Que significado tiene la familia en edipo rey

Share Button
4.1.GUE SUCE La guerra de Sucesión española (1701-1714) fue un conflicto entre Austrias y Borbones por el trono español desencadenado por la falta de descendencia de Carlos II. Este, en su testamento, había nombrado heredero al borbón Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV, frente al archiduque Carlos de Austria, con dos condiciones: el mantenimiento de la unidad del Imperio español y la separación de las Coronas de Francia y España. Así, en 1700 Felipe V de Borbón fue coronado rey de España. Sin embargo, Luis XIV no renunció a la uníón de los dos tronos y la respuesta de las principales potencias europeas fue declarar la guerra a Francia y España en defensa del equilibrio europeo proclamando rey al archiduque Carlos, que obtuvo, además, el apoyo de Aragón. La guerra se desarrolló con un resultado incierto, hasta que en 1711 Carlos fue elegido emperador sin renunciar al trono de España, amenazando así con la ruptura del equilibrio continental. Ante ello, Gran Bretaña y Países Bajos presionaron hasta conseguir la firma de la paz (Tratado de Utrecht, 1713), por la que se reconocía a Felipe rey a cambio de renunciar a reunir los tronos de España y Francia, y la cesión de determinados territorios europeos y privilegios comerciales con las colonias. A pesar de ello, Cataluña siguió luchando hasta 1714. La Paz de Utrecht supuso para España la pérdida de todas sus posesiones europeas, convirtiéndose en una potencia de segundo orden. Para revertir la situación España firmó tres acuerdos con Francia (Pactos de Familia), gracias a los cuales los Borbones recuperaron Nápoles, Sicilia y Menorca.
4.2.MON BOR Los Decretos de Nueva Planta fueron un conjunto de leyes aprobadas por Felipe V por las que se abolieron los fueron, instituciones y privilegios de los territorios de la corona de Aragón por su apoyo al archiduque Carlos durante la guerra de Sucesión. Estas impusieron la uniformidad jurídica en toda España bajo las leyes de Castilla. Solo Navarra y las provincias conservaron sus fueros. Implantaron, además, un sistema de gobierno absoluto y centralista como los de Francia y Castilla, con el fin de buscar una mayor eficacia de la Administración. La analogía entre ambos sistemas se reforzó con la introducción en España de la Ley Sálica francesa. De esta forma, a nivel de Administración central, se sustituyó el sistema polisinodial de los Austrias (basado en Consejos) por el de Secretarías de Estado, precursores de los ministerios de actuales. Territorialmente, por su parte, el reino se dividíó en provincias dirigidas por un intendente nombrado por el rey, con funciones fiscales, económicas y militares. Por último, a nivel local, se reforzó el control sobre los municipios con la extensión de los corregidores castellano a la corona de Aragón.


4.3.ESP XVIII A nivel económico, el Siglo XVIII español se caracteriza por su expansión y transformación. Durante esta centuria se adoptaron toda una serie de medidas que produjeron mejoras en diferentes ámbitos. En la agricultura, para combatir las frecuentes crisis de subsistencias producidas por la escasa productividad, las inclemencias climáticas y la falta de inversiones, se introdujeron importantes medidas como el impulso de nuevos cultivos (maíz y patata), la construcción de canales de riego y navegación, la colonización de nuevas tierras y la limitación de los privilegios de la Mesta. En la industria, por su parte, se produjo un crecimiento de la producción debido a la adopción de medidas proteccionistas y de fomento de las manufacturas (creación de las Reales Fábricas), así como por la aparición de nuevos sistemas productivos (industria a domicilio y talleres de indianas). En lo comercial, por último, el volumen de los ingresos americanos llevó a la Corona a impulsar medidas de fomento de los intercambios (Decreto de Libre Comercio), reforzar la marina comercial y de guerra, y firmar los Pactos de Familia contra el expansionismo inglés. En todo este contexto, la economía catalana crecíó más que la del resto de España. La agricultura se benefició de la subida de los precios agrarios gracias al aumento de la demanda producida por el crecimiento demográfico. Mientras que artesanía y comercio aprovecharon tanto las medidas proteccionistas y de liberalización mencionadas anteriormente.

4.4.IDEAS La Ilustración fue un movimiento cultural de origen francés que confiaba en el uso de la razón como instrumento para lograr el progreso de la nacíón y la felicidad de los individuos, y que promovíó en España ideas como la libertad económica, la autonomía del poder político sobre la Iglesia o el fomento de la educación y las ciencias útiles. La Ilustración y sus ideas, a pesar de numerosas dificultades (analfabetismo y escaso peso social de la burguésía) y oposiciones (del clero y la nobleza), se introdujo en España durante el reinado de Felipe V gracias a instituciones como las Sociedades Económicas de Amigos del País, las Academias, las tertulias de salón y diversas publicaciones y escritos de personas como Jovellanos, Mortatín o Feijoo. En este contexto, la uníón de las ideas ilustradas con las prácticas políticas absolutistas dio lugar a lo que se conoce como despotismo ilustrado, una forma de gobierno identificada con la frase “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”. Para ello, los monarcas promovieron el progreso de sus reinos mediante reformas económicas culturales y sociales, aunque sin alterar las bases del Antiguo Régimen (absolutismo y sociedad estamental). En España fue Carlos III quien encarnó sus ideales, promoviendo el desarrolló agrario, comercial, social y cultural del país a través de ministros como Esquilache, Aranda o Jovellanos. Esta política reformista, sin embargo, chocó con la Iglesia (expulsión de los jesuitas) y la nobleza (motín de Esquilache), desvanecíéndose con Carlos IV tras el estallido de la Revolución francesa.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *