El conde Lucanor completo

Share Button

Esquema epígrafe 7: El Siglo XVI, la España de Carlos I y Felipe II -El Imperio universal de Carlos I (1517-1556)

La llegada de Carlos I y los problemas internos: a la muerte de Fernando el Católico, la herencia de los reinos hispánicos pasó al nieto de los Reyes Católicos, Carlos I. El nuevo rey llegó a Castilla rodeado de consejeros flamencos y sin conocer las costumbres castellanas. Estos problemas unidos a su nombramiento como emperador alemán provocaron la revuelta de las comunidades castellanas Las ciudades de Castilla se levantan contra el rey pero serán derrotados en Villalar .En Valencia y Mallorca se produce la revuelta de las Germánías con un claro cariz antiseñorial y antimorisco .Finalmente la revuelta urbana es sofocada con el apoyo de la nobleza.La herencia de Carlos I y su política exterior: Carlos I recibíó grandes posesiones tanto de sus abuelos paternos como maternos. 

De los Reyes Católicos los reinos peninsulares, las posesiones italianas (Sicilia, Cerdeña y Nápoles), las conquistas americanas, las Islas Canarias y algunas plazas norteafricanas. Del emperador Maximiliano, las posesiones patrimoniales de los Austrias y la posibilidad de ser emperador alemán. De María de Borgoña recibe Flandes, Luxemburgo y el Franco Condado.

Los objetivos de la política imperial de Carlos V fue liderar un gran Imperio católico con la casa de Austria a la cabeza. El emperador tuvo que hacer frente a varios rivales:

Francia: La rivalidad con Francia (Francisco I) fue constante durante todo este periodo, especialmente por la anexión de Navarra, las disputas en los territorios italianos y el control de Borgoña.


Turcos y berberiscos: los turcos amenazaron Viena en varias ocasiones sin tomarla y apoyaban a los piratas norteafricanos que atacaban las costas españolas, por ello se produjo la ocupación de Túnez.

los príncipes protestantes alemanes: apoyaron la reforma luterana en su enfrentamiento con Carlos V que duraría todo el reinado y acabaría con la división entre católicos y protestantes en la Paz de Augsburgo de 1555. El concilio de Trento (1545-64) no resolvíó el problema religioso.

-El Imperio hispánico de Felipe II (1556-1598)

Los problemas internos de Felipe II: En 1556 Felipe II heredó las posesiones hispánicas de su padre, Carlos I a las cuales uniría posteriormente las posesiones portuguesas. Fue un rey poco viajero, burócrata y gran defensor del Catolicismo .Trasladó la corte a Madrid desde donde controló los asuntos de Estado.

Sus principales problemas internos fueron: problema Aragónés por la huida de Antonio Pérez y sublevación de los moriscos granadinos .En 1581 Felipe II sería reconocido como rey de Portugal lo cual significaba la uníón de todos los territorios peninsulares bajo una misma corona, un proyecto que se había iniciado durante el reinado de los Reyes Católicos.La política exterior: el mantenimiento de la hegemonía europea y la defensa del catolicismo propició constantes guerras con los rivales de la monarquía hispánica:

Turcos: la victoria cristiana en Lepanto en 1571 permitíó alejar la amenaza turca en el Mediterráneo y frenar la piratería.


Flandes: las constantes guerras con los calvinistas holandeses provocaron la formación de las Provincias Unidas frente al catolicismo impuesto por Felipe II.

Inglaterra: el apoyo de la reina Isabel I a los rebeldes holandeses y el aumento de la piratería en el Atlántico llevaron a Felipe II a formar una gran armada para conquistar las Islas Británicas. La gran armada fue derrotada frente a las costas inglesas .

Francia: al inicio del reinado, se produjo la gran victoria española en la batalla de San Quintín, lo que permitíó asegurar las posesiones españolas en los Países Bajos. Durante el resto del reinado, Felipe II intentó beneficiar a los católicos franceses pero no pudo evitar la llegada al trono de Enrique IV de Borbón.

Conquista y colonización de América

La conquista de América se hizo de forma muy rápida, en ella pueden diferenciarse varias fases. En un primer momento, durante el reinado de los Reyes Católicos, se produjo la expansión por las Antillas, Centroamérica y algunas incursiones hacia el interior . En una segunda etapa, durante el reinado de Carlos I, se produjeron las conquistas de los grandes imperios americanos: Cortes Conquistó el Imperio Azteca y Pizarro el Imperio Inca. También se completó la primera vuelta al mundo. Finalmente, en tiempos de Felipe II, se completó la conquista del Cono sur americano y las Islas Filipinas.

Para organizar el Imperio americano se crearon varias instituciones, en España: la Casa de Contratación de Sevilla y el consejo de Indias .En América se establecen varias divisiones territoriales: Virreinatos , capitánías generales, gobernaciones y cabildos .


Organización económica y social: en cuanto a los sistemas de explotación económica destacaron las encomiendas las mitas y las reducciones . La sociedad se caracterizó por el mestizaje, es decir, la mezcla de razas La explotación de los indígenas provocó denuncias de algunos religiosos como Bartolomé de las Casas.

-Aspectos políticos, sociales y económicos del Siglo XVI

En cuanto a la organización política, los Austrias se basaron en el sistema de consejos como órganos de gobierno los cuales fueron reduciendo la importancia de las cortes. En cuanto a la economía destaca el enorme endeudamiento de la hacienda pública como consecuencia de las guerras europeas.Los recursos americanos y los impuestos serían insuficientes y la monarquía tuvo que pedir enormes sumas de dinero .También se produjo una subida de precios debido a la llegada de grandes remesas de oro y plata. La sociedad sufríó pocos cambios, con la minoría privilegiada a la cabeza frente una gran masa de campesinos.


Esquema epígrafe 8: El Siglo XVII, la crisis de la monarquía de los Austrias

El Siglo XVII es un siglo de grave crisis para la monarquía hispánica debido a una serie de factores: crisis social, económica y política, lo que provocaría el final de la hegemonía española en Europa. La crisis política quedó de manifiesto con la aparición de la figura del valido, es decir, una persona de confianza de los reyes que asumirá el poder ante la dejadez o incapacidad de éstos. Durante el Siglo XVII destacarán dos grandes validos: el duque de Lerma y el Conde-Duque de Olivares.

El reinado de Felipe III (1598-1621)

El principal valido de Felipe III será el duque de Lerma .En política interior el principal acontecimiento del reinado fue la expulsión de los moriscos en 1609, se acaba así con la última minoría de origen musulmán que aún quedaba. Esto significó la salida de más de 300.000 moriscos, lo cual agravó la crisis demográfica del siglo También fue importante el agravamiento de la crisis de la hacienda real heredada del siglo anterior, lo que provocaría la devaluación de la moneda y la venta de títulos nobiliarios.

En política exterior destacó la política pacifista del duque de Lerma ante la falta de recursos. Se alcanzaron pactos con los rivales de la monarquía hispánica: Tregua de los Doce Años con las Provincias Unidas y paz con Inglaterra. El pacifismo acabó al final del reinado con el estallido de la Guerra de los Treinta Años que implicó a la monarquía hispánica en los conflictos religiosos europeos, al mismo tiempo que se reactiva el enfrentamiento con los rebeldes holandeses en los Países Bajos.


El reinado de Felipe IV (1621-1665)

El principal valido de Felipe IV fue el Conde-Duque de Olivares cuyo objetivo era reforzar la autoridad real y repartir las cargas de la monarquía entre todos los territorios peninsulares . Estas ideas llegan en un momento especialmente delicado: Guerra de los Treinta Años y reanudación de la guerra con los rebeldes holandeses. Los recursos de la monarquía eran insuficientes para mantener la hegemonía hispánica en Europa, por lo que se requerían nuevos esfuerzos y la implicación de todos los territorios. El proyecto reformista de Olivares no tendría el éxito deseado ya que algunos territorios se rebelaron propiciando una crisis aguda de la monarquía y la caída del propio Olivares. Especialmente grave fue la crisis de 1640 cuando se produjeron las rebeliones de Cataluña y Portugal en plena guerra europea.En política interior el Conde-Duque de Olivares intentó poner en práctica su proyecto centralizador del Estado siguiendo el modelo castellano. El proyecto de la uníón de armas pretendía repartir entre los territorios de la monarquía las cargas tributarias y militares del Estado. Esta idea contó con el rechazo de parte de la Corona de Aragón ya que iba contra los fueros y costumbres de estos territorios. Esta sería la base de la sublevación catalana de 1640 que se inició con una revuelta de campesinos y que propiciaría la rebelión de la Generalitat proclamando la república catalana. 

Cataluña intentó integrarse dentro de Francia reconociendo al rey Luis XIII como conde de Barcelona. No obstante, el apoyo de la nobleza a Felipe IV y el rechazo de los franceses a los fueros catalanes permitieron a la monarquía hispánica recuperar Barcelona .


En política exterior destacó la Guerra de los Treinta Años que enfrentó al bando católico frente a protestantes y otros estados europeos . El conflicto tenía motivaciones religiosas y políticas, debido a que los príncipes alemanes quería reafirmar su independencia y debilitar aún más al Imperio. El principal frente español estaría en los Países Bajos que habían aprovechado la guerra europea para reiniciar su lucha por la independencia. Esta guerra europea marcó el declive definitivo de la monarquía hispánica, lo que quedaría de manifiesto por los siguientes acontecimientos:

En 1648 se firmó la Paz de Westfalia que ponía fin a la guerra europea que tuvo graves consecuencias para España: reconocimiento de la independencia de Holanda y el final de la hegemonía de las casa de Habsburgo en Europa .El enfrentamiento con Francia continuó hasta 1659 cuando se firmó el Tratado de los Pirineos donde se reafirma la hegemonía francesa, además España cedería territorios a Francia fijándose la frontera en la franja pirenaica.

Entre 1640 se inició el proceso de independencia de Portugal como consecuencia del descontento de las clases dirigentes ante la amenaza constante del Imperio portugués por parte de los enemigos de la monarquía . La independencia portuguesa se completó en 1668 con el tratado de Lisboa y el reconocimiento del duque de Braganza como rey de Portugal .

El reinado de Carlos II (1665-1700)

El reinado de Carlos II se caracterizó por la constante inestabilidad política como consecuencia de la debilidad de la monarquía, el recrudecimiento de las luchas por el poder dentro de la nobleza o el problema sucesorio que marcará el final del reinado.


En política interior destaca el recrudecimiento de la crisis política y económica de la monarquía hispánica. Se suceden varios regentes y validos en un intento de plantear soluciones a la grave situación política y financiera .En este contexto, surgen los arbitristas, es decir, intelectuales que plantean soluciones a la crisis económica. Los últimos años del reinado tuvieron el problema de la sucesión como asunto más importante. La cercana muerte de Carlos II sin descendencia propició numerosas conspiraciones dentro y fuera de la monarquía.

En política exterior quedó evidente la debilidad española ante la agresiva política exterior de Luis XIV que fue ocupando territorios en los Países Bajos españoles. Pese a ello, España conservó su integridad, siendo una gran potencia territorial 

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.