Guerra grande Uruguay causas y consecuencias

Share Button

Marruecos 1904-1927


En 1906 se inició la penetración española en el Norte de África: entre la Conferencia de Algeciras (1906) y el Tratado Hispano-francés de 1912 se decidíó el establecimiento de un protectorado Franco-español en Marruecos y a España se le concedíó una franja en el norte de Marruecos, el Rif, y los enclaves de Ifni (en la costa atlántica marroquí) y de Río de Oro (parte del actual Sáhará Occidental). La presencia española se justificó tanto por motivos económicos (acceso a recursos naturales, inversiones en obras públicas) como sobre todo por motivos políticos: restaurar el prestigio del ejército español y convertir a España en una nueva potencia colonial. PRINCIPALES HECHOS DE LA INTERVENCIÓN DE ESPAÑA EN Marruecos Y SUS CONSECUENCIAS: La presencia española en Marruecos enseguida fue contestada por los rifeños o habitantes del Rif organizados en cabilas (pueblos) diferentes: estos consiguieron derrotar el ejército español en 1909 en el Barranco del Lobo, una escaramuza que ponía de manifiesto los problemas de defensa de la ciudad de Melilla y la impunidad con la que actuaban las guerrillas cabileñas.  El gobierno español decidíó incrementar la presencia militar lo que llevó a la crisis de 1909 (18 de Julio/29 de Julio) también llamada Semana Trágica de Barcelona: la protesta popular contra el envío de reservistas a la guerra, apoyada por anarquistas, socialistas y republicanos, acabó con 100 muertos y más de 300 heridos, además de 1500 detenidos y 17 condenas a muerte (5 efectivas). La Semana Trágica tuvo sus consecuencias políticas: desestabilización de los partidos dinásticos, caída del gobierno de Maura (partido conservador), nuevo gobierno de Canalejas (partido liberal), pero, sobre todo, reforzamiento de la oposición política (republicanos, socialistas, anarcosindicalistas, catalanistas). A partir de 1911, se inició la llamada Guerra del Rif con la ocupación efectiva y militar del territorio y el establecimiento del Protectorado en 1912.Esta adquiríó su mayor virulencia a partir del momento en que las guerrillas rifeñas fueron dirigidas por un único líder, Abd el-Krim, que consiguió entre 1921 y 1926 liberar parte del territorio ocupado por los españoles y fundar la República del Rif. El momento más crítico fue 1921: en el verano se produjo el famoso desastre de Annual frente a las tropas rifeñas que causó más de 13000 muertos en el ejército español. El desastre de Annual provocó una grave crisis en España y la comisión militar de investigación, presidida por el general Picasso, puso de manifiesto graves irregularidades, corrupción e ineficacia tanto en el ejército como en el gobierno.En Septiembre de 1923, antes de que el Congreso emitiera su dictamen sobre el Expediente Picasso, el general Miguel Primo de Rivera dio un Golpe de Estado y establecíó una dictadura que iba a durar hasta 1930, con el beneplácito del rey Alfonso XIII.Primo de Rivera intentó resolver el problema de Marruecos, es decir, acabar con la guerra del Rif: los ataques de Abd el-Krim en la zona francesa del protectorado de Marruecos favorecieron la colaboración militar Franco-española contra los rifeños. Así se organizó el desembarco militar español en la bahía de Alhucemas (8 de Septiembre de 1925) mientras las tropas francesas avanzaban desde el sur, saliendo de Fez: la acción conjunta supuso la derrota del ejército rifeño, el final de la República del Rif y el arresto de Abd el-Krim en 1926. En 1927 la guerra de Marruecos había terminado lo que significó un éxito para el dictador Primo de Rivera y el rey Alfonso XIII.La presencia española perdurará en el norte de Marruecos hasta 1956.

La crisis de 1917:

fue un punto de inflexión en el régimen de la Restauración: fue una crisis global que tuvo aspectos económicos, sociales, políticos y militares. Sus causas estuvieron en la neutralidad española en la I Guerra Mundial que produjo una espectacular expansión de la economía que se tradujo en la creación y ampliación de empresas, en una fuerte acumulación de capitales y un imparable aumento de los precios.  Esto provocó el enriquecimiento de la burguésía industrial y financiera, pero también el descenso del nivel de vida de las clases trabajadoras.Por eso el movimiento obrero y la agitación asocial crecieron y aumentaron el número de huelgas en 1915 y 1916. También fueron causas de la crisis de 1917 la inestabilidad política y la progresiva descomposición de los partidos dinásticos (conservador y liberal) que venían turnándose en el gobierno.Así que en el verano de 1917 el sistema político de la Restauración atravesó una crisis severa al confluir tres conflictos de cierta envergadura en muy poco tiempo. El conflicto militar se produjo cuando el gobierno pretendíó reducir la excesiva burocratización del ejército reduciendo el número de cuadros militares y oficiales y aprobando un decreto que cambiaba el sistema de ascensos, primando los ascensos por méritos de guerra.Estos cambios favorecían a los oficiales que servían en África, pero dificultaban el ascenso a los jóvenes oficiales de la península.El descontento llevó a la formación de Juntas de Defensa en todo el ejército que reclamaron en Junio de 1917 en el Manifiesto de las Juntas la anulación de toda la legislación aprobada y plantearon un ultimátum al gobierno.El gobierno conservador que temía un Golpe de Estado se doblegó: reconocíó las Juntas como órganos representativos del ejército y aceptó la petición militar de formar de un gobierno de concentración nacional para regenerar el país. El conflicto político nacíó de la crisis del sistema bipartidista del turno y su incapacidad para renovarse y de la debilidad demostrada por el gobierno ante los militares.Ante el cierre de las Cortes decretado en Febrero de 1917 por el gobierno, setenta diputados y senadores de los partidos de la oposición al régimen (Lliga Regionalista o catalanistas, republicanos, socialistas e incluso algún miembro del partido liberal) constituyeron en Barcelona, convocados por Cambó (líder de la Lliga),
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *