los anarquistas y algunos políticos dinásticos desplazados e intelectuales manifestarán desde el primer momento su rechazo a la dictadura. La oposición sólo comenzará a aumentar más adelante, especialmente desde la creación de un Directorio Civil en 1925. Primo quiso permanecer en el poder e institucionalizar la dictadura, darle apariencia
democrática. En Diciembre de 1926 entraron seis civiles en el Directorio; todos de extrema derecha.

La Guerra de Marruecos


Primo de Rivera había sido partidario de abandonar Marruecos, pero tras el golpe cambia de opinión y considera que no puede abdicar de sus compromisos internacionales. Inicialmente se lleva a cabo un repliegue hasta posiciones seguras, y aprovechando el temor del gobierno francés a un contagio anticolonialista en su zona
de protectorado, en 1925 se lleva a cabo una operación conjunta que se inicia con el desembarco de Alhucemas y que resulta un éxito. Al año siguiente Abd el-Krim se entregó a los franceses, y en 1927 se pudo dar por realizada la ocupación de la zona española.


Las reformas políticas


Inicialmente, Primo de Rivera disolvíó las instituciones representativas (Cortes, Ayuntamientos), suspendíó la Constitución de 1876 y la actividad de partidos y sindicatos, y militarizó el Estado. La primera reforma de importancia fue el Estatuto Municipal, aprobado en 1924. Se consagra la autonomía económica y administrativa de los ayuntamientos, que les permite municipalizar servicios, realizar infraestructuras, y gestionar sus propios recursos, con el resultado de una importante modernización.
Inicialmente, el dictador es partidario de la descentralización: logra el apoyo de fuerzas regionalistas conservadoras y se elaboran varios proyectos de mancomunidades y estatutos. Pero progresivamente se limitarán estas expectativas, hasta el definitivo Estatuto Provincial de 1925; de este modo se producirá la ruptura
de la dictadura con la Lliga.

Política social


Primo de Rivera tiene como objetivo prioritario la paz social, y para ello utilizará una doble táctica. Por un lado se disolverá y reprimirá duramente a la CNT impidiendo toda actuación de signo anarquista. Por otro se crearán unos Comités Paritarios (con representantes de los obreros y de los patronos bajo la presidencia de un
representante del Estado) que se encargan de solucionar los conflictos laborales. La dictadura logrará la participación de la UGT, que de este modo llegará a controlar el 60 % de los vocales obreros y lograra un enorme crecimiento en su afiliación. También se desarrollará la legislación social con el establecimiento de un subsidio familiar, de los seguros de maternidad y de retiro, etc. Asimismo se realizó un plan de construcción de viviendas baratas para obreros, y se creó un plan de Enseñanza Profesional.
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *